Marchan Episcopales/Anglicanos en histórica manifestación contra el cambio climático

(23/IX/14) El domingo 21 de septiembre la Marcha Global Ciudadana contra el Cambio Climático generó más de 2 mil ochocientos eventos en 166 países, la mayor manifestación climática de la historia.

En México diferentes confesiones, ONG’s y personas se unieron a la convocatoria lanzada por internet a través de la organización de causas sociales Avaaz, donde la Parroquia de La Sagrada Familia, de la Diócesis de México, de la Iglesia Anglicana de México, inscribió la celebración eucarística del día.

La Marcha Global Ciudadana contra el Cambio Climático fue programada dos días antes de la Cumbre Climática convocada por Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, quien también participó en la marcha invitando al liderazgo en los gobiernos, las finanzas, los negocios y en la sociedad civil, para impulsar la Cumbre y proponer medidas audaces que reduzcan las emisiones, fortalecer la resistencia por el clima y la movilización política por un acuerdo legal significativo en París en el año 2015.

El cambio climático “afecta en primer lugar, a los más pobres entre nosotros”, dijo Fray Bernardo Delcourt de la Orden de la Santa Cruz, un monasterio Benedictino Anglicano en West Park, Nueva York. “Las personas que dependen de los recursos naturales para su subsistencia en los países en desarrollo ya están siendo golpeadas”.

Kathy Jetnil-Kijiner, joven madre de las Islas Marshall, estaba en el escenario entre varios activistas en conferencia de prensa anterior a la marcha, para decirle a la gente cómo su hogar está en peligro de desaparecer debido a la creciente causada por el calentamiento global. La isla tiene dos metros sobre el nivel del mar. “Tenemos que actuar ahora. No podemos esperar. Sólo tenemos una tierra llamada casa. Te necesitamos”, dijo Jetnil-Kijiner.

Durante la marcha, personas y grupos con diferencias políticas y religiosas se unieron en torno a un tema común. Grupos interreligiosos se unieron a científicos en la mesa “El Debate ha terminado”. Otras mesas de diálogo incluyeron sindicatos; justicia ambiental; energías renovables; justicia de comida y agua; campañas anti-corporativas; y las comunidades indígenas.

En la sección interreligiosa, Episcopales/Anglicanos marcharon con Judíos, Bautistas, Menonitas, Agnósticos, Cuáqueros, Humanistas Éticos, Presbiterianos, Metodistas y Hare Krishnas.

“A pesar de los esfuerzos de la ONU, los estados miembros no han hecho lo que debe hacerse –ni un poco– y los niveles de carbono están aumentando, no disminuyendo. No sólo es más preocupante que nunca, es moralmente incorrecto”, dijo el Reverendo Canónigo Jeff Golliher de la Iglesia de San Juan en Ellenville, Nueva York, Presidente del Grupo Ejecutivo Sobre Medio Ambiente, de la Diócesis de Nueva York, en la Iglesia Episcopal/Anglicana.

“La mayor parte del problema, es creado por las políticas de energía en las tres economías más grandes del mundo con crecimiento de la población: EEUU, China y la India. Esos países tienen que descubrir cómo crear más energía limpia en lugar de combustibles fósiles” dijo Golliher.

“Podemos estar creando soluciones que benefician a los ricos más que a los pobres” agregó Golliher, quien asistió a la Conferencia Anual por el Agua del Instituto Internacional de Estocolmo en días pasados. “La cuestión moral no es si el cambio climático es real –la mayoría de la población sabe esto ahora. Sino qué tipo de debate vamos a tener para crear una economía basada en los derechos humanos y sostenibilidad para que todos puedan prosperar”.

“El carbono es sólo una cuestión. Es el indicador. Tiene que ver con el poder, la igualdad y la justicia. ¿Qué tipo de mundo queremos vivir?” agregó Golliher.

30 líderes religiosos representando nueve tradiciones religiosas, firmaron una declaración pidiendo acciones concretas para frenar las emisiones de carbono. La Conferencia Interreligiosa fue copatrocinada por el Consejo Mundial de Iglesias, que incluye 345 iglesias que representan unos 560 millones de cristianos en todo el mundo, y Religiones por la Paz, una coalición interreligiosa con miembros en más de 70 países. Los signatarios provenían de 21 países en seis continentes.

La familia Rockefeller, herederos de la fortuna de la Standard Oil Co., considera desprenderse de sus inversiones en combustibles fósiles y ponerlas en fuentes de energía renovables, según un anuncio programado en conjunto de la Marcha por el Clima y la Cumbre Climática de la ONU.

La Diócesis del Occidente de Massachusetts decidió a principios de septiembre que el 20% de sus 60 millones de dólares lo cambiará de inversiones en combustibles fósiles a energías renovables.

“La cuestión pro-vida Nº 1 es la vida de nuestro planeta. Es el tema número 1 de nuestro tiempo. Necesitamos poner los pies de nuestros líderes que nos han decepcionado en el pavimento. Este es un mensaje para aquellos líderes que se reúnen esta semana” dijo Anne Rowthorn, de la Iglesia Episcopal/Anglicana de Santa Ana en Old Lyme, Connecticut.

(Amy Sowder ENS y agencias)

Foto: Imagen convocatoria de Avaaz para la Marcha Global Ciudadana contra el Cambio Climático

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s