Una carta reflexión

Estimadas Hermanas y Hermanos: Este año que termina me ha dejado infinidad de cosas buenas por lo cual doy Gracias a Dios, mi salud no se ha quebrantado, el trabajo no se ha terminado; las preocupaciones no han cesado, los retos me siguen llegando; no me he quedado sin alimento diario de forma prolongada. Nuevas expectativas se me han presentado; he soportado criticas anónimas, desencantos varios; intrigas innumerables, temores y apuros inimaginables: todo ello es vida para mí, son cosas buenas porque sé que el Señor está conmigo y fortalece mi capacidad para lidiar con ellas, y es lo que espero constantemente, ya que de otra manera ¿Qué sería mi existencia?, ¿Qué sería de mi trascender en el tiempo que Dios me ha dado?, estaría en un ataúd, o convertido en cenizas en algún columbario.

Sé que a ustedes les ha ido igual; con excepción de unos cuantos. Son los beneficios que esperamos a diario de parte de aquel que nos ha llamado y que con entusiasmo le damos respuesta, cada uno de nosotros a su manera y entender de lo que nuestra misión y vocación significa.

Queridos Hermanos: ¡Fin de año bien vivido! Sin remordimientos de no haber cumplido con nuestra tarea, pues el esfuerzo puesto en el, así lo califica y nuestro código de ética así lo requiere. Solo deseo que en este nuevo año que comienza sea mejor y que venga más surtido, tal vez el Señor nos cambie la receta y que lo que no admitimos con agrado: Él nos fortalezca para poder superarlo, que ilumine nuestro entendimiento, que acreciente nuestro intelecto, que propicie nuestra madurez, que de integridad a nuestro comportamiento, que nos quite lo infantil de nuestros razonamientos, y la irresponsabilidad de nuestras acciones, que enriquezca nuestra comprensión en cuánto al sentido de la educación que cada uno tenemos y que necesariamente mostramos en nuestras relaciones ya sea de compañeros o de pareja, porque es notorio cuando de ella carecemos.

En la búsqueda de la felicidad hay tres cosas que son necesarias; Saber lo que ella significa, saber cómo se vive y enseñar a otros el Camino hacia ella. Gracias a Dios que nos ilumina para que en nuestro caminar mostremos siempre sabiduría y que nuestro quehacer diario rindamos alabanza y adoración al Creador del Universo, a su Hijo Unigénito que en estas fechas nace y se convierte en el camino para todos los que con afán buscamos la Felicidad.

Que en este nuevo año encuentres la felicidad y la vivas. Y al tener la suerte de estar cerca de ti, te de la oportunidad de que la compartas; yo estaré haciendo lo mismo, compartiendo viviendo y aprendiendo cada día lo que es la felicidad.

¡Muchas felicidades a todos!.
Ilmo. Francisco Manuel Moreno.
Moreno

Jesús nos hace portadores de la luz: sermón de Navidad del Arzobispo Justin

Jesús “nos rescata de nuestro quebrantamiento y nos hace portadores de vida y luz” dice el Arzobispo en su primer sermón de Navidad.

Sermón de Navidad del arzobispo Justin, Catedral de Canterbury, 25 de diciembre de 2013

Isaías 52:7-10, Hebreos 1:1-12, Juan 1:1-14

[El texto íntegro del sermón será publicado pronto]

Isaías mira a Dios salvar a su pueblo, reconocible al instante, llevándolos en victoria. Hebreos Mira hacia atrás en la gran línea de profetas y dice que esta llegada es el punto culminante de toda la historia. Juan comienza con esas palabras que estremecen la columna vertebral, envían conscientemente al Eco-Génesis, “en el principio… ”

Y ¿qué compramos? Unos cuantos kilos de llanto de un bebé. Pastores que se agrupan por tamaños con aprobación de su madre, o salud o la forma de su nariz, o sea cosas banales que tratamos y decimos al encontrarnos un bebé (Winston Churchill es conocido por haber dicho cuando vio a un nieto que “todos los bebés parecen a mí”). Cuando Dios asume carne no la toma enérgicamente, sino en vulnerabilidad, necesidad, dependencia. Dios el bebé es tan pequeño que sobra ignorarlo para todos nosotros, basta echar un vistazo y transmitir. El corazón y el origen de la creación es fácilmente olvidado. Esto es menos Big Bang que llanto débil. RS Thomas escribió:

“La luna nace

y nace un niño,

miente entre ropa blanca

como la luna entre las nubes.

 

Ambos lucen, pero

la luz

está en el extranjero, en el universo

como entre vidrios rotos”.

Dios nació plenamente humano. Los testigos son pastores y magos, Juan el Bautista, los escritores del Evangelio y anfitriones de los cristianos a través de los siglos, en sus vidas y sus muertes, en palabras y acciones. Un testigo de este nacimiento no es como un testigo de cometa o asteroide, que es visto y observado, pero que tiene poco o ningún efecto sobre quien lo ve. Si respondemos, este pequeño niño Dios que nos llena de mucho espacio para omitir todo nuestro mundo, cambia lo que vemos cuando miramos, nos levanta y nos lleva con él en la vida, a través de la muerte y en toda la eternidad. Creemos, ponernos y confiamos nuestras vidas en el poder de este niño, que se convirtió en hombre, el Salvador crucificado, el Cristo resucitado y ascendido, nos permite ser hijos de Dios, y cambiar todo nuestro ser.

Dios nos muestra lo que significa ser humano. Según el Evangelio de Jesucristo ser humano significa ser vulnerable, no es seguro. Nuestro orgullo es humillado por Dios que necesita pañales. Nuestra sabiduría es confundida por la insensatez del llanto del Dios bebé. El amor se demuestra no por agarrar energía sino por sí mismo bajando, así que puede levantar a los caídos. La humildad de Dios provoca que se trate de despertar lo que es mejor, en todas las personas que nos encontremos, en todos los grupos que nos encontramos.

La vulnerabilidad de Dios es vista dándose abrumadoramente a sí mismo. Como individuos o sociedades que compiten por recursos, descuidando a los más débiles y más vulnerables entre nosotros, descuidamos a Cristo mismo. Donde la gente mide su valor sólo por lo que pueden producir económicamente, entonces Cristo es negado y nuestra propia humanidad corrompida.

Los grandes desprovistos de Cristo para nosotros son todos los de vulnerabilidad; un bebé, un moribundo abandonado en una cruz, el pan y el vino que puede ser aplastado y derramado. De la vulnerabilidad obtenemos vida eterna, completa.

Nació el Dios vulnerable en un mundo que lo rechazó, y aún lo amaba sin límites. Cuando miramos nuestro mundo alrededor de la injusticia y el conflicto, nos llama a su patrón de amor: vemos las víctimas y perpetradores, y a Cristo amarlos sin límites, desafiando cada injusticia y cualquier menosprecio de los seres humanos.

Al canto de Belén, hoy en día, vemos injusticias en Palestina, e Israel, donde se toma la tierra, se dispararon cohetes, y el inocente sufre.

Vemos injusticia en las comunidades cristianas cada vez más seriamente amenazadas del Medio Oriente. El príncipe de Gales puso de relieve su situación la semana pasada. Incluso esta mañana una iglesia en Bagdad, donde ha habido cristianos desde el siglo I, fue bombardeada y 15 personas más han dado testimonio de su fe con sus vidas. Cristianos en la región son atacados y masacrados, obligados al exilio de una zona en la que su presencia siempre ha sido fiel, central, indudable, esencial, contribuye ricamente.

Vemos injusticia en Sudán del Sur, donde las ambiciones políticas han llevado a conflictos étnicos. El sábado estaba hablando con un obispo bajo asedio, un compuesto íntegramente de los agonizantes. El amor apasionado de Dios por las personas vulnerables se encuentra en el bebé en el pesebre, en un país en guerra. Si ese era su hogar, hoy debe ser nuestro cuidado.

Vemos injusticias en el país. Incluso en una economía en recuperación, los cristianos, los siervos del Salvador pobre y vulnerable, necesitan actuar para servir y amar a los pobres: también necesitan desafiar las causas de la pobreza. La revista Prospectiva de este mes, publicó una encuesta en la que sugirió que la Iglesia es de más confianza en política que la religión. Pero los dos no pueden ser separados. El nacimiento de Cristo no es política, es amor expresado. Nuestra respuesta no es política, es el amor entregado en esperanza. La acción de las iglesias en los últimos cinco años es extraordinaria, llegando de manera que no se veía desde 1945. Sin embargo, ninguna sociedad puede ser contenida donde existe la miseria y quieren, a través de nuestro amor colectivo, desafiar la codicia y el egoísmo detrás de él.

Hablamos y actuamos mejor cuando estamos atrapados siguiendo al Dios vulnerable como sus discípulos en el camino. Entonces su amor nos llena, su compasión nos impulsa, compasión por cada persona, en cada etapa de vida, riqueza o poder. Cuando los cristianos individuales y la iglesia juntos creen y actúan sobre esa creencia, es desafiada toda actitud humana, especialmente de los pobres, y el mundo cambia.

Nos guiamos por el Dios que es Salvador, cuya palabra de amor fue encontrada en acción y palabra. Estamos llamados a actuar, ya sea en casa o alrededor del mundo, no solo lamentar. Jesús nos rescata de nuestro quebrantamiento y nos hace portadores de vida y luz. Pide esa gran línea de testigos que ha barrido hacia abajo a través de los siglos para ser continuado hoy por una iglesia que está confiada en el mensaje de amor y verdad de Dios. Siempre será una iglesia desordenada porque estamos en un mundo vulnerable, sucio y roto. Sin embargo, cuando vemos el hecho del nacimiento de Cristo, escuchar a los testigos, recibir la vida que da y responder en el discipulado apasionado entonces todas nuestras vulnerabilidades, enredos y debilidades se llevan en su fuerza. El significado cristiano de la Navidad es amor incondicional recibido, amor desbordante en un mundo con frecuencia el amor perdido.

Foto: Su Gracia Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery y Primus Interpares de la Comunión Anglicana.

Christmas-sermon

Iglesia responde a los disturbios en Sudán del Sur

(Desarrollo Episcopal) La Iglesia Episcopal (anglicana) de Sudán y Sudán del Sur (ECSSS) informa de una abrumadora asistencia en servicios de oración durante la semana de Navidad, ante las luchas de Sudán del Sur con un brote de violencia y los disturbios civiles. “Por favor sigan orando por quienes están respondiendo a las necesidades de salud de las personas desplazadas por el conflicto, y por todos aquellos que se ven afectados”.

Según la ONU, más de 120 mil personas han huido de sus hogares, buscando seguridad. La Comisión de Salud de la Iglesia y el brazo de Alivio y Desarrollo Episcopal (ERD), SUDRA (Agencia para el Desarrollo Sudanés), trabajan juntos para desarrollar una propuesta consolidada a las necesidades humanitarias en todo el país, incluyendo el trabajo con el Ministerio de Salud para enviar equipos y suministros médicos donde se necesitan con urgencia.

Oración para los refugiados: Amado Señor, tú sabes lo que significa ser refugiado; prisioneros en un campo o prisioneros en nuestras mentes recordamos que también perdiste todo y cómo llegaste a tener hambre y desnudez, sed y frío. Ni siquiera dejaron tu manto, quedaste con nada, excepto algunas personas que vinieron a saciar tu sed, a darte una manta y ayudar a llevar tu carga; dirígenos para que llevemos comodidad, comida, agua y una palabra de aliento. Y podamos oír suavemente las palabras: “en la medida en que lo hiciste por estos, que son como el menor de mis hermanos, lo hiciste por mí. ¡Ve en paz!”. Amén.

(Por hermano Andrew L. de Carpentier, Jordania)

Para hacer una donación cliquea aquí mismo

header1

“Masacran” a Cristianos en Medio Oriente, mensaje navideño de Justin Welby

“Mientras cantamos villancicos, hoy vemos injusticias en Palestina y en Israel, donde se toman las tierras, se lanzan misiles y sufren inocentes”, declaró Su Gracia Justin Welby, en su primer mensaje de Navidad como Primus Interpares de la Comunión Anglicana.

Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery, denunció “crecientes injusticias” contra los cristianos, “atacados y masacrados” en Oriente Medio; “constatamos las crecientes injusticias que amenazan a las comunidades cristianas en Oriente Medio. Estas son atacadas y masacradas, forzadas a abandonar una región donde su presencia siempre fue esencial”, añadió.

“Recibimos terribles noticias de Sudán del Sur, donde las ambiciones políticas condujeron a un conflicto étnico. El sábado hablé con un obispo asediado en una propiedad llena de personas a punto de morir”, apuntó Welby.

Anteriormente firmó, junto con Peter Turkson, Cardenal Presidente del Pontificio Consejo Paz y Justicia; y Lorna Hood, Moderador de la Iglesia de Escocia, la siguiente declaración:

En nombre de nuestras iglesias hacemos un llamamiento a los líderes en Sudán del Sur a deponer las armas y cooperar en la búsqueda de paz a través del diálogo y la negociación.

Acercándonos a la celebración del nacimiento de nuestro Salvador, el Príncipe de paz, tenemos la oportunidad para que las personas vulnerables, los débiles y los pobres se salven del trauma del conflicto civil.

Hay que tener en cuenta el llamado del Santo Padre para la paz en el año 2014, sobre todo porque en el diseño de Dios en la creación, todos somos hermanos, hijos e hijas del único Dios y Padre.

No cedamos a las tendencias fratricidas en nombre de nuestras diferencias étnicas (con las que Dios nos ha creado). Con todos los cristianos, oramos por la paz en Sudán del Sur. ¡Rogamos que todos ustedes en Sudán del Sur puedan convertirse en instrumentos de paz!

Emitimos juntos esta exhortación, sabiendo que los líderes cristianos en Sudán del Sur están trabajando en unidad y valentía de fe por la paz.

Foto: Su Gracia Justin Welby, Primus Interpares de la Comunión Anglicana, en su sede de Cantórbery.img

Resumen anual de noticias IAM

El registro del tiempo indica momentos y hechos que establecen caminos para las personas y las comunidades; 2013 es, por gracia de Dios, un año histórico para la Iglesia Anglicana de México (IAM) por muchas razones, entre ellas la figura episcopal es un referente indicador.

Queda inscrita en la historia la inédita visita del Arzobispo de Cantórbery a México, Su Gracia Justin Welby, que vino para tener un encuentro personal con el Obispo Primado de la IAM, respaldando al anfitrión ante la Comunión Anglicana mundial.

Por otro lado, abriendo un nuevo capítulo en el diálogo bicomunitario, Su Gracia Justin Welby, “Primus Interpares” de la Comunión Anglicana, visitó a Francisco, Obispo de Roma, quien, en su primera exhortación apostólica, sostiene que “El ecumenismo es un aporte a la unidad de la familia humana. La presencia en el Sínodo del Patriarca de Constantinopla, Su Santidad Bartolomé I, y del Arzobispo de Cantórbery, Su Gracia Rowan Douglas Williams, fue un verdadero don de Dios y un precioso testimonio cristiano”.

En materia interreligiosa, y con motivo de la visita del Dalaí Lama a México, Su Gracia Francisco Manuel, Primado de la IAM, expresó que “La carta de San Pablo a los Efesios (2:17), nos llama a predicar la paz tanto quienes están lejos como a quienes se encuentran cerca. En ese espíritu y en ocasión de su visita a México éste mes de octubre, me permito desear a Su Santidad el Dalai Lama, una estancia placentera y fructífera en nuestro país”.

Es de notar  que el Revdmo. Carlos Touché Porter alcanzó el tiempo máximo que el canon establece, y tras nueve años como Obispo Primado -continuando en su cátedra de la Diócesis de México- el Sínodo General de la IAM eligió a Su Gracia Francisco Manuel Moreno, para desempeñar este ministerio en un periodo inicial de seis años.

También hubo sucesión episcopal en la Diócesis Anglicana de Cuernavaca, con la consagración del Ilmo. Enrique Treviño, quien fue electo por el Colegio de Obispos, para ministrar como Obispo Diocesano. Es de destacar el deceso del Ilmo. Martiniano García, emérito de la misma diócesis y siervo de la IAM en diversas capacidades.

Los obispos ocupan un lugar muy especial, lo mismo que otros ministerios; en el año que termina el laicado ocupó naturalmente su propio espacio, con diferentes programas y actividades, como el Cursillo Anglicano de Cristiandad, que en este año se realizó tanto en la Diócesis de México y en la Diócesis del Occidente de México, como en la Diócesis Anglicana de Cuernavaca.

El ministerio laical tiene expresiones muy locales a través del ministerio juvenil, con campamentos, excursiones, piyamadas, la alabanza y el Acontecimiento Feliz con tres décadas de trayectoria, entre muchas más; o el ministerio para niñas y niños, con programas “ad hoc”; el ministerio social con visitas de acompañamiento y ayuda en hospitales o la organización de albergues, entre otras formas que se vinculan con su contexto específico, sin omitir las actividades recreativas y de esparcimiento, como los paseos, las fiestas y los convivios.

Por su parte, el clero -en formación continua- compartió conferencistas de reconocido prestigio, destacando el Revdo. John White, Canónigo emérito de la Capilla Real de San Jorge, en el Castillo de Windsor, quien reflexionó con el clero de la Diócesis del Norte de México y la Diócesis de México, respectivamente.

Académicos y especialistas en materia religiosa, que también compartieron con el laicado de la IAM como el Dr. Elio Masferrer Kahn, miembro del Sistema Nacional de Investigadores, quien ha sido invitado para intercambiar con el clero de la Diócesis del Norte de México y quien se presentó con el clero de la Diócesis de México y el pueblo de la Diócesis del Occidente de México, correspondientemente, lo mismo que el Periodista Carlos Martínez García.

Con aspectos como los descritos y muchos más, 2013 es por gracia de Dios, un año histórico para la IAM.

Foto: Obipos de la IAM acompañan a Su Gracia Justin Welby en su visita a Su Gracia Francisco Manuel Moreno, Primado de la IAM; a la derecha, el Revdo. John White, Canónigo emérito de la Capilla Real de San Jorge, en el Castillo de Windsor; abajo collage de las personas suscritas al Facebook de la IAM.

Presentación1