Oración ecuménica por la creación en Notre Dame París

De repente, el algodón, el lino, la cerámica, el aceite de oliva, un violín, un barco y, especialmente, un globo aparecieron en la nave central de Notre Dame en París; eran las nueve y la Vigilia Ecuménica por la Creación había alcanzado su dimensión ecológica; estos objetos estaban allí para representar “la diversidad de recursos naturales que son finitos y que debemos aprender a compartir”.

Al final de la procesión el globo azul grande fue expuesto al centro y se escucharon estas palabras: “Somos conscientes que la creación es un don confiado a nosotros y que somos responsables de toda la tierra ante las generaciones futuras”.

Más de 50 líderes religiosos de todo el mundo se unieron en la procesión el jueves pasado, entre ellos varios cardenales Católico Romanos, una buena representación de obispos Ortodoxos, seis obispos Anglicanos, así como Luteranos y líderes de iglesias protestantes.

Los obispos Anglicanos Marc Andrus (California), Nick Holtam (Salisbury), David Hamid (Diócesis de Inglaterra en Europa), Fred Hiltz (Arzobispo y Primado de Canadá), Pierre Whalon (Convocación de TEC en Europa) y John Stroyan (Warwick), con el Canónigo Dr. Leslie Nathaniel al centro. (Foto: Eurobishop).

Los obispos Anglicanos/Episcopales Marc Andrus (California), Nick Holtam (Salisbury), David Hamid (Diócesis de Inglaterra en Europa), Fred Hiltz (Arzobispo y Primado de Canadá), Pierre Whalon (Convocación de TEC en Europa) y John Stroyan (Warwick), con el Canónigo Dr. Leslie Nathaniel al centro. (Foto: Eurobishop).

El Consejo de Iglesias Cristianas en Francia (CECEF) tuvo la idea de organizar esta ceremonia durante la COP21. A través de la oración, los negociadores de 195 países se reunieron en Le Bourget para demostrar su audacia. El Pastor François Clavairoly, el Patriarca Emmanuel y el Obispo Georges Ponthier Adamakis copresidieron en presencia del Cardenal André Vingt Trois, Arzobispo de París.

No era la exuberancia de Desmond Tutu, el Obispo Anglicano de Sudáfrica que en 2009 celebró, un acto ecuménico vibrante en un templo de Copenhague, antes de la manifestación entusiasta donde esbozó los pasos de baile de “justicia climática”.

Sin embargo, la ceremonia en Notre Dame escuchó palabras fuertes. Incluyendo el mensaje de Bartolomé I, “el Patriarca Verde”, quien canceló su viaje a París, pero envió un mensaje donde señaló que “para los escépticos, debemos decir que el medio ambiente es un todo que supera la fauna y la flora. La fraternidad es una cuestión de justicia, como elemento constituyente de un humanismo por redescubrir”.

El Patriarca Verde subrayó la necesidad de “la conversión de los corazones si queremos preservar nuestra creación”, destacando que los cristianos están llamados a ser sal de la tierra y la luz del mundo. Su mensaje fue leído por el Metropolita Emmanuel.

Asimismo tres líderes conjuntos del CECEF insistieron en “la necesidad de cuestionar nuestro modo de consumo mediante la adopción de prácticas de austeridad y sencillez”. Recordaron la responsabilidad de los políticos en cuanto a la COP21. Específicamente en “limitar el calentamiento a 2°C para que los más vulnerables de nuestros hermanos y hermanas y las futuras generaciones no sean más víctimas”.

La liturgia fue un rico servicio de salmodia, oración y música, incluyendo voces de Notre Dame, la Iglesia Ortodoxa y un coro protestante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s