Mensaje del Arzobispo Justin al Sínodo General

(17/XI/14) Durante los últimos dieciocho meses más o menos he tenido la oportunidad de visitar a treinta y seis otros Primados de la Comunión Anglicana en varios puntos. Esto ha implicado un total de 14 viajes con duración de 96 días en total. Por cierto yo calculé que involucra a más de once días sentado en los aviones. Por tanto, este parece ser un buen momento, para hablar un poco sobre el estado de la comunión y mirar honestamente algunos de los problemas que enfrenta y las posibles formas de avanzar.

UNA COMUNIÓN FLORECIENTE Primero que todo y esto tiene que oírse claramente, la Comunión Anglicana existe y está floreciendo en aproximadamente 165 países. Hay comentarios durante el último año acerca de que los asuntos en torno a la Comunión no deben inquietarnos en la iglesia de Inglaterra porque la Comunión , para propósitos prácticos, ha dejado de existir. No sólo existe, casi en todas partes (con algunas excepciones) los enlaces de Cantórbery, a través de su Arzobispo, son profundamente valorados. La cuestión de su existencia es por lo tanto sobre lo que se verá en el futuro. Que puede ser muy diferente, y voy a volver a la pregunta.

En segundo lugar, el Anglicanismo es increíblemente diverso. Sentarse, en estos pocos meses, en reuniones con la Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal, el Primado de España, el Primado de Sudáfrica, el Moderador de la Iglesia del Sur de la India, el Primado de Nigeria y muchos otros, llegas totalmente intimidado por las diferencias que existen. Son enormes, más allá de la capacidad para enfrentar adecuadamente en el tiempo de esta presentación. Dentro de la Comunión quizás hay más de 2mil idiomas y tal vez más de 500 culturas diferentes y formas de mirar el mundo. Algunas de sus iglesias se sientan en medio de lo que son, literalmente, en las partes más ricas del mundo y dentro de ellas algunas de las personas más ricas de la tierra. La mayoría es pobre. A pesar de las apariencias aquí, somos una iglesia pobre para los pobres. Muchos anglicanos están en países donde el cambio es a un ritmo que no podemos ni siquiera empezar a imaginar. Pienso en un hombre que conocí en Papua Nueva Guinea que es ingeniero civil y cuyo abuelo fue el primero de su tribu en ver la rueda de un pequeño avión que aterrizó en un claro en el bosque.

Al mismo tiempo hay una profunda unidad en muchos sentidos. No en todas las formas, pero habiendo dicho lo que tengo acerca de la diversidad, que incluye diversidad de todo tipo de asuntos, incluyendo la sexualidad, el matrimonio y su naturaleza, el uso del dinero, las relaciones entre hombres y mujeres, el medio ambiente, guerra y paz, distribución de la riqueza y comida y 1 millón de otras cosas, lo que nos sustenta es una unidad impuesta por el espíritu de Dios sobre el nombre de Jesucristo como Señor y Salvador. Esta diversidad es reto y regalo, debe ser aceptada y adoptada como buscamos ser testigos de la verdad y el amor de las buenas nuevas de Jesucristo.

En tercer lugar, el potencial de la Comunión con Dios está más allá de lo que podemos imaginar o pensar. Necesitamos agarrarla, hay un premio, por lo que es digno casi cualquier cosa para lograr la misión. El premio es la unidad visible en Cristo a pesar de la diversidad funcional. Es un premio que no es solamente de valor infinito, pero también requiere enorme sacrificio y lucha. Sin embargo, si ni siquiera nos acercamos no podemos hablar con autoridad a un mundo donde en el último año hemos visto más que nunca una incapacidad para lidiar con la diferencia, y un deseo de simplificar el carácter complejo y diverso de la existencia humana, la mejor razón es que nosotros no podemos manejar la diferencia y tratar con otra. Sin embargo en Cristo nos mantuvimos juntos. En Cristo las barreras se rompen, la paz se sostiene hacia fuera de nosotros como un regalo establecido, que necesita vivir. En Cristo hay esperanza de una vida que ofrece esperanza de paz.

En cuarto lugar, la Comunión es extremadamente activa. Déjenme darles algunos ejemplos. En México, una pequeña comunidad abandonada por todos, de personas que habían perdido sus viviendas y vivían en tierras malas, donde un sacerdote (en lugar de estar trabajando en una carrera a tiempo completo en un área profesional y funcionando en otra iglesia, así como servir sin pagar) fue enviado por su obispo, para iniciar una iglesia, bien pensó que podría costarle la vida. Pero allí fue, a los más pobres entre los pobres, y se ha establecido una comunidad con numerosos bautismos, cultiva la espiritualidad y una preocupación, amor y compasión por el otro que habla de la presencia viva de Jesús entre ellos.

Otro ejemplo, una conferencia en la ciudad de Oklahoma, donde la gente alrededor de la Iglesia Episcopal, con paciencia y cortesía hacia los otros, tuvo una discusión sobre los temas relacionados con el uso de armas de fuego y el significado de la segunda enmienda, el derecho a portar armas, en la práctica en los Estados Unidos hoy en día.

En Sudán del sur, y después de un día dedicado a enterrar a los muertos de una gran masacre, el Arzobispo se levantó con extraordinario coraje y llamó a la reconciliación. Los del grupo rebelde ya lo habían opuesto, los de su propio grupo no necesariamente habían sido impresionados. Esto pone cualquiera de nuestras luchas en una perspectiva real.

En Inglaterra una iglesia en medio de una zona extraordinariamente mixta de fe religiosa, fiel al Evangelio de Jesucristo, activa en su adoración, animada en su predicación, sin embargo, es el centro y enfoque de liderazgo religioso en el área para permitir la diferencia de manejarse bien.

Hay muchos otros que requieren una presentación de su propio mérito.

Vivimos en una comunidad que existe, que está profundamente comprometida con su mundo casi en todas partes, que es diversa, argumentativa y fracturada, pero sin embargo, muestra en muchos lugares tanto conocidos y desconocidos el poder y el amor de Cristo por su espíritu de trabajar en nuestro mundo. Vivimos en una comunión que merece celebración y acción de Gracias con oración y arrepentimiento.

Una Comunión floreciente, pero también dividida

No quiero sonar triunfalista. Hay enormes problemas. Tenemos profundas divisiones en muchas áreas, no sólo de sexualidad. Existen áreas de corrupción, otras áreas donde el poder de la cultura que nos rodea parece abrumar a casi todo el mundo en un momento u otro.

Nuestras divisiones pueden ser demasiadas para administrarlas.

En muchas partes de la Comunión, incluso aquí, existe la creencia de que los opositores son infieles a la tradición, o por el contrario que son crueles, inhumanos y prejuiciados. Tengo que decir que estamos en un estado tan delicado que sin la oración y el arrepentimiento, es difícil ver cómo podemos evitar algunas fracturas graves.

En una era de estrecha comunicación instantánea, existe la Comunión y está llena de vida, vigor y crecimiento, de fe y confianza en Cristo Jesús y amor por él, todo lo que una provincia hace genera eco alrededor del mundo. Cada sermón o discurso es escuchado en minutos y analizado casi hasta la muerte. Cada frase descuidada en una entrevista es vista como una declaración política considerada. Y lo que es cierto de todas las provincias es diez veces más para nosotros y especialmente a nosotros en este Sínodo. Nunca hablamos sólo uno al otro, y el peso de esa responsabilidad, si amamos uno al otro y al mundo como deberíamos, debe afectar nuestras acciones y nuestras palabras.

UNA COMUNIÓN BAJO AMENAZA Hay persecución en la Comunión, en muchas áreas. Somos una iglesia pobre y perseguida.

Somos conscientes de ello y lo recordamos constantemente. En muchas partes del mundo, especialmente las partes de África y el Medio Oriente, pero también Asia Sur-Oriental, en los últimos años la persecución proviene de ataques yihadista que han matado a muchos anglicanos, otros cristianos y en mayor número a musulmanes. No hay un día que pase sin que se reciba algún informe de sufrimientos y persecuciones de las iglesias de todo el mundo y de gritos de ayuda y solicitudes de apoyo. No hay un día que pase sin que se rompa el corazón por el coraje y las dificultades implicadas.

Hay inmenso sufrimiento en la Comunión. La terrible propagación del virus del Ébola, indescriptible, una muerte negra que barrió tres diócesis de África del oeste, es por sí misma una catástrofe de proporciones históricas. Hace dos semanas me informaron que en Accra, el sufrimiento de la gente en los países afectados hace correr la sangre. Debemos ayudar, orar y pedir más ayuda.

En el sur de Sudán la escasez de alimentos ha creado la amenaza de convertirse en una terrible hambruna. En la República Democrática del Congo la guerra continúa con la crueldad extrema, generalmente incluida la violación.

La lista podría seguir y seguir, especialmente en el Medio Oriente, Palestina e Israel, el Levante y el valle del Éufrates.

¿A DÓNDE VAMOS? ¿Qué hacemos? ¿Adónde va este cuerpo extraordinario, rebelde, diverso, argumentativo, maravilloso, unido, feroz, pacífico, perseguido y sufrido que es la Comunión, y cuál es el impacto sobre nosotros aquí en la iglesia de Inglaterra?

En primer lugar, como he dicho nada de lo que digamos será escuchado sólo por nosotros.

En segundo lugar, debemos alegrarnos de ser parte de este desafío monumental, de esta gran búsqueda para el premio de ser un pueblo que puede sostener la unidad en la diversidad y también el amor en la diferencia. Es increíblemente difícil y ciertamente no puede ser salvo con una apertura incondicional al Espíritu Santo obrando en nosotros. Viene con oración, y nos crece más cerca de Dios en Jesucristo y nada más es un sustituto eficaz. No hay estrategias y no hay planes más allá de la oración y la obediencia.

En tercer lugar, el futuro de la Comunión requiere sacrificio. El sacrificio más grande es que no podemos trabajar sólo con quienes nos gustan y salir con aquellos cuyas opiniones son también las nuestras. Grupos de individuos semejantes en reuniones para apoyar y alentar a otro puede que sean necesarios, de hecho a menudo son muy necesarios, pero nunca son suficientes. La suficiencia está en amar a aquellos con quienes estamos en desacuerdo. ¿Qué puede ser necesario en el camino de la política partidista? no es suficiente en lo que podría llamarse la política de la iglesia.

En la iglesia de Inglaterra debemos aprender a mantener en orden nuestro llamado a ser uno, nuestro llamado a avanzar en nuestra propia posición particular y buscar nuestras propias visiones particulares para prevalecer en la iglesia en general, ya sea en Inglaterra o en el mundo. Debemos hablar la verdad en amor.

En la práctica tiene que decir que la disciplina de la reunión con quienes estamos en desacuerdo y mutuamente es escucharnos cuidadosa y amorosamente. Significa hacer eso tanto como cuando nos encontramos con aquellos con quienes estamos de acuerdo, ya sea durante las sesiones del Sínodo General o en otras ocasiones. Significa celebrar juntos nuestra salvación y orar juntos a Dios que es la única fuente de nuestra esperanza y futuro, juntos. Esto significa que incluso cuando sentimos que un grupo va más allá de su doctrina, o su discurso sobre otros o nosotros, debemos amar. Amaos unos a otros, amar al prójimo, amar a tu enemigo. ¿Quién en el mundo está fuera de esas categorías?

Todos prefieren estar con aquellas tradiciones que conocen y en las que fuimos educados. Estoy aquí como parte de eso, como cualquier otro. Pero he ganado mucho más en mi propio caminar con Jesucristo a través de estar dispuesto a reunirme con otros cuyas tradiciones no encuentro comprensivas y ser lo más transparente con ellos como estoy con mis amigos más cercanos, a partir de cualquier cosa que jamás he hecho.

¿Y para el futuro de la Comunión? No llamé a los primados a reunión sobre mi propia autoridad (aunque pudiera) porque siento que es necesario para la Comunión Anglicana desarrolle un modelo colegial de liderazgo, tanto como es necesario en la iglesia de Inglaterra, y por lo tanto espero terminar las visitas a las provincias.

Si la opinión mayoritaria de los primados es que dicha reunión sería una buena cosa, será convocada en respuesta. No se establecerá la agenda de esa reunión centralmente, sino alrededor de los primados de la Comunión. Una cuestión que debe ser decidida, idealmente por la reunión de los primados, es cuándo habrá otra conferencia de Lambeth. Ciertamente es posible, pero la decisión será mejor hecha juntos y cuidadosamente que a prisa, para cumplir con una fecha límite artificial de un año terminado en 8. Una conferencia de Lambeth es tan cara y tan compleja que tenemos que estar seguros que vale la pena. No será impuesta, sino parte una decisión colectiva.

¿El punto clave general para establecerse es cómo se conduce la Comunión Anglicana, y cuál es su visión en el siglo 21, en un mundo poscolonial? Qué nos dice el hecho de que la mayoría de sus miembros están en el Sur Global, ¿cuál es el papel de los instrumentos de Comunión, especialmente el Arzobispo de Cantórbery, y lo que hace en la práctica? Estas son grandes decisiones, que deben tomarse para apoyar el trabajo continuo e ininterrumpido de ministrar a un mundo de gran necesidad y el gran conflicto. Sea cual sea la respuesta, es probable que sea muy diferente del pasado.

Entonces, la buena noticia. La Comunión existe y está haciendo cosas maravillosas. La mala noticia. Hay grandes divisiones y amenazas. El desafío. Desarrollar la unidad en la diversidad y también con más y más profundas relaciones ecuménicas, demostrando el poder de Cristo para romper las barreras y dar esperanza a un mundo quebrantado. Debemos comprender que el desafío, tiene por premio un mundo que Cristo amó y obedeció en su iglesia, que el mundo oiga la noticia de su salvación. Así que nosotros aquí, en la iglesia de Inglaterra y sobre todo en su Sínodo General, estamos entre quienes toman una pista en nuestro amor sacrificial, veraz y comprometido por amor a Cristo y su misión en el mundo.

 

 

 

 

 

Foto (Lambeth Palace): Justin Cantuar, Arzobispo de Cantórbery, Primus Interpares de la Comunión Anglicana, en su mensaje al Sínodo de la Iglesia de Inglaterra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s