Luchar contra el “gran demonio” del calentamiento global, voto del Sínodo de la Iglesia de Inglaterra

La Iglesia de Inglaterra ha dicho que, como un último recurso retirará sus inversiones de las empresas que no hacen lo suficiente para luchar contra el “gran demonio” del cambio climático e ignoran las prioridades teológica, ética y social de la Iglesia.

Aunque el Grupo Asesor de Inversión Ética (EIAG) se ha resistido a los llamados de la Iglesia para retirar su dinero de las compañías de combustibles fósiles, insistiendo en que el compromiso es la mejor manera de efectuar un cambio, su Vicepresidente dijo al Sínodo General que está considerando “todas las opciones” para cuando se desarrolle la política de inversión futura.

“No se equivoquen, nos reservamos la opción final de desinversión de aquellas empresas particulares que se resisten a cambiar”, dijo el Rev. Canónigo, Profesor Richard Burridge, agregando que la iglesia había vendido su participación en la polémica minera “Vedanta” cuatro años atrás, a raíz de las preocupaciones acerca de su historial de derechos humanos.

“El cambio climático está nítidamente enfocado en este momento, el Reino Unido experimenta inundaciones tan extremas que incluso el jefe científico, las relacionó con el cambio climático –sin mencionar los incendios forestales en Australia y las tormentas de nieve en los Estados Unidos”, dijo que en la reunión del Sínodo el miércoles. “Los científicos advierten sobre el daño que estamos creando, pero hacemos muy poco para mitigar la amenaza”.

Añadió que, mientras la EIAG reconoció que el cambio climático es una cuestión de enorme inversión ética, la desinversión rápida de las compañías de combustibles fósiles no es la respuesta.

Dijo que “Señalar con el dedo a las industrias extractivas evita el problema fundamental que es nuestro egoísmo y nuestra forma de vida, que ha sido alimentada por energía abundante y barata, haciendo que más y más personas alrededor del mundo la requieran”.

Burridge agregó que el compromiso de la Iglesia, con las compañías que manejaban mal sus emisiones de dióxido de carbono, había conducido a mejorar su huella ambiental en 72 por ciento de dichas empresas.

Sus comentarios se produjeron durante un debate que culminó con un voto a favor de aprobar la creación de un grupo de trabajo sobre el medio ambiente, para controlar la acción de la Iglesia sobre el cambio climático y otras cuestiones ambientales.

El Canónigo Giles Goddard de Diócesis de Southwark, quien propuso la moción, dijo que la iglesia debía “alinear a la misión de la iglesia con su brazo de inversión y con la vida de las parroquias”.

Agregó: “el cambio climático es un problema moral porque el mundo rico desproporcionadamente ha contribuido a ello y el mundo pobre está sufriendo desproporcionadamente. Comunidades pobres están menos equipadas para lidiar con los efectos”.

El Ilmo. Steven Croft, Obispo de Sheffield, describió la amenaza del cambio climático como “un mal gigante; un gran demonio de nuestros días”, agregando que “su poder es alimentado por la codicia, la ceguera y la complacencia de la generación actual, y sabemos que este gigante causa estragos al inmenso poder de los sistemas climáticos, que son impredecibles”.

Dijo que la iglesia tenía un “papel fundamental” que desempeñar en las presiones a los políticos sobre el cambio climático con el fin de lograr compromisos, para alcanzar el objetivo de una reducción del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero en Reino Unido para 2050.

Renovar el compromiso de la iglesia para enfrentar el cambio climático fue recibido por “Caridad Cristiana”.

“El cambio climático se está convirtiendo cada vez más en uno de los problemas morales de nuestra época y la iglesia tiene una voz poderosa con que hablar” dijo el Dr. Alison Doig, asesor en cambio climático de “Caridad Cristiana”.

“Los próximos 18 meses darán forma significativa a la política de cambio climático con el acuerdo global de la ONU sobre emisiones, esperado en París el año próximo, y la publicación del Grupo Intergubernamental de expertos sobre el cambio climático, para el mes que viene. La iglesia puede realizar hablar proféticamente sobre este tema con una voz unida para quienes sufren, tanto aquí como en el extranjero.

Paul Cook, director de “Tearfund”, dijo que las actuales inundaciones en Gran Bretaña servirán como una llamada para despertar a la iglesia.

“El clima está cambiando realmente, y está sucediendo ahora,” dijo.

“No es sólo un problema para nuestros nietos, no es sólo un problema para los osos polares, no es sólo un problema para la gente a miles de kilómetros de distancia; es un problema para nosotros también, hoy en día.”

Foto: El Ilmo. Desmond Tutu (Premio Nobel de la Paz) y el Canónigo Profesor Richard Burridge (Premio Ratzinger), los clérigos Anglicanos en la presentación del libro “Cuatro evangelios un Jesús”, autoría del Deán de King College.

IMG_0208

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s