Movilización de Anglicanos en Budapest ayuda a refugiados

(07/IX/15) El Revdmo. David Hamid comparte que recibió un informe del Venerable Revdo. Dr. Frank Hegedűs, sacerdote encargado de Santa Margarita, en Budapest y Arcediano del Oriente de Europa. Consideró que “es una conmovedora historia de otra de nuestras parroquias diocesanas en la movilización de Europa para ayudar a los refugiados”.

Emocionados por la situación de miles de refugiados atravesando Hungría, miembros de la Iglesia Anglicana Episcopal de Santa Margarita, en Budapest, Hungría – junto con muchos amigos de la parroquia- se reunieron el sábado 5/IX/15, para preparar paquetes de ayuda para distribuirlos entre los refugiados en la estación internacional del tren de Keleti. “Hubo unos veinticinco o treinta de nosotros en todo” informó el padre Frank. “Todo el mundo estaba entusiasta y con ganas de ayudar”.

Un pequeño grupo de voluntarios de Santa Margarita trabajando duro (Foto: Eurobishop).

Un pequeño grupo de voluntarios de Santa Margarita trabajando duro (Foto: Eurobishop).

Después de orar juntos y viajar a las tiendas locales, los voluntarios reunieron aproximadamente ciento treinta paquetes o bolsas, con fruta, barras nutritivas, agua, artículos de tocador y artículos de higiene, entre muchas otras cosas. “Pensamos que cosas tan simples pueden ser una gran diferencia en el corto plazo” agregó el padre Frank, “aunque también sabíamos que tendrá que realizarse más durante los próximos días y semanas”.

Un miembro de Santa Margarita con extensas huertas en Hungría occidental también donó cuatrocientos kilos de la cosecha de manzanas del otoño para este esfuerzo. “Estoy contento de ayudar” señaló el dueño y miembro del Consejo de Santa Margarita, Arthur Reynolds. Cuando los paquetes de ayuda estuvieron preparados y listos para salir, el equipo entonces se dirigió a la estación de Keleti, a poca distancia de la iglesia, para distribuir los elementos.

Keleti no es diferente a cualquier estación de trenes en Europa -siempre animado. En esta ocasión, la plaza frente a la estación, así como el nivel de transporte subterráneo moderno – estaba lleno de refugiados que llegan principalmente de Siria pero también de Afganistán y otras tierras.

Niños refugiados con el padre Frank se entretienen en la estación. (Foto: Eurobishop).

Niños refugiados con el padre Frank se entretienen en la estación. (Foto: Eurobishop).

Los refugiados aparecieron bien vestidos y peinados, aunque también obviamente agotados por su viaje. Varios informaron ser cristianos. La barrera del idioma era tristemente formidable, pero no había absolutamente ninguna señal de violencia o alteración en cualquier parte. La presencia policial era mínima y respetuosa. El equipo de Santa Margarita dirigido principalmente por los muchos grupos familiares en la distribución de paquetes. Las familias de los niños y jóvenes estaban por todas partes.

El equipo de voluntarios de Santa Margarita no estaba solo en sus esfuerzos. “El masivo derramamiento de generosidad por parte de los húngaros fue maravilloso a la vista” Dijo Julia Lengyel de Santa Margarita y el padre Frank estuvo de acuerdo. “Esta parte de la historia ha sido desestimada en los medios de comunicación. En algunas zonas de la estación había casi tantos voluntarios locales como refugiados”.

Hay muchas obras de caridad que harán su mejor esfuerzo para ayudar a los refugiados ahora y en los próximos días. De hecho, a veces parece que después de que un tema ha dejado las primeras planas, la necesidad se hace mayor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s