Disminuye la crisis humanitaria por migración en la frontera México-Texas

(01/X/14) El número de refugiados cruzando la frontera sur de Texas desde países de América Central ha disminuido significativamente en las últimas semanas.

Se estima que 50 personas cruzan la frontera cada día, en comparación con las 150 diarias del verano, según la organización Caritas de la Iglesia Católica-romana. Gracias a los donantes a través de los EEUU y Canadá en respuesta a una solicitud del Ilmo. Gary Lillibridge, Obispo de la Diócesis Episcopal/Anglicana del Oeste de Texas, toda la diócesis ha respondido a las necesidades inmediatas de los refugiados a través de los ministerios de San Juan, en McAllen y la Iglesia de Cristo, en Laredo.

El 3 de julio Lillibridge hizo un llamamiento a la Diócesis del Oeste de Texas, solicitando donaciones y voluntarios para responder a la repentina afluencia de refugiados centroamericanos que embarga a las comunidades fronterizas de McAllen y Laredo. San Juan y la Iglesia de Cristo se involucraron fuertemente para aliviar las necesidades humanas básicas de los refugiados, al proporcionar paquetes de artículos higiénicos y nutricionales, entre otro tipo de asistencia.

La solicitud de Lillibridge fue leída a nivel nacional y las donaciones se han vertido en la diócesis de diferentes entidades de la Iglesia Episcopal/Anglicana, congregaciones e individuos. La diócesis tiene distribuidos 124 mil dólares para ayudar a los ministerios de San Juan y la iglesia de Cristo. “La respuesta ha sido tremenda y amable” dijo el Dr. Marthe Curry, Director de Desarrollo del Departamento Diocesano de Misión Mundial.

Lillibridge dijo: “Estamos profundamente agradecidos por el derramamiento del cuidado y la preocupación en toda la Iglesia de EEUU y Canadá, para nuestros congéneres humanos. Además, el generoso apoyo financiero que ha recibido se utiliza para aliviar el sufrimiento y proporcionar alimentos, agua, comida caliente y muchas otros insumos básicos. Con la disminución en el número de centroamericanos que cruzan recientemente, somos capaces de sostener nuestros esfuerzos en la actualidad; aunque parece que hay un aumento en la necesidad, mantendremos informado a todo el mundo”.

San Juan, en McAllen, ha distribuido miles de mochilas a los refugiados. Los elementos nutricionales e higiénicos en cada mochila sirvieron para mantener a los refugiados en sus viajes de McAllen a casas de parientes en EEUU. “Estábamos muy eficientes” dijo el Rev. Jim Nelson, Rector de San Juan “Tenemos sobreproducción, y un suministro de mochilas a la mano para continuar nuestro Ministerio”.

Debido a la generosidad de las donaciones, Nelson fue capaz de entregar personalmente cheques al Banco de Alimentos de Rio Grande y el Ejército de Salvación en McAllen, a nombre de la diócesis y los miles de seguidores. La mañana que visitó la oficina del administrador del Ejército de Salvación, le dije a Maggie que habían estado pidiendo fondos, específicamente por 20 mil dólares para cubrir su déficit presupuestario.

Nelson dijo a Maggie que sus oraciones habían tenido respuesta, entregó un cheque por 20 mil dólares. Tanto el jefe de la oficina del Ejército de Salvación de McAllen y Maggie comenzaron a llorar y agradecieron profundamente a Nelson.

“Fue un privilegio para mí servir como agente de Dios en ese sentido” dijo Nelson.

Un cheque por 20 mil también fue entregado al Banco de Alimentos el mismo día.

Los voluntarios han venido de todo EEUU, y muchos de ellos se quedaron en la Casa de la Juventud en San Juan este verano. San Juan se convirtió en call center –recibiendo a voluntarios para las entidades locales y trabajando para responder a la crisis de refugiados.

“Cuando había 150 inmigrantes llegando a diario, 100 voluntarios eran necesarios para satisfacer sus necesidades”, dijo Nelson. Los voluntarios no ayudaban solamente a procesar los inmigrantes, también eran necesarios para organizar y trabajar a través de los montones de materiales y donaciones en el Banco de Alimentos y el Ejército de Salvación.

“Nuestros esfuerzos seguirán”, dijo Nelson, “la consecuencia de la recesión en números es que las entidades con las que estamos trabajando, estén bien surtidas al momento”. Los suministros en mano continuarán distribuyéndose conforme los inmigrantes crucen la frontera sur de Texas todos los días.

(ENS Laura Shaver encargada de comunicaciones de la Diócesis del Oeste de Texas).

Foto (Trish Motheral): Las donaciones de ropa se organizan para todas las edades en la Iglesia Catrólico-romana del Sagrado Corazón, donde los refugiados centroamericanos llegaron por primera vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s