Reconciliación “en el ADN” del Anglicanismo: Arzobispo Welby

El Arzobispo Justin Welby es entrevistado por el periodista Thomas Gjelten en el Council on Foreign Relations en Washington DC (Foto: Kevah Sardari / Palacio de Lambeth).

El Arzobispo Justin Welby es entrevistado por el periodista Thomas Gjelten en el Council of Foreign Relations en Washington DC (Foto: Kevah Sardari/Palacio de Lambeth).

(13/X/15) La Comunión Anglicana está “profundamente involucrada” en la obra de reconciliación en zonas de conflicto alrededor del mundo, ha dicho el Arzobispo de Cantórbery.

Hablando en el Consejo de Relaciones Exteriores en Washington, el Arzobispo Justin Welby dijo que más de la mitad de las Provincias Anglicanas enfrentan persecución o conflicto, o están zona de post-conflicto.

El Arzobispo también dijo que los mainstreams de todas las religiones deben “desafiar y subvertir” la radicalización y la violencia con motivos religiosos dentro de sus tradiciones.

Posteriormente, en el mismo día, el Arzobispo predicó en el Seminario Teológico de Virginia donde habló de la necesidad de una iglesia unida, se centró en Jesús que sirve a los más débiles y más pobres en medio de su sufrimiento.

El ADN del anglicanismo

Reflexionando sobre sus visitas a cada provincia Anglicana durante sus primeros 18 meses, una característica “llamativa” común, es la participación de la Comunión Anglicana en el trabajo de reconciliación y de la meditación, dijo el Arzobispo.

“Parece que de alguna manera está en el ADN del anglicanismo”, dijo. “A pesar de nuestras diferencias, nos encontramos haciendo estas cosas”.

El Arzobispo dio el ejemplo de una visita a Bor en Sudanwhich del Sur que había sido devastada por la guerra civil. “Lo que encontramos fue que el Arzobispo (de la zona) lleva la obra de reconciliación. Lo vimos por todo el lugar”.

Al asumir el cargo en 2013, el Arzobispo Welby anunció que la reconciliación –dentro y fuera de la iglesia-, sería una prioridad clave de su Ministerio.

“Cuanto más ves (la guerra) –y pasé mucho tiempo haciendo esto, sobre todo hace muchos años, mucho antes de ser Arzobispo- la agonía está más allá de toda descripción. Y como muchos aquí, van a sanar el alma”.

El Arzobispo dijo que su papel en el apoyo para que los Anglicanos sean reconciliadores y meditadores fue “bendecir ese trabajo de reconciliación y fortalecerlo y para nosotros, en el Palacio de Lambeth, estimular y desarrollar capacidades locales en la reconciliación donde se enfrentan a conflictos”.

“¿Qué aspecto tiene? Creo que implica la construcción de habilidades y capacidad en la forma, pero implica también voluntad de volver a examinarnos a nosotros mismos y nuestro propio papel en el conflicto”.

El Arzobispo dijo que en los últimos 10 años ha habido “un desarrollo mundial en todas las tradiciones de fe más importantes, una secuencia dentro de ellas de violencia radicalizada. No sé por qué esto está sucediendo pero creo que lleva la pregunta de investigación. ¿Por qué muchas tradiciones de fe están viendo una radicalización de la pequeña pero significativa proporción de sus adeptos?

“Lo que está detrás de eso, y ¿Cómo es fortalecida la corriente principal dentro de cada tradición de fe para dar un relato que desafía y subvierte suficientemente la narrativa de radicalización de la gente?”.

Al reflexionar sobre la composición geográfica de la Comunión Anglicana, el Arzobispo explicó que el Anglicano promedio hoy es “una mujer africana de treinta años, vive en el África subsahariana con menos de cuatro dólares al día”.

Dijo que los Anglicanos en el norte global se han convertido en “la excepción”, y agregó que “en general, somos -para usar la frase de Francisco de Roma- una iglesia pobre con los pobres”.

Preguntado sobre los retos de la comunión en tal diversidad en el siglo XXI, el Arzobispo destacó la forma en que la tecnología ha intensificado la conciencia mundial de la diversidad.

“Si tienes un teléfono móvil moderno, tienes todo el mundo en tu mano… , a través de envíos de noticias, a través de blogs… de todo lo que hay, pero no hay ninguna relación personal para que tengas la diversidad que te viene en un ritmo sin precedentes.

“En el siglo XIX, cuando las divisiones en la Comunión Anglicana eran sin duda tan complicadas como ahora, te tomaba varios meses llegar por barco –ahora vienen a ti en microsegundos, y sin tener el contacto personal cara a cara que permita, en la forma de la diplomacia, mediante la oración, a través de la interacción a un nivel humano, verse de frente… y hacer frente a esa diversidad”.

El Arzobispo dijo que este desafío no es exclusivo de la Comunión Anglicana, es típico en los negocios, la diplomacia y muchas otras áreas.

Dijo que hay dos maneras de abordar este problema. “En primer lugar tenemos que construir estructuras que nos permitan confiar uno en otro y no meternos en conflicto por nuestras estructuras, en cualquier institución global –es un desafío enorme-.

“En segundo lugar, tienes que pasar tiempo yendo a ver a la gente y sentarte con ellos y escucharles”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s