Acoge Iglesia Anglicana a jóvenes de Taizé

Jóvenes visitantes de Zacatecas, Veracruz, Tabasco, Michoacán, Guanajuato, Durango y de la Misión Anglicana de Cristo Rey, en Tláhuac, fueron acogidos por la Parroquia de La Sagrada Familia, de la Diócesis de México, Iglesia Anglicana de México.

De los visitantes a La Sagrada Familia, la mayoría llegó con más de cuatro horas de anticipación, sorprendiendo a los anfitriones; mujeres y hombres que se integraban a la Peregrinación de Confianza 2014, organizada por la ecuménica comunidad religiosa de Taizé, que recibió a jóvenes de todo México y de otras trece naciones del continente, más algunos de Europa.

La anticipada sorpresa significó para la Sagrada Familia una mezcla de estrés con entusiasmo, que se reflejaba en las carreras cortas y largas para ultimar detalles, para delegar y asumir nuevas tareas, para dar la bienvenida y acelerar los preparativos, con llamadas telefónicas emergentes y curiosidad por conocer a los huéspedes.

La cena de la primera noche fue la oportunidad conocer a todos los huéspedes, además de quienes se incorporaban a las actividades diurnas y dormían con familiares radicados en el DF. Un grupo de jóvenes religiosas declinó la invitación para dormir en el hogar de una familia de la congregación anfitriona, quizá por pudor, quizá por saberse poco más libres que en su claustro religioso, quizá por la convivencia juvenil que siempre refresca y revitaliza, o quizá por un poco de todo ello.

Comisiones para el lavado de trastes y para el acondicionamiento del salón parroquial que cumplió su función de usos múltiples, pues sirvió de dormitorio, comedor y sala de conferencias; también se integraron equipos para el aseo personal, gracias a la congregación del vecindario, pues facilitaron generosamente sus hogares para el duchazo matutino.

Liliana Mercado, ama de casa, madre de dos adolescentes, esposa, estudiante de la licenciatura en psicología social y feligrés de la parroquia de bienvenida, compartió con los visitantes a cerca del “Café, pan y esperanza”, Ministerio Social para familiares y amigos de las personas hospitalizadas en la zona norte del DF y que mensualmente ministra por las noches una creciente brigada de parroquianos.

Por la tarde se incorporaban a los talleres que ofreció la comunidad de Taizé en la Plaza Mariana, para dar paso al ecuménico momento devocional, con la participación del Rev. P. Efrén Velázquez, Oficial Diocesano de Ecumenismo, el Rev. P. Arturo Carrasco-Gómez, Rector de la Parroquia de La Sagrada Familia y representantes ortodoxos, entre otras iglesias de la cristiandad.

La amistad se afianzaba entre los jóvenes y los bromistas reclamos por la noche anterior asomaban verdades sobre los ronquidos y los aromas. Los cantos de Taizé eran permanentes en los pasillos, el templo y salón parroquial, voces aisladas o pequeños ensambles ensayaban, recordaban y alababan con las melodías de las devociones, lo que invitaba al recogimiento y la meditación.

Rosy Beltrán y Jorge Estrada, rectores del diocesano Cursillo Anglicano de Cristiandad, compartieron con los visitantes a cerca de este ministerio, con el reconocimiento a Taizé por los cánticos tan usuales en el fin de semana. Ricardo Carrasco-Gómez, profesor de Lenguaje de Señas Mexicanas, introdujo a los visitantes en esta forma de comunicación, sensibilizándoles a cerca de este grupo de personas con otras capacidades, aprendiendo y practicando aspectos básicos como el saludo, los números y expresiones propias religiosas.

Retomaron los talleres de Taizé, para concluir su estancia en el recinto mariano de Guadalupe tras la devoción vespertina, que a la luz de las velas y en medio de la lluvia tuvo un toque especial.

Así llegaba la última noche juntos; la parroquia había preparado un ágape con música y cena, los jóvenes prepararon un esquetch y las jóvenes un canto creado ex profeso; agradecieron la hospitalidad y la convivencia, intercambiaban datos para mantener el contacto y la comunicación, la noche recibió al nuevo día y el entusiasmo sucumbió ante el cansancio.

La oración matutina del último día se realizó con el Libro de Oración Común, la plática de la mañana se destinó a intercambiar sobre Anglicanismo y ecumenismo, para llegar a la celebración de la Santa Eucaristía y concluir con un ágape que se colmó de fotografías, parabienes, besos, abrazos y el intercambio de regalos, desprendiéndose de pertenencias personales, con tal de regalar un recuerdo.

El canto alegre de las religiosas, las sonrisas francas y abiertas de la juventud, así como el multicitado “seguimos en contacto”, fueron menguando poco a poco, hasta que el salón parroquial quedo solo con algunos miembros de la parroquia que ayudaban al reacomodo de las sillas, las mesas y demás enceres.

Los jóvenes compartieron sus propios lonches empaquetados herméticamente, que permitieron una edición especial del “Café, pan y esperanza” realizada por el Sacristán y el Rector de La Sagrada Familia.

Todo esto habría sido imposible sin la buena voluntad de la familia Pineda, que obsequió generosamente la cena de bienvenida, la familia Villanueva el primer desayuno; la cena de la segunda noche corrió a cargo de la familia Sánchez Correa, el desayuno de la familia Sandoval Chávez y la cena del convivio por parte de la familia Díaz Ramos; la familia Rodríguez Mercado, así como Rosita y Don Beto materias primas para toda la estancia; Citlali (Catedral de San José), Gaby Gómez (Catedral de San José), la familia Rodríguez Mercado y la familia Barrera unieron esfuerzos para los cárnicos del pozole, con los granos y complementos de la familia Meléndez, Alvarado, Vega, Islas y Juanita García; el pan dulce diario gracias a la familia Suro, Rosy Beltrán y Jorge Estrada; el desayuno del Domingo ha sido un obsequio de la familia Suro Herrera; el necesario e higiénico duchazo diario fue posible gracias a las familias Pineda, Sánchez Correa, Cadena Alcalá, Arteaga Sánchez, Terreros y Sandoval Chávez; además del entusiasta servicio de Dany, Sol, Ixchell, Norma, Vicky, Berthita, Yola y JJ, con la organización de Marilú. Un ministerio tal como invita la alabanza de Taizé: Que todo el mundo alabe, alabe al Señor.

Foto: Saludo de paz durante la celebración eucarística en la Parroquia de La Sagrada Familia, con jóvenes de la Peregrinación de Confianza 2014, organizada por la comunidad religiosa de Taizé.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s