Mensaje de la Obispa Primada de EEUU por el Día Mundial de las personas transterradas 2015

(17/VI/15) “Demasiado a menudo el mundo quiere cerrar sus fronteras desde el tablero hasta la puerta y ahogar los gritos de los hambrientos y desamparados” dijo la Ilma. Katharine Jefferts Schori, Obispa Presidente y Primada de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU) en su mensaje por el Día Mundial de los Refugiados 2015 (personas transterradas). “Somos guardianes de nuestros hermanos y hermanas y cuando reflexionamos, recordamos que nuestro bienestar depende de la seguridad de los demás”.

El Día Mundial de las personas transterradas es el 20 de junio, y en su mensaje, la Obispa Primada informa de los esfuerzos de reasentamiento de los Ministerios Episcopales de Migración.

Foto (Archivo ENS): Ilma. Katharine Jeffers Schori, Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU) con el Ilmo. Desmond Tutu, Arzobispo Anglicano, Emérito de Ciudad del Cabo y Premio Nobel de la Paz 1984.

Foto (Archivo ENS): Ilma. Katharine Jeffers Schori, Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU) con el Ilmo. Desmond Tutu, Arzobispo Anglicano, Emérito de Ciudad del Cabo y Premio Nobel de la Paz 1984.

 

 

El siguiente es mensaje de la Obispa Presidente Jefferts Schori.

Día Mundial de las personas transterradas 2015

Durante milenios los seres humanos han salido de su hogar debido a conflictos, desastres y opresión. Abraham y Sarah comenzaron como los migrantes y sus descendientes se convirtieron en refugiados:

“Un arameo errante fue mi antepasado; él descendió a Egipto y vivió allí como un extranjero, pocos en número… Cuando los egipcios nos trataron duramente y nos afligieron… el Señor nos sacó de Egipto… en este lugar y nos dio esta tierra… donde fluye leche y miel”. [1]

Sus descendientes se convirtieron en una bendición para Egipto, hasta que se hallaron oprimidos y huyeron para salvar sus vidas. Como un niño, Jesús y su familia fueron refugiados en otra dirección, huyendo de la violencia de la dominación romana en la tierra de Israel y buscando refugio en Egipto. [2]

Hoy en día solicitan asilo más refugiados y personas desplazadas internamente, que en cualquier momento desde el final de la II Guerra Mundial. Más de 51 millones de personas alrededor del mundo viven en la incertidumbre, el temor y peligro de muerte. Como descendientes de los arameos, cuyos antepasados huyeron de la esclavitud en Egipto, estamos encargados de cuidar al peregrino que vaga. Amar al prójimo como a nosotros mismos es fundamental para nuestra vida de fe.

Demasiado a menudo el mundo quiere cerrar sus fronteras, desde el tablero hasta la puerta y ahogar los gritos de los hambrientos y desamparados. Somos guardianes de nuestros hermanos y hermanas, y cuando reflexionamos, recordamos que nuestro bienestar depende de la seguridad de los demás. Si algunos viven en la miseria y la inseguridad, generalmente resultará la violencia. Sólo tenemos que mirar alrededor de nosotros y reconocer que la violencia viene a menudo a quienes supuestamente viven en seguridad, a partir de aquellos que carecen de cualquier recurso. Si queremos paz, debemos atender a quienes huyen de la violencia –y orar por los autores de la violencia. Estamos hechos a imagen de Dios y fuimos creados para vivir en paz.

Cómo nos marca el día mundial del refugiado, considere cómo asumir conciencia e involucrarse:

  • Aprender acerca de las actuales migraciones a gran escala – de África al Mediterráneo; de partes del sureste de Asia; del conflictivo Oriente Medio; desde Burundi a las naciones circundantes; los refugiados por los conflictos entre pandillas en América Latina; y en tantos otros lugares de conflicto, desastre y discriminación.
  • Ore por quienes viven en los campamentos de refugiados, centros de detención y el limbo de la inmigración.
  • Busque maneras de involucrarse personalmente y a través de su comunidad de fe.
  • Participe en la labor Episcopal/Anglicana de Ministerios de Migración*, celebrando los 75 años de ayuda para reasentar refugiados en EEUU. Contribuya con compromiso personal, financiero y de defensa. El año pasado Ministerios Episcopales de Migración restableció a más de 5 mil personas de 32 países diferentes.
  • Conviértase en defensa de migrantes, que luchan por ser escuchados, que suelen ser invisibles o marginados. Únase a otros para abogar por políticas de inmigración y asilo que buscan justicia para todos los desplazados.
  • Trabaje por la paz en su propio vecindario y en todo el mundo en relaciones que abarcan las diferencias –aquí puede sustentar iniciativas de consolidación de la paz en otros lugares.

Las personas transterradas se convierten en fuertes miembros de las comunidades locales y una bendición para sus vecinos. ¿Usted será también una bendición para ellos, buscará su igual dignidad y responderá a sus necesidades con compasión?

Ilustrísima Katharine Jefferts Schori, Obispa Presidente y Primada de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU).

[1] Cfr. Deuteronomio 26:5-9

[2] Mateo 2:13-15

*) Ministerios Episcopales de Migración es el programa de reasentamiento de personas transterradas de la Sociedad Misionera para Extranjeros y Domésticos. Cada año la sociedad trabaja en colaboración con su red de afiliados, junto con las diferentes diócesis, comunidades religiosas y voluntarios, para dar la bienvenida a las personas transterradas de las zonas de conflicto en todo el mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s