Microfinanciamiento a través de “Cinco Talentos”

Los estragos de la pobreza y la enfermedad siguen atrapando y condenando a millones de familias alrededor del mundo a una vida de desesperanza y desesperación. Sin embargo, a través de su trabajo con la Comunión Anglicana, Cinco Talentos devuelve la esperanza y da dignidad a los pobres, mediante programas innovadores de ahorro, crédito y la enseñanza de principios cristianos”. Revdmo. Rowan Williams, Anterior Arzobispo de Cantórbery, patrono de Cinco Talentos.

Cinco Talentos “nació” en la reunión de obispos de la Comunión Anglicana, la Conferencia de Lambeth de 1998, surgió como un medio práctico de lucha contra la pobreza (resolución V.2.f). Inspirada en la parábola de los cinco talentos (Mateo 25), intentan enseñar, modelar y facilitar la buena administración de las comunidades donde trabajan. Han financiado programas de microfinanzas en doce países, beneficiando a más de 68 mil personas directamente y 410 mil indirectamente.

Las oficinas en Estados Unidos (EEUU) y en el Reino Unido apoyan y trabajan estrechamente con y para socios locales. La oficina del Reino Unido tiene particular supervisión y relación con socios en Kenia, Uganda y Tanzania.

Siempre trabajan con la iglesia local, que está involucrada con los socios locales en diferentes niveles. La Iglesia es a menudo la organización confiable primaria en muchas comunidades marginadas. Los líderes de las microfinanzas en cada país están comprometidos con la ética cristiana y los principios de la organización.

Una buena ilustración de microfinanzas basadas en el crédito es la historia de Mama Bahati, vendedora de plátano en Tanzania. Por las mañanas compraba su mercancía a crédito en condiciones duras, porque no había ningún respaldo suyo de capital sin alternativa de préstamo. Ella vende los plátanos durante el día y cuando devolvía el préstamo en la tarde, apenas tenía suficiente ganancia para alimentar a su familia. Conmovido por esta situación de servidumbre por deuda, el Ilmo. Mtetemela, Arzobispo de Tanzania, preguntó cómo podía ayudarla. Mamá Bahati respondió que un pequeño préstamo de alrededor de £5 (poco más de 6 US. Dlls.) por unos días, le permitiría comprar plátanos a granel directamente al mayorista. El Arzobispo le prestó el dinero y al final del término, ella fue capaz de aumentar su margen de beneficio, suficiente para pagar el préstamo, alimentar a su familia y ahorrar un poco.

Clientes como Mama Bahati también reciben formación empresarial y apoyo a medida que avanzan de pequeños préstamos iniciales hasta tomar préstamos un poco más grandes, con los que pueden ampliar sus pequeñas empresas. Los préstamos recuperados luego se prestan a otra persona, por lo que la misma suma de dinero puede ayudar a varias personas. La pequeña cantidad de intereses pagados por los préstamos ayuda a cubrir los costos operativos del préstamo proporcionando formación empresarial, asesoría y asegurándose de que los clientes son capaces de pagar a tiempo. Generalmente más del 95% de los beneficiarios pagan en su totalidad.

La gran diferencia con las microfinanzas es que el capital de préstamo proviene de las propias comunidades. Hombres y mujeres se forman en grupos de ahorro (a menudo llamados grupos de confianza porque el elemento de confianza es muy importante dentro de los grupos) y empiezan a ahorrar pequeñas cantidades cada semana o mes hasta que el grupo ha construido un fondo comunal. De este fondo, los miembros del grupo pueden hacer préstamos entre sí. Establecer tasas de interés propias y repartir utilidades, o mantenerlas para comprar activos que beneficiarán a todo el grupo. Es el dinero del grupo, que circula como préstamos, con un fuerte interés en el apoyo de nuevas empresas y los anima para asistir a sesiones de capacitación para invertir con prudencia.

Este modelo permite a la comunidad a crear sus propios sistemas financieros, con el apoyo de personal experto que se emplea para facilitar y capacitar a los grupos y asegurarse de que las finanzas se manejan correctamente. Esto significa que el dinero se lleva en circulación productivamente en la comunidad, de lo contrario se mantendría debajo del colchón. En este modelo, las donaciones contribuyen al establecimiento y fortalecimiento de la capacidad de los grupos y cubren los costos de mantenimiento del negocio y la alfabetización financiera.

Es asombroso cuánto dinero puede ser movilizado a través de estos grupos. En Thika, miembros de Kenya 4,464 del programa de ahorro dirigido, reunieron a alrededor de medio millón de libras a finales de 2012, y este dinero ha circulado a través de la comunidad en préstamos pequeños e incrementando dos veces el mismo fondo.

Microfinanzas no es creer en los pobres, sus talentos y su potencial. Es una inversión en algo sostenible, empoderándolos y aportándoles dignidad. Las microfinanzas realmente funcionan cuando es integrado por socios locales, cuya misión es luchar contra la pobreza al proporcionar productos financieros adecuados, aunados a la capacitación empresarial adecuada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s