Una carta reflexión

Estimadas Hermanas y Hermanos: Este año que termina me ha dejado infinidad de cosas buenas por lo cual doy Gracias a Dios, mi salud no se ha quebrantado, el trabajo no se ha terminado; las preocupaciones no han cesado, los retos me siguen llegando; no me he quedado sin alimento diario de forma prolongada. Nuevas expectativas se me han presentado; he soportado criticas anónimas, desencantos varios; intrigas innumerables, temores y apuros inimaginables: todo ello es vida para mí, son cosas buenas porque sé que el Señor está conmigo y fortalece mi capacidad para lidiar con ellas, y es lo que espero constantemente, ya que de otra manera ¿Qué sería mi existencia?, ¿Qué sería de mi trascender en el tiempo que Dios me ha dado?, estaría en un ataúd, o convertido en cenizas en algún columbario.

Sé que a ustedes les ha ido igual; con excepción de unos cuantos. Son los beneficios que esperamos a diario de parte de aquel que nos ha llamado y que con entusiasmo le damos respuesta, cada uno de nosotros a su manera y entender de lo que nuestra misión y vocación significa.

Queridos Hermanos: ¡Fin de año bien vivido! Sin remordimientos de no haber cumplido con nuestra tarea, pues el esfuerzo puesto en el, así lo califica y nuestro código de ética así lo requiere. Solo deseo que en este nuevo año que comienza sea mejor y que venga más surtido, tal vez el Señor nos cambie la receta y que lo que no admitimos con agrado: Él nos fortalezca para poder superarlo, que ilumine nuestro entendimiento, que acreciente nuestro intelecto, que propicie nuestra madurez, que de integridad a nuestro comportamiento, que nos quite lo infantil de nuestros razonamientos, y la irresponsabilidad de nuestras acciones, que enriquezca nuestra comprensión en cuánto al sentido de la educación que cada uno tenemos y que necesariamente mostramos en nuestras relaciones ya sea de compañeros o de pareja, porque es notorio cuando de ella carecemos.

En la búsqueda de la felicidad hay tres cosas que son necesarias; Saber lo que ella significa, saber cómo se vive y enseñar a otros el Camino hacia ella. Gracias a Dios que nos ilumina para que en nuestro caminar mostremos siempre sabiduría y que nuestro quehacer diario rindamos alabanza y adoración al Creador del Universo, a su Hijo Unigénito que en estas fechas nace y se convierte en el camino para todos los que con afán buscamos la Felicidad.

Que en este nuevo año encuentres la felicidad y la vivas. Y al tener la suerte de estar cerca de ti, te de la oportunidad de que la compartas; yo estaré haciendo lo mismo, compartiendo viviendo y aprendiendo cada día lo que es la felicidad.

¡Muchas felicidades a todos!.
Ilmo. Francisco Manuel Moreno.
Moreno
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s