Presenta Comisión Anglicana Católico Romana Liturgia de las horas

La Comisión Anglicana Católico-Romana de Francia (ARC de Francia), co-presidida por el Muy Revdo. Canónigo Matthew Harrison de San Jorge, en París y el Revdmo. Robert Le Gall, Arzobispo de Toulouse, presentó el fruto de los últimos cinco años de su trabajo, cuando inició su estudio del oficio diario, o liturgia de las horas.

Foto (Revdmo. David Hamid): ARC de Francia y otros líderes de las iglesias Anglicana y Católico-Romana.

Foto (Revdmo. David Hamid): ARC de Francia y otros líderes de las iglesias Anglicana y Católico-Romana.

(17/VI/15) El documento disponible en francés e inglés, se titula “Oh Señor, abre nuestros labios” o “Seigneur, obra nos lèvres”. Señala la convergencia entre la liturgia Anglicana y Católica Romana para el oficio diario y promueve la oración común entre comunidades de ambas tradiciones. (Hay más de 80 congregaciones Anglicanas en Francia, atendidas por 35 sacerdotes; muchas de estas congregaciones utilizan recintos Católico-romanos para sus servicios). Una gama de sugerencias prácticas se ofrecen en el documento para un redescubrimiento de esta tradición común y cómo la devoción puede atraer a Anglicanos y Católicos Romanos en Francia con ministerio y testimonio.

En la presentación se observó que existe un compromiso similar en el clero de la Iglesia Anglicana y la Iglesia Católico Romana de orar el Oficio Diario, los servicios de oración de la mañana y la tarde, Laudes y Vísperas, entre Anglicanos son mejor conocidos como Maitines y Vísperas.

Hay cada vez más parroquias Católico-romanas en Francia donde la Eucaristía semanal no es posible debido a la escasez de sacerdotes. En un contexto Anglicano sería bastante normal que en tal circunstancia un ministro laico oficie un servicio de oración vespertina o matutina. Se observó que gracias a la herencia común, muchos laicos Católico romanos son capaces de redescubrir una práctica litúrgica, que ciertamente no está ausente en su tradición, sino que otra familia eclesial -la comunión anglicana- la practica regularmente.

También se observó que incluso en una Europa cada vez más secularizada, la celebración al estilo catedralicio de oración vespertina está viva y floreciente en las catedrales, iglesias y parroquias inglesas, a pesar de ser una forma muy antigua y tradicional de oración. El Comité señaló que esta expresión de la liturgia, profundamente arraigada en nuestro patrimonio común, puede decir algo importante acerca de nuestra estrategia de evangelización.

Significativamente la versión francesa del Seigneur, obra nos lèvres ha sido publicada por el servicio de documentación oficial del Episcopado Católico Romano de Francia

Para concluir la presentación del documento, un servicio Anglicano de vísperas se celebró en la capilla de la Conferencia Episcopal Católico Romana, cantada por el coro de la parroquia de San Jorge, en París.

Copias del informe en inglés están disponibles en la Parroquia de San Jorge, en París; también pueden obtenerse copias en francés en la oficina de la Conferencia Episcopal de Francia.

Anuncios

Cambio climático y responsabilidad moral

Foto: Justin Welby y Bartolomé I, durante su encuentro personal en 2014

Foto: Justin Welby y Bartolomé I, durante su encuentro personal en 2014

Por Bartolomé I* y Justin Welby**

(19/VI/15) El martes, la revista médica británica The Lancet publicará un informe destacando el inalienable e innegable vínculo entre cambio climático y salud humana. Damos la bienvenida al informe de la esperanza, que confirma el hecho de que el cambio climático es más que un desafío técnico o financiero (como Francisco de Romas lo ha señalado en su encíclica del 18/VI/15) y confirma la voz de la salud en la discusión sobre el cambio climático. De hecho, la premisa central de trabajo de la Comisión Lancet es que la lucha contra el cambio climático podría ser la única gran oportunidad de salud del siglo XXI.

Un chico tiró artículos reciclables en un vertedero de basura en Gauhati, India. Esa nación se ha negado a aprobar las políticas de cambio climático sin la promesa de ayuda de los países ricos.

No es ninguna sorpresa que el cambio climático tiene el potencial para establecer nuevamente la salud mundial. Las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta provienen de la actividad industrial que contamina nuestro aire y agua, y los cambios de temperatura pueden conducir a la sequía que lleva a la desnutrición. Aquellos con poco o ningún acceso a servicios de salud —niños y ancianos en particular— son más vulnerables a tales dificultades.

Sin embargo, la salud es síntoma de un problema mayor, que socava y fragmenta nuestra visión del mundo que es más amplio. Además de destacar los efectos del cambio climático, debemos abordar la raíz del problema. Al hacerlo, descubriremos cómo los beneficios de asumir la responsabilidad moral y tomar acción inmediata —no sólo en asuntos relacionados con la salud, sino también en la economía y la política mundial— superan el costo de permanecer indiferentes y pasivos.

Este vital informe de The Lancet es concluyente y lo demuestra con autoridad. En Resumen, resulta que nuestra respuesta al clima cambio —tanto en términos de mitigación y adaptación— reducirá el sufrimiento humano, preservando la diversidad y la belleza de la creación de Dios para nuestros hijos. Generosa y abundante la creación de Dios, que a menudo damos por sentado, es un regalo para todos los seres vivientes y todos los seres vivos. Por lo tanto, debemos garantizar que los recursos de nuestro planeta son — y seguirán siendo — lo suficiente para que todos puedan vivir vidas abundantes.

El informe no podría aparecer en un momento más importante y sensible en la historia. Este año, como todos los ojos, miran las venideras negociaciones del clima de París y mientras los gobiernos se preparan para firmar un compromiso universal, la temperatura global aumenta, hemos llegado a un punto crítico de inflexión. Estamos — como nunca — en una posición para elegir la caridad sobre la avaricia y la frugalidad sobre el derroche para afirmar nuestro compromiso moral con nuestro prójimo y nuestro respeto por la tierra. Los derechos humanos básicos, como el acceso al agua potable, aire limpio y alimento suficiente, deben estar disponibles para todos sin distinción ni discriminación.

Debido a nuestra fe en Dios como creador, redentor y sustentador, tenemos la misión de proteger la naturaleza, así como a los seres humanos. La obligación de todos los seres humanos es trabajar juntos por un mundo mejor, en el que todos los seres humanos puedan prosperar; nuestra vocación cristiana es proclamar el Evangelio inclusivo y comprensivo.

Para ello, a mediados de la década de 1980, cuando el movimiento ambiental basado en la fe llegó a ser conocido como cuidadoso de la creación, no era ni político ni de moda, el Patriarcado Ecuménico inició las pioneras iniciativas medioambientales. En 1989, se estableció un día de oración por la protección del medio ambiente y, desde 1991 hasta la fecha, convocó una serie de simposios y cumbres sobre una base interdisciplinaria, interconfesional e internacional. Su visión ecuménica y ecológica ha sido adoptada en parroquias y comunidades de todo el mundo.

En 1984, el Consejo Consultivo Anglicano adoptó cinco marcas de misión, la quinta es: “esforzarse por salvaguardar la integridad de la creación y mantener y renovar la vida de la tierra”. En 2006, la iglesia de Inglaterra inició una campaña nacional por el medio ambiente Reduciendo la huella, para encausar a toda la iglesia en dirección del cambio climático —en la fe, práctica y misión—. En 2015, se estableció una directriz clara para los organismos nacionales de inversión de la Iglesia de Inglaterra, en apoyo a la transición a una economía de bajas emisiones de carbono, para alinear las inversiones de la iglesia con su testimonio.

Como representantes de dos de las principales comuniones cristianas, hacemos un llamamiento a los gobiernos del mundo para actuar con decisión y conciencia, mediante la firma de un acuerdo ambicioso y esperanzador en París durante la Conferencia del Clima de las Naciones Unidas, COP21, a finales de este año. Esperamos y oramos para que este pacto contenga una meta clara y convincente a largo plazo, para trazar el rumbo de la descarbonización en los próximos años. Sólo de esta manera podemos reducir la desigualdad que fluye directamente desde la injusticia climática dentro y entre países.

El informe de The Lancet es una prueba más de que todos nosotros debemos actuar con generosidad y compasión por nuestros semejantes, actuemos sobre el cambio climático ahora. Esta es una responsabilidad moral compartida y requisito urgente. La sociedad civil, autoridades gubernamentales y líderes religiosos tienen la oportunidad de hacer la diferencia de una forma que llene nuestras diversas opiniones y nacionalidades.

*) Bartolomé, Arzobispo de Constantinopla-Nueva Roma y Patriarca Ecuménico, es el líder espiritual de la Iglesia Ortodoxa oriental.

**) Justin Welby, Arzobispo de Canterbury y Primado de la Iglesia de Inglaterra, es el líder espiritual de la Comunión Anglicana.

Presentan líderes interreligiosos la “Declaración de Lambeth sobre Cambio Climático 2015”

Advierten al liderazgo mundial que deben ponerse de acuerdo para reducir las emisiones y evitar que las temperaturas aumenten.

Líderes interreligiosos en el acceso a "Santa Margarita" en Westminster.

Líderes interreligiosos en el acceso a “Santa Margarita” en Westminster.

 

El antecedente de la Declaración de Lambeth fue firmada por líderes interreligiosos en 2009, antes de la cumbre climática en Copenhague, la COP15, con la directriz de Ilmo. Rowan Williams, antecesor de Su Gracia Justin Welby, Arzobispo de Canterbury.

(17/VI/15) Presentada hoy en el servicio devocional en Westminster, Londres, la Declaración de Lambeth 2015 está motivada para cabildear ante el planteamiento en el parlamento británico sobre las conversaciones de París en noviembre de este año conocidas como COP21.

Señalan que las temperaturas no deben crecer más allá de 2⁰C, rango ampliamente considerado como el umbral por encima del cual se considera que los impactos del cambio climático serían mucho más graves.

El cabildeo nacional de impacto mundial ha sido organizado por la Coalición del Clima, que tiene una base de apoyo de 100 organizaciones medio ambientales, organizaciones de beneficencia, sindicatos, expresiones de fe, comunidades y grupos de mujeres, que representan a más de 11 millones de personas en el Reino Unido.

En esta ocasión, los signatarios incluyen a representantes de los musulmanes Sikh y las comunidades judías, así como la Iglesia Católica Romana en Inglaterra y el país de Gales, la Conferencia Metodista, otras denominaciones y religiones.

El Ilmo. Nicholas Holtman, de la Comunión Anglicana, predicador en el servicio devocional dijo que la presentación de la Declaración de Lambeth 2015 se llevó a cabo “en vísperas de la Encíclica papal, que todos esperamos”.

Sume su firma en apoyo aquí www.pilgrimage2paris.org.uk

El texto de la Declaración de Lambeth 2015 se reproduce a continuación:

Lambeth 2015 declaración sobre cambio climático
Como líderes de comunidades de fe reconocemos la urgente necesidad de acción sobre el cambio climático. Desde la perspectiva de los distintos credos vemos la tierra como un regalo hermoso. Todos estamos llamados a cuidar la tierra y tenemos la responsabilidad de vivir de forma creativa y sustentable en un mundo de recursos finitos.

El cambio climático está afectando ya desproporcionadamente a los más pobres del mundo. Las exigencias de la justicia, así como de la creación requieren con urgencia que las Naciones del mundo limiten el aumento global de las temperaturas medias hasta un máximo de 2ºC, según lo acordado por las Naciones Unidas en Cancún. Tenemos la responsabilidad de actuar ahora, por nosotros, nuestros vecinos y por las generaciones futuras.

La magnitud del cambio necesario para hacer la transición a una economía baja en carbono es considerable y la tarea urgente. Tenemos que aplicar lo mejor de nuestros recursos intelectuales, económicos y políticos. La espiritualidad es un poderoso agente de cambio. La fe tiene un papel crucial en el cambio individual y colectivo.

Hacemos un llamamiento a nuestras comunidades de fe para:

• Reconocer la urgencia de las tareas involucradas en la transición a una economía baja en carbono.
• Desarrollar los recursos espirituales y teológicos que nos fortalecerán individualmente y juntos entre sí y las generaciones futuras, en nuestro cuidado de la tierra.
• Alentar y orar por quienes se dedican al esfuerzo intelectual, económico, político y espiritual para afrontar esta crisis.
• Trabajar con nuestras comunidades y pares en el Reino Unido e internacionalmente para mitigar los efectos del cambio climático en las comunidades más pobres y más vulnerables del mundo.
• Basarse en los ejemplos de acciones locales e internacionales para vivir y trabajar juntos de forma sostenible.
• Redoblar nuestros esfuerzos para reducir las emisiones que resultan de nuestras propias actividades institucionales e individuales.

Como representantes de una gran cantidad de personas de fe en todo el mundo instamos a nuestros gobiernos a utilizar su influencia para lograr un compromiso jurídicamente vinculante en las negociaciones internacionales de cambio climático en París y más allá con el programa continuo. A través de nuestras diversas tradiciones oramos por el éxito de las negociaciones.

Pedimos con humildad, con una determinación amenizada por nuestra fe y con la conciencia de la necesidad de valentía, justicia y esperanza. Nos enfrentamos a un reto enorme. Pero confiamos en que los cambios necesarios se pueden hacer – por el bien de todos los que compartimos este mundo hoy – y quienes lo compartirán mañana”.

Declaración de Lambeth por el Cambio Climático 2015, firmada por líderes interreligiosos del mundo.

Declaración de Lambeth por el Cambio Climático 2015, firmada por líderes interreligiosos del mundo.

Mensaje de la Obispa Primada de EEUU por el Día Mundial de las personas transterradas 2015

(17/VI/15) “Demasiado a menudo el mundo quiere cerrar sus fronteras desde el tablero hasta la puerta y ahogar los gritos de los hambrientos y desamparados” dijo la Ilma. Katharine Jefferts Schori, Obispa Presidente y Primada de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU) en su mensaje por el Día Mundial de los Refugiados 2015 (personas transterradas). “Somos guardianes de nuestros hermanos y hermanas y cuando reflexionamos, recordamos que nuestro bienestar depende de la seguridad de los demás”.

El Día Mundial de las personas transterradas es el 20 de junio, y en su mensaje, la Obispa Primada informa de los esfuerzos de reasentamiento de los Ministerios Episcopales de Migración.

Foto (Archivo ENS): Ilma. Katharine Jeffers Schori, Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU) con el Ilmo. Desmond Tutu, Arzobispo Anglicano, Emérito de Ciudad del Cabo y Premio Nobel de la Paz 1984.

Foto (Archivo ENS): Ilma. Katharine Jeffers Schori, Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU) con el Ilmo. Desmond Tutu, Arzobispo Anglicano, Emérito de Ciudad del Cabo y Premio Nobel de la Paz 1984.

 

 

El siguiente es mensaje de la Obispa Presidente Jefferts Schori.

Día Mundial de las personas transterradas 2015

Durante milenios los seres humanos han salido de su hogar debido a conflictos, desastres y opresión. Abraham y Sarah comenzaron como los migrantes y sus descendientes se convirtieron en refugiados:

“Un arameo errante fue mi antepasado; él descendió a Egipto y vivió allí como un extranjero, pocos en número… Cuando los egipcios nos trataron duramente y nos afligieron… el Señor nos sacó de Egipto… en este lugar y nos dio esta tierra… donde fluye leche y miel”. [1]

Sus descendientes se convirtieron en una bendición para Egipto, hasta que se hallaron oprimidos y huyeron para salvar sus vidas. Como un niño, Jesús y su familia fueron refugiados en otra dirección, huyendo de la violencia de la dominación romana en la tierra de Israel y buscando refugio en Egipto. [2]

Hoy en día solicitan asilo más refugiados y personas desplazadas internamente, que en cualquier momento desde el final de la II Guerra Mundial. Más de 51 millones de personas alrededor del mundo viven en la incertidumbre, el temor y peligro de muerte. Como descendientes de los arameos, cuyos antepasados huyeron de la esclavitud en Egipto, estamos encargados de cuidar al peregrino que vaga. Amar al prójimo como a nosotros mismos es fundamental para nuestra vida de fe.

Demasiado a menudo el mundo quiere cerrar sus fronteras, desde el tablero hasta la puerta y ahogar los gritos de los hambrientos y desamparados. Somos guardianes de nuestros hermanos y hermanas, y cuando reflexionamos, recordamos que nuestro bienestar depende de la seguridad de los demás. Si algunos viven en la miseria y la inseguridad, generalmente resultará la violencia. Sólo tenemos que mirar alrededor de nosotros y reconocer que la violencia viene a menudo a quienes supuestamente viven en seguridad, a partir de aquellos que carecen de cualquier recurso. Si queremos paz, debemos atender a quienes huyen de la violencia –y orar por los autores de la violencia. Estamos hechos a imagen de Dios y fuimos creados para vivir en paz.

Cómo nos marca el día mundial del refugiado, considere cómo asumir conciencia e involucrarse:

  • Aprender acerca de las actuales migraciones a gran escala – de África al Mediterráneo; de partes del sureste de Asia; del conflictivo Oriente Medio; desde Burundi a las naciones circundantes; los refugiados por los conflictos entre pandillas en América Latina; y en tantos otros lugares de conflicto, desastre y discriminación.
  • Ore por quienes viven en los campamentos de refugiados, centros de detención y el limbo de la inmigración.
  • Busque maneras de involucrarse personalmente y a través de su comunidad de fe.
  • Participe en la labor Episcopal/Anglicana de Ministerios de Migración*, celebrando los 75 años de ayuda para reasentar refugiados en EEUU. Contribuya con compromiso personal, financiero y de defensa. El año pasado Ministerios Episcopales de Migración restableció a más de 5 mil personas de 32 países diferentes.
  • Conviértase en defensa de migrantes, que luchan por ser escuchados, que suelen ser invisibles o marginados. Únase a otros para abogar por políticas de inmigración y asilo que buscan justicia para todos los desplazados.
  • Trabaje por la paz en su propio vecindario y en todo el mundo en relaciones que abarcan las diferencias –aquí puede sustentar iniciativas de consolidación de la paz en otros lugares.

Las personas transterradas se convierten en fuertes miembros de las comunidades locales y una bendición para sus vecinos. ¿Usted será también una bendición para ellos, buscará su igual dignidad y responderá a sus necesidades con compasión?

Ilustrísima Katharine Jefferts Schori, Obispa Presidente y Primada de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU).

[1] Cfr. Deuteronomio 26:5-9

[2] Mateo 2:13-15

*) Ministerios Episcopales de Migración es el programa de reasentamiento de personas transterradas de la Sociedad Misionera para Extranjeros y Domésticos. Cada año la sociedad trabaja en colaboración con su red de afiliados, junto con las diferentes diócesis, comunidades religiosas y voluntarios, para dar la bienvenida a las personas transterradas de las zonas de conflicto en todo el mundo.

Piden líderes interreligiosos medidas por justicia climática

Ayuno y oración del Arzobispo Justin Welby y otros líderes religiosos por el éxito de la Cumbre Climática de las Naciones Unidas en París COP21.

Los arzobispos de Canterbury (izquierda) y York (derecha) han firmado la declaración Lambeth sobre el cambio climático.

Los arzobispos de Canterbury (izquierda) y York (derecha) han firmado la declaración “Lambeth” sobre cambio climático.

El Ilmo. Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery, se ha unido con líderes religiosos en Gran Bretaña, comprometiéndose para ayunar y orar por el éxito de las negociaciones internacionales sobre el cambio climático, en una nueva declaración sobre el “enorme desafío” que enfrenta el mundo sobre el calentamiento global.

El Arzobispo Justin Welby y representantes de las principales religiones, dijeron que el cambio climático ya ha golpeado a los más pobres del mundo y urgentemente se necesita proteger a las generaciones futuras.

En la declaración Lambeth, que será lanzada mañana, los firmantes llaman a las comunidades de fe para reconocer la urgente necesidad hacer la transición a una economía baja en carbono.

La llamada viene antes de las negociaciones internacionales sobre el cambio climático en París este mes de diciembre, donde los negociadores de más de 190 naciones se reunirán para discutir un nuevo acuerdo global sobre el cambio climático, para limitar las emisiones de GEI el año 2020 cuando se agoten los compromisos actuales.

La declaración, firmada por los arzobispos de Cantórbery y York, junto con otros líderes de fe en el Reino Unido, advierte que los líderes mundiales deben ponerse de acuerdo para reducir las emisiones y evitar que las temperaturas promedio aumenten más de dos grados, considerado como el umbral por encima del cual se considera que los impactos del cambio climático serán más graves.

La declaración original fue presentada por el Revdmo. Rowan Williams, y firmada por líderes religiosos en 2009, antes de la Cumbre Climática en Copenhague.

La declaración será lanzada este miércoles 17 de junio, por el Revdmo. Nicholas Holtam, Obispo Anglicano de la Diócesis de Salisbury, en el servicio ecuménico en Westminster, Londres, con motivo de la recepción nacional del Parlamento sobre las conversaciones de París.

Los signatarios incluyen a representantes de los Musulmanes, Sikh y las comunidades Judías, así como la Iglesia Católica-Romana en Inglaterra y el país de Gales; la Conferencia Metodista, así como otras denominaciones y religiones.

Se espera que cientos de personas firmen la declaración mientras llegan las rondas en un verano de peregrinaciones.

Manifestación ecuménica e interreligiosa por la justicia climática: Operación Noé

(16/VI/15) Partidarios de Operación Noé se reunirán el 17 de junio del presente, a las 11:45 fuera del Centro Emmanuel en Marsham Street, y en la parroquia de Santa Margarita, en Parliament Square; dos sedes donde se realizarán devociones ecuménicas que iniciarán a las 12Hs., en Londres Inglaterra.

De las 13 a las 16Hs. se formará una línea alrededor del Parlamento, que se extenderá a Millbank y puente de Lambeth.

Entre las 14 y las 16Hs. habrá una instalación de arte interactivo e interreligioso en el Parque del Arzobispo a través del puente de Lambeth. A las 16:30Hs., habrá una reunión final en Millbank fuera del Parlamento, con ponentes inspiradores y se invitará al nuevo gobierno para que dé respuesta a la multitud.

Operación Noé es una organización ecuménica de enfoque e inspiración cristiana, en respuesta a la amenaza creciente y catastrófica del cambio climático: Motivada por la fe. Informada por la ciencia. Inspirada por la esperanza.

Sitio web: http://operationnoah.org/

Mensaje conjunto del liderazgo Episcopal/Anglicano y Luterano para Obama y Harper: “los derechos indígenas y la justicia climática están profundamente interrelacionados”

“La sabiduría de los pueblos indígenas es fundamental para abordar la crisis ambiental”

Foto (IAC): Ilmo. Fred Hiltz, Primado de Iglesia Anglicana de Canadá; Ilma. Susan Johnson, Obispa Nacional de la Iglesia Evangélica Luterana en Canadá; Ilma. Elizabeth Eaton, Obispa Presidente de Iglesia Evangélica Luterana en América e Ilma. Katharine Jefferts Schori, Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU).

(ENS 12/VI/15) La Ilma. Katharine Jefferts Schori, Obispa Presidente de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU), se ha asociado con el liderazgo Episcopal/Anglicano-Luterano de Canadá y EEUU en una carta al Presidente de Estados Unidos Barack Obama y al Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper, sobre la revisión y el futuro del Tratado de Río Columbia, llaman la atención sobre su impacto en los pueblos indígenas y residentes regionales, así como las implicaciones del cambio climático para este ecosistema sensible, apoya a las pesquerías y los servicios ambientales.

La Obispa Presidente Jefferts Schori se unió con Elizabeth Eaton, Obispa Presidente de Iglesia Evangélica Luterana en América; el Ilmo. Fred Hiltz, Primado de Iglesia Anglicana de Canadá; y la Obispa Susan Johnson, Obispa Nacional de la Iglesia Evangélica Luterana en Canadá.

Aquí la carta al Presidente y al primer ministro:

Presidente Barack Obama y Primer Ministro Stephen Harper

(11/VI/15) Escribimos para sumar nuestra voz a quienes piden una revisión del Tratado del Río Columbia a fin de respetar los derechos, dignidad y tradiciones de las tribus de la cuenca del Columbia y las naciones originarias, incluyendo que en la implementación y administración del Tratado se incluya el funcionamiento saludable de los ecosistemas como un propósito del Tratado.

El 23 de septiembre de 2014, se recibió la declaración sobre la ética y la modernización del Tratado del Río Columbia y la Carta Pastoral del Río Columbia en la que se basa la declaración. La declaración establece ocho principios valiosos para considerar en la revisión del Tratado del Río Columbia.

Como se indicó en la declaración, el Tratado original sólo incluía control de inundaciones y la generación de energía hidroeléctrica como propósitos de la gestión internacional del Río Columbia. Nos encontramos en un momento crítico en la historia con respecto a la renovación de las relaciones entre pueblos indígenas y no indígenas y la dirección del cambio climático. De hecho, los derechos indígenas y la justicia climática están profundamente interrelacionados. El derecho al libre, previo e informado consentimiento está consagrado en la declaración de las Naciones Unidas de los derechos de los pueblos indígenas. La sabiduría de los pueblos indígenas es fundamental para abordar la crisis ambiental.

Escuchamos el llamado de Dios para trabajar por la justicia y profundizar nuestra práctica de vida como su pueblo en este momento. En esta época de cambio climático, que los Estados Unidos y Canadá trabajen juntos para promover la gestión de aguas compartidas, sería un signo de esperanza para un ambiente más sano y un mundo más justo.

Por favor sigan adelante con las negociaciones para revisar el Tratado del Río Columbia y así proporcionar un respetuoso, justo y sostenible modelo para la administración de estas aguas vitales.

Sinceramente,

Obispa Elizabeth Eaton; Obispa Presidente, Iglesia Evangélica Luterana en América.

Ilmo. Fred Hiltz; Obispo Primado, Iglesia Anglicana de Canadá

Ilma. Katharine Jefferts Schori; Obispa Presidente y Primada, Igleisa Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU).

Obispa Susan Johnson; Obispa Nacional, Iglesia Evángelica Luterana en Canadá