Reunión entre el Primado de la Comunión Anglicana y el Secretario General de la ONU

Distribución mundial justa de las vacunas

Mayor voluntad política vs el cambio climático

Intensificar los esfuerzos para la paz y la reconciliación

El Secretario General de la ONU y el Primado de la Comunión Anglicana

(13/Ene/21) Su Gracia Justin Welby, Primado de la Comunión Anglicana y Arzobispo de Cantórbery, reconoció como “bueno haberme reunido hoy con António Guterres”, Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Señaló que estuvieron totalmente de acuerdo en que las vacunas para superar la #Covid19 “deben distribuirse de manera justa en todo el mundo”.

En su cuenta personal de Twitter, Welby agregó que “también hablamos de la necesidad de una mayor voluntad política para luchar contra el cambio climático y de intensificar los esfuerzos de consolidación de la paz y la reconciliación”.

António Guterres, es el noveno Secretario General de las Naciones Unidas, asumió el cargo el 1 de enero de 2017.

El Secretario General, que ha sido testigo del sufrimiento de las personas más vulnerables del planeta en campamentos de refugiados y zonas de guerra, está decidido a hacer de la dignidad humana el núcleo de su labor y a fomentar la paz, construir puentes y promover la reforma y la innovación.

Antes de ser nombrado Secretario General, el Sr. Guterres fue Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados de junio de 2005 a diciembre de 2015 y, como tal, dirigió una de las principales organizaciones humanitarias del mundo durante algunas de las más graves crisis de desplazamientos ocurridas en decenios.

Por su parte, Justin Welby, al incorporarse a la Junta Asesora de Alto Nivel de la ONU, declaró que esta Junta “reconoce el valor de la experiencia personal y las redes y relaciones menos formales que contribuyen a prevenir y mediar en los conflictos en nuestro mundo dividido. Muchos de estos conflictos tienen una dimensión religiosa y la capacidad de trabajar con las comunidades religiosas es un factor crítico para mitigar muchos conflictos.

Así mismo, el Arzobispo de Cantórbery agregó que “La inclusión de líderes religiosos en la Junta es una forma importante de generar confianza y seguridad en el papel de la iglesia en la prevención y transformación de conflictos y en la reconciliación posterior al conflicto, y para que la iglesia trabaje más de cerca con las Naciones Unidas y otros que trabajan por la paz”.

Al integrarse a la asesoría de la ONU, Justin Welby reconoció sentirse “honrado de ser miembro de la Junta y espero contribuir a su importante labor, que claramente se basa en las muchas iniciativas existentes que ya están en marcha a través de las agencias de la ONU. Espero que la Junta pueda contribuir de manera muy tangible al ‘aumento de la diplomacia por la paz’ que el Secretario General Guterres ha convertido en un pilar central de su trabajo”.

Exhorto a la oración por la paz con justicia y por la esperanza

(7/I/21) A raíz de los últimos sucesos en los Estados Unidos de Norteamérica, para que este año traiga luces de esperanza a todos los pueblos y prevalezca el amor, así como la paz con justicia, el Revdmo. Enrique Treviño, Obispo de la Diócesis Anglicana de Cuernavaca y Obispo en funciones primaciales de la Iglesia Anglicana de México, exhorta al episcopado, la clerecía y la feligresía del México Anglicano a la oración.

En el exhorto agrega que se haga oración por el liderazgo religioso del vecino país del Norte y quienes guían pastoralmente al pueblo, especialmente por el Revdmo. Michael Curry, Obispo Presidente de la Iglesia Episcopal (Comunión Anglicana en EEUU) y para que Dios ilumine a los funcionarios electos, las instancias encargadas de establecer el orden y quienes tengan alguna responsabilidad.

El Obispo Treviño reconoce una “gran preocupación” pero también una “gran esperanza”.

El exhorto es el siguiente:

Mensaje navideño del Arzobispo de Cantórbery

(21/XII/20) Su Gracia Justin Welby, ha reconocido que “la recesión económica y la Covid en muchos, muchos países” son rasgos comunes, destacó la importancia de la unidad y la esperanza para el año 2021.

En un videomensje, el Primus Interpares de la Comunión Anglicana global, menicionó que su oración busca que “Dios nos fortalezca a todos para amarnos unos a otros, amar a nuestro prójimo y llevar el amor de Cristo a un mundo que cada vez muestra más su necesidad de cambio”.

El video con subtítulos en español puede ser visto después del texto de su mensaje:

“Cuando hay un año como el que hemos tenido, me abruma la emoción de pertenecer a la Comunión Anglicana. Ustedes son tan queridos y maravillosos hermanos y hermanas en Cristo.

“Todos estamos en lugares tan diferentes. Ha habido algunas características comunes: la recesión económica; Covid en muchos, muchos países. El rasgo común en el que me regocijo es que nosotros nos hemos acercado a Jesucristo y él ha respondido y el signo de esa respuesta ha sido el heroísmo, la fuerza, la brillantez de la forma en que muchos de nosotros hemos vivido.

“Así que a medida que nos acercamos al final de este año, la Navidad y el Año Nuevo, mi oración es que Dios nos fortalezca a todos para amarnos unos a otros, amar a nuestro prójimo y llevar el amor de Cristo a un mundo que cada vez muestra más su necesidad de noticias de salvación, de arrepentimiento, de cambio.

“Que Dios te dé, en cualquier circunstancia que estés, una maravillosa Navidad. Una Navidad en la que conozcas su amor. Y que Él te proteja y te guarde, y a nosotros, en unidad y esperanza, en este año venidero”.

 

Manifiesto del Colegio de Obispos

(19/XII/20) El Colegio Episcopal de la Iglesia Anglicana de México (IAM), ha expresado que trabajarán “como sus pastores para promover el diálogo y, con respeto mutuo, a explorar formas para que nosotros, como Iglesia, seamos un faro del amor de Dios para todos los seres humanos, independientemente de su orientación sexual, identidad sexual, raza, género o condición social”.

Los Revdmos. Enrique Treviño, Obispo de la Diócesis Anglicana de Cuernavaca y Obispo en Funciones Primaciales; Ricardo J. Gómez, Obispo de la Diócesis del Occidente y Julio César Martín, Obispo de la Diócesis del Sureste, en un mensaje dirigido a la feligresía y la clerecía de la IAM reconocen que “hay un camino por recorrer a cerca del entendimiento común de muchos aspectos de la vida humana” agregando que junto a múltiples cristianos del mundo luchan con el “entendimiento común de las realidades humanas”.

A continuación el Manifiesto de los Obispos de la Iglesia Anglicana de México.

El Primado de México se acoge a la jubilación

(15/XI/20) Habiendo cumplido la edad de jubilación, el Revdmo. Francisco Moreno, IV Primado de México y también IV Obispo de la Diócesis del Norte de México, presentó su renuncia a ambas tareas el pasado 12 de agosto, que se ha hecho efectiva este 13 de noviembre de 2020, cumpliendo en tiempo y forma con lo prescrito en la constitución y cánones de la Iglesia Anglicana de México (IAM).

La sucesión de la primacía será mediante sínodo provincial entre los titulares diocesanos en fecha por conocerse, mientras tanto el Obispo Diocesano de mayor edad canónica se encargará de despachar; para la sucesión en la Diócesis del Norte de México, la elección será en sínodo diocesano.

El Señor Obispo Moreno comparte aspectos de los siete años en los que se ha desempeñado como Primado de la IAM, mostrando diferentes momentos de responsabilidad, conciencia y enseñanza que la primacía le ha brindado, donde destaca el ejercicio de la espiritualidad y la hermandad entre primados, haciendo un llamado urgente a la pastoral social en los tiempos por venir.

Ha participado en diferentes momentos que quedan plasmados para la historia, como la primera visita de un Arzobispo de Cantórbery a México, sus encuentros con Francisco de Roma, la nueva relación de la IAM con la Iglesia Episcopal y la visita del biblista anglicano galardonado por el Vaticano, así como la nueva y más cercana relación con los servidores públicos encargados de los asuntos religiosos en México.

En plática con México Anglicano ha destacado con énfasis la mayordomía y la sostenibilidad como aspectos estratégicos y prospectivos para la IAM en su conjunto, ambos con base en el evangelio y el profundo amor por la IAM.

Breve relato de las experiencias de un Primado casi satisfecho

Dios me dio la oportunidad de llegar a los límites del ministerio, hice ese recorrido de la mano de Nuestro Señor Jesucristo; en ese recorrido llegué como Moisés hasta el monte Nebo tras el Jordán, hoy Jordania, e igual que Moisés escuché la voz de Dios que me dijo: desde aquí se ve la tierra prometida, pero todavía no es tu tiempo.

En esa ocasión el Arzobispo de Cantórbery, Justin Welby, nos dirigió a todos los primados en la renovación de los votos bautismales en el lugar donde Jesús fue bautizado por Juan el Bautista; esa fue toda una experiencia, pero la mejor experiencia es la que uno vive en compañía de arzobispos de todo del mundo; al compartir me di cuenta que algunos tenemos el mismo origen, cunas humildes, hogares desintegrados, problemas de toda índole; otros de buenas cunas, con mejor fortuna, pero humildes hasta lo increíble.

A tres meses de haber sido electo Primado, recibí al Arzobispo Welby y a su esposa Caroline, en la ciudad de Monterrey, un acontecimiento único para la historia del México Anglicano, en la ocasión el Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano de la Iglesia Católica Apostólica Romana, el Arzobispo Rogelio Cabrera, participó fraternalmente.

Organizamos una gran celebración; por primera vez nos visitaba pastoralmente un Arzobispo de Cantórbery, el Primado de toda la Comunión Anglicana, y como un plus dado por Dios a mi persona, festejaba mi cumpleaños sesenta y tres, acompañado por personas anglicanas de toda la provincia.

Gracias a Dios y a toda la organización que hizo posible este evento, fue un augurio de buenas cosas por venir, y así fue ya que para finales de noviembre estaba en el hospital para ser intervenido de manera urgente, y gracias a Dios todo salió bien. Gracias a las oraciones de todos ustedes tanto nacionales como extranjeras, sé que oraron por mí.

En ese mismo mes, debido a la convalecencia para mi recuperación, no pude asistir a la primera de las reuniones de Primados de Latinoamérica, realizada en Sao Paulo, Brasil, auspiciada por la Trinity Church Wall Street; delegué mi representación al Revdmo. Enrique Treviño, Obispo de la Diócesis Anglicana de Cuernavaca, y al Revdmo. Benito Juárez como invitado.

Responsabilidad

En mi opinión, creo que ser Primado es una gran responsabilidad, como persona pierdes tu identidad y sólo te queda identificarte por la función que desempeñas ante el mundo “El Primado de”, ya no eres el que se identifica con un nombre sino por su palabra, porque a final de cuentas cuando platican con uno, preguntan “¿Qué dice la Provincia de México” eso es lo que importa.

Somos portavoces de la actividad de la Provincia, de sus pensamientos, planes y proyectos, sueños, quimeras y temores, todo se vierte para compartir con otros primados que lo escuchan a uno con atención y curiosidad por un México Anglicano que no forma parte de la Commonwealt, sino de la Comunión Anglicana.

En momentos más íntimos compartimos historias propias y más familiarmente muestro mi gafete para que conozcan mi nombre, algunos sólo asienten con la cabeza, y en ocasiones me decían ¡México, mucha droga, mucha violencia, mucha corrupción! uno tiene que buscar la mejor respuesta, que hable bien del país y de la IAM; aunque en algunas ocasiones es difícil ser congruente con la realidad.

Debe uno dar respuestas a preguntas como ¿cuándo llegaron los evangelizadores Anglicanos a México?, ¿cuántas parroquias tienen?, ¿cuántos clérigos? Etc., parece que conocen poco con respecto al México Anglicano.

Cuando nos visitó el Príncipe Carlos y su esposa Camila aquí en Monterrey, al saludarlo le dije, soy el Obispo Primado de la IAM; su respuesta fue esta: ¿Cómo es posible, un Anglicano en tierras Romanas, cómo se llevan?, quizá lo dijo en son de broma, pero yo lo vi muy serio, como si ignorara nuestra existencia como Iglesia Anglicana.

Por otra parte, al concluir el Pacto de colaboración, donde la IAM recibía un importante apoyo de la Iglesia Episcopal, en febrero de 2020 el Revdmo. Michael Curry, Primado de la Iglesia Episcopal, y yo como Primado de la IAM, firmamos un nuevo convenio de colaboración durante la celebración de una Eucaristía especial en la parroquia Episcopal de San Juan, en Chula Vista, California.

En la ocasión me acompañó el Revdmo. Ricardo Gómez Osnaya, Obispo de la Diócesis del Occidente de México, quien atestiguó de parte de la IAM la firma del convenio que entre otras cosas señala que es para “compartir un ministerio de oración y colaboración a través de los dones y talentos que tenemos para ayudarnos en el crecimiento mutuo donde reflejamos el reino con nuestras acciones de justicia, paz y amor a través del servicio, la educación y la expansión del ministerio”.

Conciencia

Como Primado, una de las cosas que personalmente toca es presentar a la IAM alrededor del mundo, incluyendo sus problemas; en muchas ocasiones los problemas de otras provincias son más grandes que los nuestros y tienen mayores necesidades en comparación con México; personalmente digo, México es un pueblo que con fe y esperanza camina hacia el paraíso y no está estancado en la dependencia y trabaja para comer y compartir con quienes tienen necesidades.

Esta conciencia se hace más clara cuando se tiene la fortuna de verlo personalmente en sus ambientes, como la conciencia del hambre que se sufre por la pérdida de la cosecha, la falta de oportunidades, la escases de agua, la falta de caminos, la migración obligada de los pueblos, la injusticia de los sistemas políticos, y las otras consecuencias que todos estos males generan.

Es urgente hacer algo, ponerse en acción para mitigar las cosas, ya no tanto para detenerlas, sino prevenirnos para lo que viene.

Como Primado tuve el privilegio de saludar a personas importantes del mundo eclesiástico, saludé personalmente al Papa Francisco en dos ocasiones, una cuando visitó México y otra en Roma; saludé al Patriarca Ortodoxo Griego de Jerusalén, Teófilo III; al Delegado Patriarcal Latino en Jordania, Obispo William Shomali; al Delegado del Patriarcado Ortodoxo Griego en Jordania, el Obispo Christophoros Attallah; conocí a Abdullah II, rey de Jordania, me senté a la mesa con el embajador de Inglaterra en Roma, Jill Morris.

En el Consejo Ejecutivo Nacional de la IAM, por primera vez en la historia recibimos a al titular de la Unidad de Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación de México, el Mtro. Héctor Miranda Anzá y su equipo de colaboradores.

Con los arzobispos anglicanos lo que más me hizo conciencia es la humildad a la que esta misión nos llama, nuestras reuniones no sólo fueron de charlas, sino de espiritualidad; horas de meditación, estudio y reflexión, de eucaristías y muestras de humildad que nos dimos al lavar y besar los pies de los compañeros arzobispos, eso te trasforma.

En el momento en el que lavé los pies a uno de mis compañeros, y se los besé, como cuando un compañero me lavó mis pies y los besó, uno siente esa presencia del Todopoderoso en la tierra como en el cielo, los pies de una persona que pastorea un pueblo y lleva el evangelio con su máxima capacidad; aunque sea el mensaje del crucificado, es un despertar consiente de quienes somos, una gran experiencia de la cual doy gracias a Dios.

Enseñanza

Casi para terminar mi primer año como Primado, invitamos a México al experto biblista reconocido por el Vaticano con el Premio Benedicto XVI, el Revdo. Richard Burridge, rector del King College de Londres, nos dio una serie de conferencias que se alternaron entre la sede Anglicana y el centro universitario cultural de la Orden de los Predicadores; las conferencias fortalecieron el conocimiento bíblico y la convivencia del clero de la IAM.

Si bien la formación continua del clero es importante, nuestra coyuntura se ve desafiada seriamente por la mayordomía y la sostenibilidad, son aspectos que se ahondan ante la pandemia y sus consecuencias que tal parece que durarán más de lo deseado.

Mi experiencia como Primado me ha enseñado a vivir como si nada me hiciera falta pues sé que Dios actúa en beneficio de quienes creen en Él y por quienes Él tiene misericordia; lo que he recibido es mucho, aunque de ese mucho nada sea propio, y eso me llena de agradecimiento con Dios por la vida que me ha dado.

Procuro enseñar con mi propia vivencia diaria, con amor al enemigo, justicia para el más injusto de la tierra y con esperanza en el campo más árido y arenoso de la tierra de mi existir cotidiano; sé que el Señor está aquí, allá o acullá, en este preciso momento, Él nunca me ha olvidado, me ha sanado, me ha aconsejado, me ha mostrado el camino, y hasta me ha tomado de la mano para traerme a salvo a mi hogar, a mi tierra que tanto amo.

Doy Gracias a Dios por todo lo que me da, iniciando con la vida, mis estudios en el seminario que estuve a punto de abandonar, mi diaconado temprano, mi ministerio tan variado como clérigo, diez años como Obispo Diocesano, con siete de Primado, ¿quién ha tenido una oportunidad como esta?.

Qué más le puedo pedir a Dios que no me lo haya dado antes, mi buena esposa Pery que me acompañó en el ministerio desde los 24 años cuando me casé con ella, mis hijos, mi madre, y me dio la oportunidad de bautizar a mucha gente, de casar a otros tantos, de predicar miles de ocasiones, he confirmado a una multitud.

El Obispo Francisco Manuel Moreno, IV Primado de la Iglesia Anglicana de México, reconoce desde Monterrey, Nuevo León: Estoy casi satisfecho.

Surge Red Ecuménica Solidaria

(27/X/20) Verónica Rosas Valenzuela, Fabiola Pensado Barrera y Juan Carlos Trujillo Herrera, familiares en búsqueda, intercambiaron en la reunión convocada por el Eje de Iglesias de la Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, donde participan integrantes de las iglesias Anglicana, Católica Romana, Cuáqueros, Luterana, Menonita y Metodista, con el objetivo de articular la red de apoyo y cuidado de familias buscadoras y hermanas victimas de la violencia en México.

“Ante este crimen de lesa humanidad que vulnera la totalidad de los derechos humanos de las personas, pero a la vez de la comunidad entera, para lograr cierta operatividad las familias necesitan reunirse con autoridades, y como parte de sus estrategias de resistencia civil pacifica participar en eventos públicos como marchas, oraciones, plantones, por ello vemos necesaria una red de apoyo, soporte y cuidado solidario a las familias” citó Noé Amezcua, del Centro de Estudios Ecuménicos, en un documento preparado para la reunión.

Verónica Rosas, mamá de Diego Maximiliano, a quien busca desde septiembre de 2015, desaparecido en el Estado de México; señaló que se debe seguir con la sensibilización y que “es alentador que se dé acompañamiento desde el eje de iglesias porque la sociedad lo ve de otra forma”; agregó que ”las acciones de prevención son muy importantes para que esto vaya cambiando”, con atención especial en la población adolescente.

Fabiola Pensado Barrera, que busca a su hijo Argenis Yosimar, desaparecido en marzo de 2014 en el estado de Veracruz, expresó su agradecimiento por la iniciativa y la importancia de la participación de las expresiones de fe.

A su vez, Juan Carlos Trujillo Herrera, que busca a cuatro de sus hermanos, señaló que “nosotros como familias tenemos un costal de piedras detrás, quisiéramos que todos nos entendieran”, agregó que “con la necesidad que tenemos, se nos acaba la vida en esto; somos la única esperanza para las familias que buscan nuestra colaboración”.

Diferentes voces coincidieron en la importancia de sensibilizar a la población para superar la estigmatización que criminaliza y revictimiza a quienes enfrentan este flagelo, además de propiciar la seguridad física por la Covid-19 y asistir en lo urgente para ir hacia lo importante, para generar recursos e invitar a la solidaridad a más personas.

En la reunión, moderada por Paola Clericó, hermana de Jesús María, participaron Rafaela, hermana Pasionista; Arturo González, religioso Jesuita; Claudia Vera, de las Comunidades Eclesiales de Base; María Dolores, de las Carmelitas del Sagrado Corazón, y Mónica González; por la Iglesia Anglicana de México participaron la Pbra. Elizabeth Bustillos y el P. Arturo Carrasco-Gómez.

Alto a la cultura del odio: Francisco Moreno, Primado de México

(20/X/20) En el contexto de la agresión a los recintos de la Iglesia Católica Apostólica Romana de Chile, el Ilmo. Francisco Moreno ha hecho un llamado a todas las personas con “hambre y sed de justicia”  (Mt 5:6) para que sus legítimas manifestaciones eviten el odio.

Expresó su anhelo de bienestar y su fraternidad con el pueblo chileno y la Iglesia Católica Romana de esta nación hermana, en oración por la justicia en este país, con base en la verdad, la memoria y la no repetición de los abusos.

Francisco Moreno, Primado de la Iglesia Anglicana de México y titular de la Diócesis del Norte, reconoció el legítimo derecho del pueblo a la manifestación y la organización, promoviendo la justicia y “evitando la cultura del odio”.

En entrevista con México Anglicano recordó las manifestaciones de la comunidad afrodescendiente en Estados Unidos de Norteamérica, así como la xenofobia que perjudica a las personas migrantes del mundo, especialmente en la región, la violencia de género en México y las demandas de los pueblos originarios, así como los diferentes brotes de violencia que generaron estas legitimas causas, llamando a la transformación del mundo sin odio, ni amargura.

Revdo. Arturo Carrasco-Gómez, México Anglicano.

La usurpación de la identidad religiosa: el caso del Anglicanismo

El Revdmo. Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery y el Revdmo. Francisco Moreno, Primado de México.

Si bien las heterodoxias y las ortodoxias de la cristiandad y otras religiones han estado en debate más o menos permanente, la diferenciación denominacional ha sido clara en la cristiandad desde el gran cisma entre oriente y occidente, y posteriormente durante la reforma religiosa del siglo XVI.

En el caso de la cristiandad, las iglesias ortodoxas han preservado con matices la comprensión de la pentarquía, para diferenciarse de la iglesia de occidente, específicamente de la Iglesia Católica Apostólica Romana.

Por su parte, las denominaciones de la Reforma también establecieron su propia diferenciación tanto en las formas litúrgicas, como en su comprensión teológica, acaso con énfasis en la comprensión de la autoridad y consecuentemente en su ejercicio.

La diferenciación se asumió con claridad por todas las partes, de hecho se buscaba diferenciarse de manera clara y deliberada; más recientemente las iglesias autonombradas cristianas también han procurado diferenciarse, tanto de las iglesias de la Reforma, como de las iglesias occidentales y orientales.

Por su parte, la Comunión Anglicana apela a su historia apostólica así como a su legado reformista del siglo XVI. En la eclesiología Anglicana cada provincia cuenta con la facultad y autoridad para discernir el balance entre lo católico y lo bíblico, por lo que si bien tienen estos referentes en común, los caminos del discernimiento han derivado en diferentes comprensiones que han generado lo que se conoce como una tensión creativa.

Por ejemplo, el papel de la mujer en el ministerio tríplice, a saber: diaconado, presbiterado y episcopado, todavía no es reconocido en toda la Comunión Anglicana, que está constituida por las provincias anglicanas en comunión con el Arzobispo de Cantórbery, con la participación de mujeres y hombres en el Consejo Consultivo Anglicano, en la reunión del episcopado en la Conferencia de Lambeth, así como en la reunión de Primados.

Aún con las diferencias propias de la cristiandad, se hace ecumenismo; es decir intercambio y colaboración, así como compartimiento devocional, especialmente entre las expresiones dadas hasta el siglo XVI, o como consecuencia de la Reforma, cabe señalar que las expresiones cristianas más recientes no muestran el mismo interés, sin embargo también se hace intercambio  con otras religiones no cristianas, como el Islam y el Judaismo, entre otras.

En los últimos años, especialmente en Latinoamérica, las autoridades ciudadanas, que por su propia naturaleza son comprensiblemente ajenas a los criterios mencionados, han aceptado el registro legal de diferentes asociaciones religiosas, incluyendo a los grupos que no les interesa diferenciarse, por el contrario, son grupos que usurpan la identidad religiosa de otras denominaciones de la cristiandad consiguiendo un registro legal aunque no sean lo que dicen ser.

Además hay otros grupos que se desempeñan sin el debido registro y también usurpan el nombre de alguna denominación debidamente establecida, lo hacen sin formar parte de ésta, particularmente usurpan el nombre Anglicano.

Según la real academia española, la usurpación es “arrogarse la dignidad, empleo u oficio de otro, y usarlos como si fueran propios”, que es precisamente lo que pasa con múltiples grupos latinoamericanos que usurpan el nombre Anglicano, sin tener incluso ningún tipo de relación con la Comunión Anglicana.

Recordemos que uno de los usos nocivos de las redes sociodigitales y otras tecnologías electrónicas ha sido la usurpación de identidad o el robo de datos, que se utilizan como si fueran propios de las personas usurpadoras y esto pasa también con la identidad religiosa.

Desafortunadamente diferentes personas de buena voluntad se ven involucradas incluso en hechos delictivos como el robo, la estafa, defraudación y otro tipo de delitos. Recordemos también que la simonía ha sido repudiada desde tiempos apostólicos (Hch. 8:9-24).

Para conocer a las diferentes diócesis y provincias Anglicanas se comparte el sitio web oficial, si algún grupo no aparece en el siguiente link, podría ser usurpador y por lo tanto ajeno a la Comunión Anglicana: https://www.anglicancommunion.org/

Justin Welby recomienda leer, releer y poner en práctica la Fratelli Tutti

Francisco de Roma y Justin Welby

En esta encíclica, el Papa Francisco establece una visión clara, emocionante y ambiciosa del papel de la amistad y la solidaridad humanas como base para un futuro mejor orden mundial.

A lo largo de este trabajo, entrelaza los temas de lo individual y lo social, y enfatiza su necesaria interdependencia, rechazando los extremos tanto del individualismo como del colectivismo social como contrarios a la verdadera dignidad y derechos de todos los seres humanos. La suya es una voz verdadera y claramente cristiana de moderación radical, ni capturada por el individualismo de la cultura ni prisionera de los sueños del colectivismo social.

Establece una visión de relaciones humanas, sociales e internacionales saludables basadas en la preocupación por el otro, en escuchar, en compartir y en la apertura a nuevas ideas y experiencias, rechazando la creciente tendencia de los individuos y las sociedades a refugiarse en búnkeres de lo familiar y lo seguro. Es una visión incrustada en una cristología profunda, que refleja la naturaleza del Dios que “tanto amó al mundo que dio a su único hijo” (Juan 3:16).

Este es un texto reflexivo y alegre. A veces nos lleva a lo peor del comportamiento humano, pero nos ofrece formas de forjar un mundo mejor. El cambio climático, la caridad tanto personal como nacional, la migración, la trata de personas y la dignidad del trabajo están aquí, junto con muchos otros temas de igual importancia y urgencia. Pinta un futuro posible de un mundo que es holístico, reconociendo la dignidad humana y manteniéndola unida a la creación divina y penetrado por el Dios cuyo amor se muestra auténticamente en la generosidad mutua (1 Juan 3:17).

Este es un documento verdaderamente ecuménico, en el que el Papa Francisco cita no solo al Patriarca Ortodoxo Bartolomé, sino también al Dr. Martin Luther King Jr. y al Arzobispo Desmond Tutu. Sorprendentemente, se refiere a su fructífero diálogo con el Gran Imán Ahmad Al-Tayyeb para enfatizar que la idea central de su argumento, aunque está profundamente arraigada en la fe cristiana, es de fuerza universal. También se inspira en los escritos de Mahatma Gandhi.

Si bien está escrito desde una postura profunda e inspiradora cristiana, el Papa Francisco establece explícitamente una visión que los no creyentes pueden suscribir. Uno tendría que ser extraordinariamente estrecho de miras para no prestar atención a su llamativo llamado a la acción por razones puramente sectarias o similares.

Este extraordinario Papa ha hecho al mundo otro servicio al reunir en un solo texto una gran cantidad de conocimientos sobre algunos de los problemas más urgentes de nuestro tiempo. Es un mensaje que valdrá la pena leer y releer. Tengo la más sincera esperanza de que no solo sea leído, sino que quienes están en el poder en todo el mundo lo pongan en práctica.

El Revdmo. y Muy Honorable Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery

 

Traducción: México Anglicano.

Declaración personal del Arzobispo de Cantórbery Justin Welby tras la publicación del informe de la IICSA

Una declaración del Arzobispo después de la publicación del informe de la Investigación Independiente sobre Abuso Sexual Infantil (IICSA, en inglés) sobre la Iglesia Anglicana en Inglaterra y Gales.

(6/X/20) El Arzobispo Justin Welby declaró lo siguiente:

“Fallar en la salvaguardia arroja una mancha profunda en todo lo bueno que hacemos. Ya lo he dicho antes y sigo sosteniéndolo. Pero soy muy consciente al llegar hacia el final de este año de que, si bien existe un compromiso genuino para que la protección de los niños y los adultos vulnerables sea la máxima prioridad de todas las partes de la Iglesia, es evidente que todavía no lo hemos hecho bien.

“El informe publicado hoy es un claro e impactante recordatorio de cuántas veces hemos fracasado -y seguimos fallando- a los sobrevivientes. Las disculpas son vitales, pero no son suficientes. Tenemos que escuchar. Tenemos que aprender. Y tenemos que actuar.

“Al pedir la investigación, a través de una carta a la entonces Secretaria del Interior, Theresa May, en 2014, sabía que aunque sería algo que los sobrevivientes habían exigido, también sería un proceso profundamente doloroso contar sus historias. Les estoy muy agradecido por su valentía. No podemos ni vamos a poner excusas, y debo ofrecer de nuevo mis sinceras disculpas a quienes han sido abusados, a sus familias, amigos y colegas.

“Es evidente que hay mucho que responder y es vital un examen en profundidad del informe de hoy. IICSA ha iluminado el pasado y el presente para ayudarnos a informar mejor nuestro futuro trabajo de protección. Se les debe nuestro agradecimiento que les damos de todo corazón. Ruego para que este informe y sus recomendaciones resulten en los cambios necesarios para hacer de nuestra Iglesia un lugar más seguro para todos ahora y para las generaciones futuras”.

Tomado de la página web del Arzobispo de Cantórbery en: https://www.archbishopofcanterbury.org/news/latest-news/personal-statement-archbishop-canterbury-justin-welby-following-publication-iicsa, última consulta 7 de octubre de 2020.

Traducción: México Anglicano.