“Continúan proclamando a Jesucristo y el poder de su cruz” los mártires de Uganda: Francisco de Roma

Stanley Ntagali Arzobispo de Uganda y Francisco de Roma en el Santuario Anglicano dedicado a los mártires de Uganda (Foto: Petero Buyondo y Francis Emorut).

Stanley Ntagali Arzobispo de Uganda y Francisco de Roma en el Santuario Anglicano dedicado a los mártires de Uganda (Foto: Petero Buyondo y Francis Emorut).

(ACNS 30/XI/15) El Santuario Anglicano de los Mártires de Uuganda en Namugongo, ha recibido la visita de Francisco de Roma quien habló del “ecumenismo de la sangre”. Cuando el Revdmo. Stanley Ntagali, Arzobispo Primado de la Iglesia Anglicana de Uganda, explicó cómo fueron ejecutados por orden del rey de Buganda a finales del siglo XIX por negarse a renunciar a su fe, Francisco se mostró visiblemente sorprendido y condolido.

Más adelante, en un sermón fuera del santuario Católico Romano, Francisco habló del sacrificio de los 45 hombres –23 Anglicanos y 22 Católico Romanos– diciendo que su “testimonio de amor a Cristo y su iglesia, realmente irá hasta el final de la tierra”.

“Recordamos también a los mártires Anglicanos cuyas muertes por Cristo testifican el ecumenismo de la sangre. Todos estos testigos nutrieron el don del Espíritu Santo en sus vidas libremente y dieron testimonio de su fe en Cristo Jesús, aun a costa de sus vidas, muchos en una edad muy joven.

“El don del Espíritu Santo es un regalo que está destinado a ser compartido. Nos une uno al otro como creyentes y miembros vivos del cuerpo místico de Cristo. No recibimos el don del espíritu para nosotros solos, sino para construir uno con otro en la fe, esperanza y el amor”.

Dijo que los Mártires de Uganda “habían expuesto su fe y profundizado su amor por Dios, eran intrépidos llevando a Cristo a los demás, incluso a costa de sus vidas. Su fe se convirtió en testigo; hoy en día, venerados como mártires, su ejemplo continúa inspirando a personas de todo el mundo. Siguen proclamando a Jesucristo y el poder de su cruz.

“Como los apóstoles y los mártires de Uganda antes de nosotros, hemos recibido el don del Espíritu Santo para convertirnos en discípulos misioneros llamados a salir y llevar el Evangelio a todos. A veces esto puede llevarnos al extremo de la tierra, como misioneros de tierras lejanas.

“Esto es esencial para la propagación del Reino de Dios, y siempre pido su generosa respuesta a esta necesidad. Pero no tenemos que viajar para ser discípulos misioneros. De hecho, basta con abrir los ojos y ver las necesidades en nuestros hogares y nuestras comunidades locales para ver cuántas oportunidades nos esperan por realizar.

“Aquí también los mártires de Uganda nos indican el camino. La fe busca el bien de todas las personas, incluyendo al mismo rey que condenó sus creencias cristianas. Su respuesta fue satisfacer el odio con amor y así irradiar el esplendor del Evangelio. No simplemente le dijeron al rey lo que el evangelio no permite, sino que demostraron con su vida lo que significa realmente decir ‘sí’ a Jesús. Significa piedad y pureza de corazón, ser mansos y pobres de espíritu y sedientos de justicia con la esperanza de una recompensa eterna”.

Durante el recorrido por el Santuario Anglicano en el nuevo Museo de los Mártires de Uganda, el Arzobispo Stanley y Francisco de Roma hicieron una pausa en el hoyo de fuego donde los veintitrés Anglicanos y veintidós Católico Romanos convertidos al cristianismo fueron brutalmente martirizados el 03 de junio de 1886. “Esto es ecumenismo” dijo Francisco al Arzobispo Stanley.

“Los mártires Anglicanos y Católico Romanos murieron por el mismo Jesucristo”, dijo el Arzobispo Stanley. “Juntos, sufrieron; juntos, sacrificaron; juntos, ellos cantaban. Juntos, su sangre ha sido la semilla de la iglesia en Uganda”.

Es un mensaje que hizo eco de las palabras de Francisco en julio de este año en la Plaza de San Pedro en Roma cuando anticipó su visita a Uganda. En aquella ocasión señaló que “la sangre de los mártires nos une”, y agregó que “sabemos que los que matan cristianos en odio a Cristo Jesús, antes de la matanza, no pregunten: ‘¿eres evangélico, o Anglicano, u ortodoxo?’ simplemente dicen: ‘Tú eres cristiano’ y los decapitan”.

La semana pasada, el mismo mensaje fue repetido por el predicador de la Casa Pontificia, padre Raniero Cantalamessa, en un sermón en la Abadía de Westminster ante el Sínodo General de la Iglesia de Inglaterra: “en muchas partes del mundo están muertos y las iglesias quemadas no porque sean Católicos, Anglicanos o Pentecostales, sino porque son cristianos” dijo. “¡A sus ojos somos uno! Seamos uno también a nuestros ojos y a los ojos de Dios”.

El Arzobispo Stanley, aludiendo a un proverbio africano tradicional, dijo, “si queremos ir rápido, vamos a ir solos, pero si queremos llegar lejos, debemos ir juntos como comunidad cristiana en Uganda; por esta razón en la Iglesia Anglicana de Uganda, nos alegra dar la bienvenida al Papa de la Iglesia Católica Romana”.

Durante la breve visita de Francisco al Santuario Anglicano de los Mártires, también enfatizó la importancia de la oración de rodillas en el árbol de la tortura, ofreciendo una oración personal.

En el Santuario Anglicano a los Mártires de Uganda, Francisco de Roma hace oración en el árbol de la tortura. (Foto: Petero Buyondo y Francis Emorut).

En el Santuario Anglicano a los Mártires de Uganda, Francisco de Roma hace oración en el árbol de la tortura. (Foto: Petero Buyondo y Francis Emorut).

Cuando salió de su recorrido privado del Museo, fue recibido por una multitud muy grande y entusiasta. Él respondió invitando a todos a orar juntos la oración del Señor.

La congregación reunida recibió una doble bendición apostólica con Francisco de Roma y el Arzobispo Stanley juntos confiriendo cada uno la bendición de Dios Todopoderoso: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Fuera del Santuario Anglicano a los Mártires de Uganda en Namugongo, Francisco de Roma y el Arzobispo Stanley Ntagali Primado de Uganda, dan la bendición apostólica a la multitud. (Foto: Petero Buyondo y Francis Emorut).

Fuera del Santuario Anglicano a los Mártires de Uganda en Namugongo, Francisco de Roma y el Arzobispo Stanley Ntagali Primado de Uganda, dan la bendición apostólica a la multitud. (Foto: Petero Buyondo y Francis Emorut).

La Cámara de Obispos de la Iglesia Anglicana de Uganda, junto con los líderes laicos y clérigos provinciales, el Presidente Provincial de la Unión de Madres y varios miles de clérigos Anglicanos y laicos llegaron al Santuario de los Mártires al amanecer, para preparar la bienvenida de Francisco de Roma.

El Revdmo. Livingstone Mpalanyi Nkoyoyo ha liderado el desarrollo del Museo Anglicano de los Mártires de Uganda para asegurar su legado a las generaciones futuras.

Francisco de Roma dedicó una piedra y ofreció una oración por los mártires de Uganda, que continuará inspirando a las generaciones de jóvenes para seguir a Cristo. En la tarde se reunió con miles de jóvenes de Uganda en Kampala para animarles a orar y ser fieles a Cristo.

En el Santuario de los mártires Anglicanos el Presidente de Uganda y la primera dama también estuvieron presentes.

Francisco es el tercer obispo de Roma que visita el Santuario Anglicano. Pablo VI lo visitó el 02 de agosto de 1969; cinco años antes, en 1964, él había canonizado a los mártires Católico Romanos. Juan Pablo II lo visitó el 07 de marzo de 1993.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s