Olimpiada Juvenil de la IAM

(11/VIII/18) Jóvenes de toda la Iglesia Anglicana de México (IAM) se congregaron para divertirse en la justa deportiva y de conocimiento, en el balneario de Yautepec, Estado de Morelos, del 6 al 10 de agosto, para regresar a sus comunidades y participar en la eucaristía dominical el 12 de agosto, Día Internacional de la Juventud.

En la creativa competencia deportiva y de conocimiento, la anfitriona Diócesis Anglicana de Cuernavaca resultó ganadora del primer lugar, seguida en el segundo lugar por la Diócesis del Norte de México, sede diocesana del Revdmo. Francisco Moreno, Obispo Primado de la IAM; el tercer logar correspondió a la Diócesis del Occidente, mientras que el cuarto y quinto lugar del medallero, correspondió a la Diócesis de México y a la Diócesis del Sureste, respectivamente.

Sobre la juventud

Actualmente, existe en el mundo la población juvenil más grande de la historia con mil ochocientos millones de personas entre los 10 y 24 años de edad; sin embargo 1 de cada 10 vive en zonas de conflicto y 24 millones no asisten a la escuela. La inestabilidad política, los desafíos del mercado laboral y el limitado espacio para la participación política y cívica han llevado al aislamiento de la juventud.

La asamblea general de la ONU designó el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud, en 1999; una celebración anual que busca promover el papel de la juventud como socio esencial en los procesos de cambio y crear una oportunidad para generar conciencia sobre los desafíos y problemas a los que se enfrenta.

Espacios seguros para la juventud

Actualmente, la juventud interactúa en espacios que no se había definido claramente como los espacios cívicos, que les permiten participar en cuestiones de gobernanza; los espacios públicos que les dan la oportunidad de participar en deportes y otras actividades de ocio en su comunidad; los espacios digitales que les ayudan a interactuar virtualmente con otras personas sin considerar las fronteras; y espacios físicos, los cuales con una adecuada planificación pueden ayudar a satisfacer las necesidades de la juventud, especialmente la más vulnerable a la marginación o la violencia.

Para garantizar que los espacios seguros sean inclusivos, la juventud de diversos orígenes, especialmente la que se encuentra fuera de la comunidad, deben reforzar el respeto y la autoestima. En entornos propensos a conflictos, por ejemplo, la juventud puede carecer de espacios para expresarse donde pueda sentirse cómoda y libre. Del mismo modo, sin la existencia de un espacio seguro, jóvenes de diferentes razas/etnias, sexo, afiliación religiosa o antecedentes culturales pueden sentirse intimidados para contribuir libremente a la comunidad. Cuando la juventud tiene espacios seguros para participar, puede contribuir efectivamente al desarrollo, la paz y la cohesión social.

La nueva agenda urbana de la ONU reitera la necesidad de espacios públicos que permita a la juventud interactuar con la familia y tener un diálogo intergeneracional constructivo. Además, el programa mundial de acción para la juventud de la ONU, prioriza la provisión de “actividades de esparcimiento” como esenciales para el desarrollo psicológico, cognitivo y físico de los jóvenes. A medida que más y más jóvenes crecen en un mundo tecnológicamente conectado, aspiran a involucrarse en lo político, cívico y social, es por ello que la disponibilidad y acceso a los espacios seguros se convierten en un elemento clave para hacer esto realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s