Mensaje de Obispo Anglicano ante Sínodo sobre la Familia

El Rvdmo. Tim Thornton, Obispo de Truro, dialoga con Francisco junto al Revdo. Tim McQuiban, delegado fraterno y ministro Metodista en Roma (Foto: L'Osservatore Romano).

El Revdmo. Tim Thornton, Obispo de Truro, dialoga con Francisco de Roma (Foto: L’Osservatore Romano).

(23/X/15) La intervención del Revdmo. Timothy Thornton, delegado Anglicano a la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, el 16 de octubre de 2015, se transcribe a continuación.

Muy Santo Padre, hermanos y hermanas en Cristo:

Traigo saludos del Arzobispo de Cantórbery, que está orando por usted y por nosotros. Les pide que lo recuerden a él y la reunión de los Primados de la Comunión Anglicana a la que ha convocado en enero de 2016. Le llevaré un pequeño regalo de este Sínodo de los obispos y la sugerencia de que cada participante sólo hable una vez y no más de tres minutos. Creo que él podrá apreciar este regalo.

El Arzobispo Justin quería decir que la Comunión Anglicana considera la familia como fundamental en nuestra sociedad, y que no ha cambiado su comprensión del matrimonio tradicional. Dentro de la Comunión Anglicana compartimos las mismas cuestiones y muchas de las conversaciones y las intervenciones que he escuchado aquí son idénticas o similares a las conversaciones con mis compañeros obispos dentro de la Comunión. Utilizo la palabra cuestiones no problemas, no sólo por un eufemismo inglés e ironía, sino porque, como se ha dicho por muchos de los padres sinodales, la primera parte del Instrumentum Laboris se centra demasiado en los aspectos negativos de la vida familiar. Hay mucha alegría en las familias y la vida familiar y mucho que celebrar. A nivel personal, mi hija anunció su compromiso mientras que he estado aquí, perdónenme si no he estado dando a cada intervención mi completa atención, no es el resultado del Sínodo, sino que mi mente ha estado en cómo le haremos.

Es un ejemplo de lo que quiero decir, un punto que no ha sido considerado en todas las palabras que hemos escuchado. Una parte clave de las familias es que cambian. Cuando usted tiene el privilegio de ser parte de una familia en su viaje como pastor que está viendo una instantánea, un momento que tiene una historia y un futuro. Vemos de un vistazo y no siempre entendemos, ni hay qué dar en el privilegio de estar con la familia a lo largo de su viaje.

Todas las familias cambian. Cuando una pareja anuncia su compromiso está ya mirando al futuro con esperanza, alegría y preocupación. Cuando una pareja se casa están llenos de planes sobre el futuro. Cuando un bebé nace, los padres disfrutan del momento, pero inmediatamente preguntan y miran hacia el futuro. No queremos que el bebé se quede como un bebé, sería muy extraño. Esperamos y oramos para que crezca, se desarrolle y madure.

El cambio es una parte esencial de la fe cristiana. Está en el corazón de quiénes somos y qué creemos. Sólo mire a su alrededor en esta sala y verá todo el cambio que tiene lugar todo el tiempo. Cada día estamos llamados a ser convertidos a Cristo, dar vuelta lejos del pecado y acercándonos a Dios. Cada día nos abrimos a la posibilidad de transformación. Es por ello que todos los cristianos están llenos de alegría y esperanza cada día. Me emocioné cuando leí Evangelli Gaudium, la Alegría del Evangelio. Eso es lo que todos tenemos que poner ante la gente. Lamento decir que el mayor problema que enfrenta mi denominación es que nosotros, como cristianos, parecemos irrelevantes a muchas personas. Aparecemos embotados, aburridos y carentes de cualquier sentido de alegría o esperanza.

Santo Padre, hermanos y hermanas en Cristo, yo no soy profeta pero les digo que este Sínodo terminará. Va a terminar y cuando suceda todos seremos mayores que cuando llegamos. Nos habrán cambiado. ¿Cómo nos habrá cambiado y qué tan abierta será la conversión diaria que es crucial si queremos estar al lado de las familias, cambiar, crecer y madurar? San Pablo nos llama en Efesios (4) a ser discípulos cristianos maduros. Yo añadiría alegrar al mundo. Si estamos alegres, maduros discípulos cristianos no tendrán miedo o más preocupaciones por los cambios que están sucediendo a cada uno de nosotros, así como a las familias alrededor del mundo.

(Tinta Anglicana)

Revdmo. Tim Thornton, Obispo de la Diócesis de Truro, Anglicano delegado fraterno al Sínodo sobre la Familia.

Revdmo. Tim Thornton, Obispo de la Diócesis de Truro, Anglicano delegado fraterno al Sínodo sobre la Familia.

Pascua del Padre Victorino en Veracruz

A todas nuestras hermanas y hermanos en Cristo nuestro Señor y Salvador.

Con mucho pesar compartimos el deceso de nuestro hermano en el ministerio Presbítero Victorino Lucas Martínez, quien falleció el día 20 de octubre del año en curso en su pueblo natal de Santa Teresa, Barrio Pacheco, Veracruz.

Con una celebración Eucarística de cuerpo presente fueron despedidos los restos del Presbítero Victorino Lucas. La celebración fue presidida por el Reverendísimo Benito Juárez Martínez, acompañado de los Presbíteros Senobio Lorenzo Jorge e Isaías Ortiz Villagran.

También estuvieron presentes delegaciones de las diferentes congregaciones donde el Presbítero Lucas Martínez sirvió durante sus años de Ministerio.

A la Familia Lucas Martínez, nuestras condolencias por el deceso del Presbítero Victorino y nuestras oraciones porque nuestro Padre Dios les llene de fortaleza para continuar el peregrinaje en esta vida.

Revdmo. Benito Juárez Martínez, Obispo de la Diócesis del Sureste de México.

Aportes de las Religiones a la No Discriminación en la Universidad del Claustro de Sor Juana: Conapred

Aspecto de la mesa redonda Aportes de las Religiones a la No Discriminación en la Universidad del Claustro de Sor Juana, organizada por el Conapred. (Foto: Iglesias por la Paz).

Aspecto de la mesa redonda Aportes de las Religiones a la No Discriminación en la Universidad del Claustro de Sor Juana, organizada por el Conapred. (Foto: Iglesias por la Paz).

 

(21/X/15) La Iglesia Anglicana de México (IAM), Tribuna Israelita, Casa Tíbet de México, la Iglesia Bautista y la comunidad Musulmana de México participaron en la mesa organizada por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), durante la semana de la Inclusión que realiza la Universidad del Claustro de Sor Juana.

Con la bendición y los parabienes del Ilmo. Francisco Moreno, Obispo Primado de la IAM, el Revdo. Arturo Carrasco-Gómez mostró una selección fotográfica enfatizando la marca de la misión que indica la promoción de la dignidad humana como eje común a las diferentes tradiciones participantes, presentando al laureado Obispo Desmond Tutu, dio paso a las relaciones ecuménicas e interreligiosas que encabeza el Ilmo. Justin Welby, así como diferentes ministerios de alivio a las necesidades del mundo a través de diferentes comunidades Anglicanas.

Ignacio Cuevas de Asuntos Religiosos del Conapred moderó la mesa y asignó el orden de las participaciones por consenso espontáneo entre los invitados.

En su oportunidad, diversos servicios que realiza la IAM a favor de los grupos vulnerables y que son suministrados por diferentes congregaciones de las diócesis, fueron presentados por el Revdo. Carrasco, retomando información sobre la nota Erradicando la Pobreza publicada en este mismo sitio el Día Internacional para Erradicar la Pobreza (Clik aquí para verla)

Jóvenes universitarios e invitados apreciaron la selección fotográfica sobre el panorama mundial y nacional de las actividades que realiza la Comunión Anglicana a partir de las cinco marcas de la Misión, las cuales proyectó y comentó el Director de Comunicación de la IAM.

Las personas participantes en la mesa indicaron alguna discriminación de la que han sido objeto por razón de su convicción espiritual, mientras que la participación del Islam se deslindó de los hechos violentos en Medio Oriente.

Aspecto de la mesa redonda Aportes de las Religiones a la No Discriminación en la Universidad del Claustro de Sor Juana, organizada por el Conapred. (Foto: Revdo. P. Aurelio Ramírez).

Aspecto de la mesa redonda Aportes de las Religiones a la No Discriminación en la Universidad del Claustro de Sor Juana, organizada por el Conapred. (Foto: Revdo. P. Aurelio Ramírez).

Obispo Anglicano en el Sínodo sobre la Familia en Roma

Está claro que hay “grandes diferencias” en el sínodo: Rvdmo. Tim Thornton Obispo de la Diócesis de Truro.

(16/X/15) El Obispo Tim dijo que el proceso aún no está claro o fácil para muchos y reflexionó sobre las dificultades de mantener unido un cuerpo con autoridad universal cuando había tantas expresiones locales relativas a circunstancias locales muy diferentes.

Mientras que el Obispo Tim se ha unido a los debates sobre de divorcio y la homosexualidad, ha sabido tener en un par de minutos con Francisco de Roma.

El Rvdmo. Tim Thornton, Obispo de Truro, dialoga con Francisco junto al Revdo. Tim McQuiban, delegado fraterno y ministro Metodista en Roma (Foto: L'Osservatore Romano).

El Rvdmo. Tim Thornton, Obispo de Truro, dialoga con Francisco junto al Revdo. Tim McQuiban, delegado fraterno y ministro Metodista en Roma (Foto: L’Osservatore Romano).

 

El Obispo Anglicano representa al Ilmo. Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery, como delegado fraterno en el sínodo que reúne a cientos de obispos de todo el mundo, quienes discuten diversos temas relacionados con la familia.

Junto con los demás asistentes, el Obispo Tim, Presidente de la Asociación Intereclesial de Familias, tuvo la oportunidad de hablar durante tres minutos en el encuentro principal, así como participar en los talleres de grupos pequeños y en la 11ª rueda de prensa.

El Obispo Thornton, señaló en la rueda de prensa la importancia de formar buenas familias y preguntó “¿Cómo podemos animar a cada persona para ser un discípulo de Jesucristo? Es el enfoque que me parece tiene que ser. Intentamos conseguir de cada individuo comprenda lo que significa ser un discípulo, luego configurar su vida familiar, por lo que considero que sería la forma correcta y la meta”.

Thornton dijo que pensaba que uno de los grandes problemas con los delegados del Sínodo es la tensión entre lo local y lo universal. Algunos problemas pueden tratarse mucho mejor en el nivel local, hay por lo tanto, una tensión en cuánto a subsidiariedad y en cuánto al marco universal que se necesita.

Dijo que la Comunión Anglicana conserva la comprensión tradicional del matrimonio y agregó que no había ninguna línea limpia entre lo doctrinal y lo pastoral, puesto que ambos necesitan ser vistos en un marco teológico más amplio. También dijo que es lamentable que el Instrumentum Laboris no contenga más del contexto histórico del matrimonio, porque el matrimonio no ha estado siempre en el dominio de la iglesia, llegó mucho más tarde, cuando la gente casada vino a la iglesia por una bendición.

El Metropolita Stephanos de Tallin, Primado de la Iglesia Ortodoxa Apostólica de Estonia; el Revdo. Federico Lombardi, Vocero del Vaticano y el Revdmo. Tim Thornton, Obispo Anglicano de la Diócesis de Truro, durante la 11ª rueda de prensa del Sínodo sobre la Familia, de la Iglesia Católico Romana. (Foto: Agencia Católica de Noticias).

El Metropolita Stephanos de Tallin, Primado de la Iglesia Ortodoxa Apostólica de Estonia; el Revdo. Federico Lombardi, Vocero del Vaticano y el Revdmo. Tim Thornton, Obispo Anglicano de la Diócesis de Truro, durante la 11ª rueda de prensa del Sínodo sobre la Familia, de la Iglesia Católico Romana. (Foto: Agencia Católica de Noticias).

En las intervenciones se presentaron una serie de temas. Incluyendo la procreación y anticoncepción; los cambios realizados Francisco de Roma en el proceso de anulación; la violencia, el incesto y el abuso sexual en las familias y el “martirio del silencio”; el cuidado de los ancianos y su valor en la sociedad; la formación de los padres porque forma a las generaciones futuras, y cómo las grandes corporaciones y asuntos económicos presionan a los padres a trabajar largas jornadas que afectan la vida familiar.

El Obispo de Truro añadió que le hubiera gustado ver que se hablara de más cuestiones importantes -como la migración y la pobreza-, agregó que las preguntas acerca del divorcio y un nuevo matrimonio parecen ser el foco.

Antes de asistir, el Obispo Tim señaló “Voy a ser uno de unos diez delegados fraternos de las principales denominaciones y tradiciones cristianas. Voy a estar escuchando las contribuciones que por supuesto, varían enormemente. Algunos serán muy a favor de los cambios sugeridos y el sentido de la marcha. Algunos estarán dispuestos a mantener lo que consideran la enseñanza tradicional.

“Va a ser fascinante observar cómo funciona la reunión y en todo caso, lo que sucede en público y lo que sucede detrás del escenario. Tengo muchas ganas de estar ahí y comparar lo que sé y la experiencia del proceso de toma de decisiones en la Iglesia de Inglaterra con lo que sucede en Roma”.

Y agregó: “Voy a estar intrigado por saber si todos podemos entendernos a nosotros mismos en relación de uno al otro y cada uno de nosotros los miembros de la familia humana”.

(Diócesis de Truro/Radio Vaticana)

Soltar el filioque del Credo de Nicea: Anglicanos

 

El Obispo Geoffrey Rowell; Bishoy Metropolitano de la Iglesia Ortodoxa Copta de Alejandría en Egipto y Gregory Cameron (Foto: Diócesis de San Asaph).

El Obispo Geoffrey Rowell; Bishoy Metropolitano de la Iglesia Ortodoxa Copta de Alejandría en Egipto y Gregory Cameron (Foto: Diócesis de San Asaph).

En la reunión de la Comisión Internacional Anglicana-Ortodoxo Oriental en Hawarden, Gales, el acuerdo en a cerca de la cláusula del filioque del credo de Nicea ha movido las dos familias de iglesias “un paso más cerca”, dijo un obispo ortodoxo principal.

“Nosotros, hemos visto (la cláusula) como una adición al credo” dijo el Revdmo. Angaelos, Obispo General de la Iglesia Ortodoxa Copta en el Reino Unido. “Uno de los fundadores de nuestra iglesia, San Atanasio, fue instrumental en la formulación. Como una iglesia que ha sido perseguida la mayor parte de su existencia, nuestra fe es excepcionalmente importante.

“La importancia (del acuerdo) es que estamos un paso más cerca como podamos. Hay cosas que no vamos a ser capaces de acordar pero no debemos dejar de resolver las cosas en las que nosotros podemos estar de acuerdo”.

El desacuerdo de siglos de antigüedad se centra en las palabras “y del hijo” que se agregaron el Credo Niceno por Carlomagno para contrarrestar la herejía Arriana donde Cristo era un miembro menor de la Trinidad.

“Los Anglicanos proclaman la fe de la iglesia en las palabras del Credo de Nicea, como lo hacen los cristianos alrededor del mundo y dentro de las generaciones de cristianos que se han ido antes que nosotros desde el siglo IV” el Canon del Revd John Gibaut, director de unidad, fe y orden a la comunión anglicana, dijo.

“Mientras que se llama ‘Credo’ desde el Concilio de Nicea en 325 AD, es realmente el producto de dos concilios sucesivos, el Concilio de Nicea y el Concilio de Constantinopla celebrado en 381 D.C.; teólogos e historiadores se refieren más precisamente a él como el Credo Niceno-Constantinopolitano”.

“Hay, sin embargo, una significativa diferencia de forma de los cristianos occidentales, como los Anglicanos, Católico-Romanos y Protestantes; y los cristianos del este, incluyendo los Ortodoxos del este y Ortodoxos Orientales al proclamar el Credo Niceno, y esto es en lo que decimos acerca del Espíritu Santo.

“El credo que fue redactado en 325 y 381: creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del padre, que con el padre y el hijo recibe una misma adoración y gloria…

“En el período medieval temprano en el oeste latino, se hizo una adición pequeña pero importante: creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del padre y del hijo, que con el padre y el hijo recibe una misma adoración y gloria…

“Conocido como la cláusula del ‘filioque’ del latín que significa ‘y el hijo’, estas palabras nunca fueron añadidas por un Concilio. Originalmente fueron introducidos en Occidente a finales del siglo VI por los teólogos para fortalecer la proclamación en el Credo la divinidad del Hijo, y sólo siglos más tarde fue ordenado para ser insertado en el Credo por el emperador Carlo Magno y se extendió en la iglesia occidental, incluyendo la Inglaterra medieval, donde pasó a la herencia de la Iglesia de Inglaterra y de la Comunión Anglicana.

El Canónigo Gibaut dijo que los cristianos del este durante mucho tiempo han resentido la cláusula Filioque como algo introducido unilateralmente en lo que era una profesión de fe común. “Por otra parte, los cristianos de occidente han señalado reiteradamente que la inserción da una teología desequilibrada de la Santísima Trinidad en la que el Espíritu no procede directamente de Dios Padre, sino del Padre y del Hijo” agregó. “Recuerdan a los cristianos occidentales que el espíritu se cernía sobre la faz de las aguas en las narraciones de la creación; que el espíritu cubrió con su sombra a la Santísima Virgen María; que el espíritu descendió sobre Jesús en su bautismo; y resucitó a Jesús al tercer día”.

La discusión de la semana pasada sobre el Filioque no era nueva: la Comisión fe y orden del Consejo Mundial de Iglesias exhortó a que el Filioque se omita por las iglesias occidental en sus trabajos de 1987 al confesar la fe de uno.

A principios de 1976, la recomendación del Diálogo Ortodoxo Anglicano, de omitir el Filioque, se convirtió en la resolución 35 de la Conferencia de Lambeth en 1978, para todas las iglesias miembros de la Comunión Anglicana.

“Muchas iglesias provinciales de la Comunión atendieron este llamado en sus liturgias revisadas; otras no” dijo el Canónigo Gibaut. “Por razones históricas y teológicas, el reciente diálogo entre las Iglesias Anglicana y Ortodoxa Oriental ha de reiterar el trabajo de la década de 1970 y 80 con un nuevo llamado a las iglesias de la Comunión Anglicana para quitar la innovación medieval y regresar a la fe común del Credo de Niceno-Constantinopolitano” dijo.

“El llamado reciente para omitir el filioque es un asunto de respeto al proceso ecuménico y un paso para proclamar juntos el credo histórico de la Iglesia”.

Para el Revdmo. Gregory Cameron, Anglicano Copresidente de la Comisión, el acuerdo ofrece una oportunidad más al “abrir la vía para que los cristianos unidos den testimonio común y misión al mundo”.

En un comentario público se señala que la ubicación de la familia ortodoxa de iglesias está en “la zona más atribulada del mundo” y agrega que “afirmar nuestro común entendimiento de la fe cristiana con ellos, en un momento en que la existencia del cristianismo en el Medio Oriente está cada vez más bajo amenaza, es una afirmación puntual de solidaridad cristiana”.

El acuerdo “significa que muy confiadamente podemos decir que creemos en lo mismo en cuanto a Cristología – que era fundamental— pero también del Espíritu Santo”, dijo el Obispo Angaelos. “Eso significa que cuando nos unamos en oración entonces estamos utilizando el mismo credo y la misma declaración de fe”.

Convivio entre Anglicanos y Ortodoxos Coptos (Foto: Angaeolos)

Convivio entre Anglicanos y Ortodoxos Coptos (Foto: Obispo Angaelos)

(ACNS)

Erradicando la Pobreza: Comunión Anglicana en pacto bautismal

(17/X/15) La Iglesia Anglicana de México (IAM) ministra con base en el pacto bautismal que caracteriza el servicio Anglicano mundial. Una de las cinco marcas de la misión la lleva a contribuir en el impulso de la justicia y la paz entre todos los pueblos y respetar la dignidad de todo ser humano.

En el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, la IAM informa que a través de la Misión El Espíritu Santo, acopia y distribuye despensa a familias necesitadas en Guadalajara. En Piedras Negras, Coahuila, a través de la congregación El Buen Pastor, dirige un albergue para mujeres maltratadas con intervención psicológica para ellas y para jóvenes, donde también imparte talleres de desarrollo humano y capacitación para el trabajo.

Miembros de El Buen Pastor en Piedras Negras, Coahuila.

Miembros de El Buen Pastor en Piedras Negras, Coahuila.

A través de la Misión de San Esteban, la IAM sirve comida a grupos vulnerables en la fronteriza Ciudad Río Bravo; en Colima da acompañamiento a personas hospitalizadas a través de la congregación de San Jorge. Sirve café y alimento a familiares de las personas hospitalizadas en Tlalpan, a través de las misiones de La Santa Cruz y San Marcos, en ésta última también se ha compartido formación en el idioma inglés.

El ministerio de Café Pan y Esperanza ha cumplido sus primeros dos años en la parroquia de la Sagrada Familia, sirviendo a quienes pernoctan fuera de los hospitales de la zona en Gustavo A. Madero, en la sede parroquial se imparten cursos de desarrollo humano, con uno inminente de inglés; sesionan los vecinos para organizarse en materia de seguridad pública y están instalando circuito cerrado de tv conectado a internet, con la participación de 40 familias aproximadamente.

Miembros de la Sagrada Familia en ministerio de Café Pan y Esperanza que recientemente ha cumplido sus primeros dos años de servicio.

Miembros de la Sagrada Familia en ministerio de Café Pan y Esperanza que recientemente ha cumplido sus primeros dos años de servicio.

La Intercesión y Santa María Magdalena son congregaciones que dirigen un centro educativo de nivel básico, con útiles escolares y alimentación, además de realizar jornadas médicas en Veracruz.

Servicio educativo con alimentación y útiles escolares en Veracruz.

Servicio educativo con alimentación y útiles escolares en Veracruz.

A nivel global cada congregación Anglicana se involucra con su entorno y ministra a las personas en necesidad; en Colombia distribuye recursos básicos en apoyo a los expulsados de Venezuela; en la república El Salvador participa en los diálogos por la paz; en Brasil da formación a la juventud para servicio en las cinco marcas de la Misión.

Ha reunido a obispos de todos los continentes en África para analizar la contribución del Anglicanismo ante el cambio climático; realiza acciones que alivian la crisis humanitaria en América y Europa; ha implementado un programa de prevención y respuesta a la violencia de género en Liberia; organiza preparativos para la inminente escases de alimentos en Tanzania; realiza acciones conjuntas con diferentes tradiciones cristianas y de otras religiones en la erradicación de la trata de personas.

En su mensaje por el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, Ban Ki Moon señaló que “Más de 800 millones de personas siguen viviendo en la pobreza extrema y muchas más están en riesgo de caer en ella. El cambio climático, los conflictos violentos y otros desastres amenazan con echar a perder muchos de nuestros logros”.

Moon, Secretario General de la ONU, agregó que “Con la aprobación de la agenda 2030, los dirigentes mundiales asumieron un compromiso para poner fin a la pobreza en todas sus formas, en todo el mundo, dentro de un plazo concreto. Para ser capaces de responder a este llamamiento, debemos hacer frente a la discriminación en todas sus manifestaciones”.

Reconciliación “en el ADN” del Anglicanismo: Arzobispo Welby

El Arzobispo Justin Welby es entrevistado por el periodista Thomas Gjelten en el Council on Foreign Relations en Washington DC (Foto: Kevah Sardari / Palacio de Lambeth).

El Arzobispo Justin Welby es entrevistado por el periodista Thomas Gjelten en el Council of Foreign Relations en Washington DC (Foto: Kevah Sardari/Palacio de Lambeth).

(13/X/15) La Comunión Anglicana está “profundamente involucrada” en la obra de reconciliación en zonas de conflicto alrededor del mundo, ha dicho el Arzobispo de Cantórbery.

Hablando en el Consejo de Relaciones Exteriores en Washington, el Arzobispo Justin Welby dijo que más de la mitad de las Provincias Anglicanas enfrentan persecución o conflicto, o están zona de post-conflicto.

El Arzobispo también dijo que los mainstreams de todas las religiones deben “desafiar y subvertir” la radicalización y la violencia con motivos religiosos dentro de sus tradiciones.

Posteriormente, en el mismo día, el Arzobispo predicó en el Seminario Teológico de Virginia donde habló de la necesidad de una iglesia unida, se centró en Jesús que sirve a los más débiles y más pobres en medio de su sufrimiento.

El ADN del anglicanismo

Reflexionando sobre sus visitas a cada provincia Anglicana durante sus primeros 18 meses, una característica “llamativa” común, es la participación de la Comunión Anglicana en el trabajo de reconciliación y de la meditación, dijo el Arzobispo.

“Parece que de alguna manera está en el ADN del anglicanismo”, dijo. “A pesar de nuestras diferencias, nos encontramos haciendo estas cosas”.

El Arzobispo dio el ejemplo de una visita a Bor en Sudanwhich del Sur que había sido devastada por la guerra civil. “Lo que encontramos fue que el Arzobispo (de la zona) lleva la obra de reconciliación. Lo vimos por todo el lugar”.

Al asumir el cargo en 2013, el Arzobispo Welby anunció que la reconciliación –dentro y fuera de la iglesia-, sería una prioridad clave de su Ministerio.

“Cuanto más ves (la guerra) –y pasé mucho tiempo haciendo esto, sobre todo hace muchos años, mucho antes de ser Arzobispo- la agonía está más allá de toda descripción. Y como muchos aquí, van a sanar el alma”.

El Arzobispo dijo que su papel en el apoyo para que los Anglicanos sean reconciliadores y meditadores fue “bendecir ese trabajo de reconciliación y fortalecerlo y para nosotros, en el Palacio de Lambeth, estimular y desarrollar capacidades locales en la reconciliación donde se enfrentan a conflictos”.

“¿Qué aspecto tiene? Creo que implica la construcción de habilidades y capacidad en la forma, pero implica también voluntad de volver a examinarnos a nosotros mismos y nuestro propio papel en el conflicto”.

El Arzobispo dijo que en los últimos 10 años ha habido “un desarrollo mundial en todas las tradiciones de fe más importantes, una secuencia dentro de ellas de violencia radicalizada. No sé por qué esto está sucediendo pero creo que lleva la pregunta de investigación. ¿Por qué muchas tradiciones de fe están viendo una radicalización de la pequeña pero significativa proporción de sus adeptos?

“Lo que está detrás de eso, y ¿Cómo es fortalecida la corriente principal dentro de cada tradición de fe para dar un relato que desafía y subvierte suficientemente la narrativa de radicalización de la gente?”.

Al reflexionar sobre la composición geográfica de la Comunión Anglicana, el Arzobispo explicó que el Anglicano promedio hoy es “una mujer africana de treinta años, vive en el África subsahariana con menos de cuatro dólares al día”.

Dijo que los Anglicanos en el norte global se han convertido en “la excepción”, y agregó que “en general, somos -para usar la frase de Francisco de Roma- una iglesia pobre con los pobres”.

Preguntado sobre los retos de la comunión en tal diversidad en el siglo XXI, el Arzobispo destacó la forma en que la tecnología ha intensificado la conciencia mundial de la diversidad.

“Si tienes un teléfono móvil moderno, tienes todo el mundo en tu mano… , a través de envíos de noticias, a través de blogs… de todo lo que hay, pero no hay ninguna relación personal para que tengas la diversidad que te viene en un ritmo sin precedentes.

“En el siglo XIX, cuando las divisiones en la Comunión Anglicana eran sin duda tan complicadas como ahora, te tomaba varios meses llegar por barco –ahora vienen a ti en microsegundos, y sin tener el contacto personal cara a cara que permita, en la forma de la diplomacia, mediante la oración, a través de la interacción a un nivel humano, verse de frente… y hacer frente a esa diversidad”.

El Arzobispo dijo que este desafío no es exclusivo de la Comunión Anglicana, es típico en los negocios, la diplomacia y muchas otras áreas.

Dijo que hay dos maneras de abordar este problema. “En primer lugar tenemos que construir estructuras que nos permitan confiar uno en otro y no meternos en conflicto por nuestras estructuras, en cualquier institución global –es un desafío enorme-.

“En segundo lugar, tienes que pasar tiempo yendo a ver a la gente y sentarte con ellos y escucharles”.