Cuídate tú y cuida de todos: Primado de México

 

(1/IV/20) Reconociendo las oraciones que hace todo el mundo para superar la pandemia Covid19, el Ilmo. Francisco Moreno, Obispo Primado de la Iglesia Anglicana de México (IAM) , exhortó al pueblo de Dios para atender las recomendaciones de las autoridades del gobierno y apeló a la buena voluntad de los fieles para velar con creatividad por el bienestar de las personas más vulnerables y por el sustento del clero.

En entrevista a distancia con México Anglicano reconoció las oraciones ecuménicas e interreligiosas que se hacen alrededor del mundo, especialmente en la Comunión Anglicana, en la IAM, cada una de sus diócesis, congregaciones, familias y cada persona, para nutrir la esperanza y superar la pandemia.

Así mismo exhortó a posponer los compromisos de las celebraciones preestablecidas, como confirmaciones, bautizos, primeras comuniones, bodas y demás, para evitar exponer a la comunidad.

Recomendó atender el llamado de la Secretaría de Gobernación federal “si te cuidas tú, nos cuidamos todos” y exhortó a observar el Quédate en Casa, en principio hasta el 30 de abril de 2020.

Se refirió al comunicado dirigido a las iglesias de parte de la Secretaría de Gobernación, donde la dependencia reitera el estado de emergencia por causa de fuerza mayor debido a la pandemia, y llama a dar puntual seguimiento a las medidas dispuestas por la Secretaría de Salud, a difundir solamente información veraz y a fortalecer los lazos familiares y comunitarios sin discriminación.

A su vez, la Secretaría de Gobernación exhorta a que se coopere con la suspensión temporal de toda actividad que congregue físicamente a las personas, recomendando el uso de medios digitales o tradicionales para la comunicación a distancia.

La dependencia llama a que se eviten mensajes discriminatorios, recordando que nadie podrá alegar motivos religiosos para evadir su responsabilidad legal y reconoce que se necesita impulsar la unidad, dejando de lado las diferencias.

Por su parte, el Ilmo. Francisco Moreno exhortó al pueblo de Dios a velar con creatividad por el cuidado de las personas más vulnerables y por el sustento de la clerecía, parafraseando: Cuídate tú y cuida de todos.

Superar la Covid19 con amor: llamado del episcopado provincial

(30/III/20) La Iglesia Anglicana de México (IAM) a través de su episcopado, llama al pueblo de Dios al autocuidado y al cuidado del prójimo, siguiendo las recomendaciones de las autoridades de la salud integral, en mensajes que distribuyen a través de las redes sociodigitales.

El Ilmo. Francisco Moreno, Primado de México y titular de la Diócesis del Norte de la IAM, ha reiterado la “responsabilidad que tenemos de cuidarnos unos a otros, en amor al prójimo” recordando la importancia de la oración ante la pandemia, especialmente por quienes toman las decisiones, el personal de la salud, quienes padecen y quienes han partido de esta vida a consecuencia de la enfermedad Covid-19.

El Ilmo. Ricardo Gómez Osnaya, Obispo de la Diócesis del Occidente de la IAM, señaló que “es imprescindible testimoniar el legado de fe, esperanza y amor. La fe que sostiene el andar con responsabilidad y con la sana confianza del triunfo de la vida sobre la muerte. La esperanza que vela por los grupos vulnerables y quienes claman justicia, orientando hacia la hermandad desde el presente para el futuro, e impulsando un sistema global más armónico. El amor que cuida al prójimo en la familia y el resto de la comunidad, como a nosotros mismos” e invitó a cuarenta días de oración diaria especialmente por la Iglesia, por México y por cada congregación.

A su vez, el Revdmo. Enrique Treviño, Obispo de la Diócesis Anglicana de Cuernavaca, promueve el intercambio y difusión de mensajes, pidiendo que “usemos las redes sociales para contagiarnos de amor, fe, aliento y esperanza”.

Así mismo y llamando a superar “la muerte espiritual”, el Ilmo. Julio César Marín, Obispo de la Diócesis del Sureste de la IAM, recomienda que atendamos la sana distancia, sin perder la cercanía del alma en amor al prójimo como Cristo nos ha enseñado y nutriendo la “esperanza en Dios”.

Por su parte, el Revdmo. Carlos Touché Porter, Obispo de la Diócesis de México de la IAM, envió un mensaje a la clerecía diocesana señalando que durante la Semana Santa “No podremos recibir sacramentalmente el Cuerpo y la Sangre de Cristo en la Santa Comunión; pero, la Iglesia, nos proporciona la posibilidad de comulgar espiritualmente”.

Unidos y en oración superemos al Covid19: Primado de México

(24/III/20) El Revdmo. Francisco Moreno, Obispo Primado de la Iglesia Anglicana de México, invita al México Anglicano, todos los cristianos y las personas de buena voluntad, a que “nos unamos en espíritu con Justin Welby y el Papa Francisco, para que por la misericordia de Dios superemos esta pandemia”, exhortó para que se ore por las autoridades responsables, el personal médico, los pacientes y quienes han partido de esta vida a consecuencia del Covid19, reiterando que obedezcamos las recomendaciones de las autoridades sanitarias, como #QuédateEnCasa y #SusanaDistancia.

Hizo extensiva la invitación del Revdmo. Justin Welby, quien por iniciativa de Francisco de Roma exhorta a toda la cristiandad del mundo para unirse en oración el día de la Anunciación, este miércoles 25 de marzo, particularmente orando el Padre nuestro.

El también titular de la Diócesis del Norte de México, comentó que en lo personal se unirá a las 7PM, tiempo del centro del país y dejó abierta la recomendación del horario señalado en la carta dirigida al Su Gracia Justin Welby, Primado de la Comunión Anglicana, de parte del Cardenal Kurt Koch, Presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos.

La oficina del Obispo Moreno suspende actividades presenciales hasta nuevo aviso, continuando con sus responsabilidades pastorales en home office.

A continuación el mensaje para Su Gracia Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery, de parte del Cardenal Kurt Koch:

——–

Ciudad del Vaticano a 23 de marzo de 2020

PARA SU GRACIA, REVERENDÍSIMO Y HONORABLE DR. JUSTIN WELBY, ARZOBISPO DE CANTÓRBERY

Su Gracia

En estos días difíciles, cuando la humanidad se ve profundamente afectada por la amenaza de la pandemia, le escribo para comunicar la invitación que su Santidad el Papa Francisco ha hecho a todos los líderes cristianos.

Ayer, el Papa Francisco invitó públicamente al liderazgo de las iglesias y de todas las comunidades cristianas, junto con todos los cristianos, a invocar al Dios Todopoderoso y Omnipotente, orando simultáneamente la oración del Señor este próximo miércoles 25 de marzo, idealmente al mediodía, hora de Roma, o al mediodía de la hora local, u otra hora conveniente del día.

Espero que se una a esta iniciativa en la que todos los cristianos invocando juntos la gracia del cielo, pedirán el fin de esta pandemia, confiando en el poder de Dios.

En el día en que muchos cristianos recuerdan la Anunciación a la Virgen María de la Encarnación del Verbo, que el Señor escuche la oración unida de todos sus discípulos que se están preparando para celebrar la victoria del Cristo resucitado.

Con renovada gratitud, les deseo una bendita temporada de cuaresma.

Cardenal Kurt Koch, Presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos.

Covid19, pecado y sanación: IV Domingo en Cuaresma

De ninguna manera la enfermedad COVID19 es un castigo de Dios, y mucho menos es a causa de la diversidad sexual, la eutanasia o el derecho a decidir.

Los sensacionalistas medios de comunicación nos han llenado de basura que seguimos cargando aunque nos causa temor, o infodemia; se desconfía de la información oficial y la información científica; los intereses creados, así como personas de buena voluntad que caen en sus engaños, esparcen rumores nocivos y causan confusión. Tal parece que el miedo se contagia más fácil y más rápido que cualquier virus; desde entonces el apóstol Pablo recomienda “que nadie les engañe con palabras huecas” (Efesios 5:6).

Los críticos burlones de la fe preguntan dónde está Dios en medio de esta pandemia que azota al mundo; las y los estudiosos nos comentan de los problemas de los grupos vulnerables, como las personas que viven al día, el acceso a la información clara y confiable, el acceso a la salud, las personas de la tercera edad, las mujeres solas que son jefas de familia en relación con el cuidado de NNA y su trabajo, las personas con discapacidad temporal y permanente, las víctimas del sistema que siguen exigiendo justicia, o los problemas familiares que podrían ser más fuertes y más frecuentes; hay polémicas por cuáles son las mejores medidas que debemos aplicar; y en realidad, a penas estamos empezando. En medio de todo esto, el evangelio del IV Domingo en Cuaresma nos relata la sanación de un ciego de nacimiento.

Se nos olvida que las crisis también son áreas de oportunidad; podríamos depurar el ropero, la computadora y el celular; organizar los documentos y el librero, jugar más con los peques, llamar por teléfono a familiares y amistades de la tercera edad, escuchar más y mejor a la pareja, profundizar nuestras relaciones con cada miembro de la familia; ayudar en la medida de nuestras capacidades a las personas menos afortunadas que nosotros, en resumen: recuperar la vista sobre nuestra vida y nuestro entorno diverso.

David es ungido por Dios como rey de Israel, no por su estatura, ni su fortaleza física, no ha sido elegido por su apariencia humana, sino por su corazón. Y debemos recordar que todas las personas bautizadas también somos ungidas por Dios, y la unción, en términos religiosos es la elección de Dios, como lo vemos en el caso de David. Dios nos ha escogido; Dios te ha elegido por la bondad de tu corazón.

A Jesús mismo lo llamamos Mesías en hebreo, o Cristo en griego, que significa literalmente “ungido”, y que expresa que es “elegido” por Dios; por eso también le llamamos Jesucristo, el ungido por excelencia, el Hijo amado en quien Dios se complace.

Jesucristo, en el evangelio de Juan, se encuentra con un ciego de nacimiento y los discípulos le preguntan si ha nacido ciego por su propio pecado, o por el pecado de sus padres. Aquí la sociedad actual podría preguntarnos si quienes han enfermado, o muerto por covid19 han padecido por su propio pecado o por el pecado de sus antepasados. Jesús les responde -y nos responde— (Jn 9:3) que es más bien para que se muestre lo que Dios puede hacer.

¿El coronavirus será para que se muestre lo que Dios puede hacer en las personas que han enfermado? ¿o será para que se muestre lo que Dios puede hacer en su pueblo? ¿O quizá para que Dios muestre lo que su pueblo fiel puede hacer ante la adversidad? ¿Acaso vemos la adversidad como derrota, o como oportunidad?

Ni siquiera Jesé, consideraba apto a su hijo David; presentó primero a Eliab, incluso Samuel creyó que Eliab era el elegido, pero Dios no se guía por las apariencias, sino que ve el corazón.

Jesús unge lodo hecho con tierra y su propia saliva, e instruye al ciego de nacimiento que se lave en el estanque de Siloé, y así el ciego recupera la vista, lo que impresiona a propios y extraños, incluso hay quienes aseguran que se trata de otra persona; los fariseos descalifican a Jesús por haber hecho la sanación en sábado, el día de reposo absoluto ¿quién se cree que es? –un profeta— dijo el ciego sanado, lo que irrita aún más a los fariseos: Los padres biológicos del ciego sanado sólo reconocen que es ciego de nacimiento; tienen miedo porque los fariseos expulsarían a cualquiera que reconociera a Jesús como el Cristo.

Los pre-juicios de los fariseos, salen a flote. Sin embargo el ciego sanado les plantea una verdad, que no peca, pero incomoda (Jn 9:30-33). Así lo corren del templo.

En su libertad de decisión Jesús le planteó una pregunta sencilla y profunda ¿crees tú en el hijo del hombre?, y desde su libertad, con sus propias categorías de comprensión, el ciego sanado le respondió.

Ante la pandemia del coronavirus, ante la crisis personal, comunitaria, social, ante la corriente crisis mundial ¿crees tú en el Hijo del hombre?

Yo he venido –dice Jesús— (Jn 9:39) para que los ciegos vean y para que quienes ven se vuelvan ciegos.

¿Acaso vemos las oportunidades ante la crisis, acaso tendremos miopía o ceguera espiritual? Si ustedes fueran ciegos, no tendrían culpa –dijo el Señor–, pero quienes ven son culpables de sus pecados; quienes lucran con la necesidad, quienes sacan raja política de la adversidad, quienes se conducen con egocentrismo ante la pandemia, quienes discriminan, quienes deliberadamente esparcen fakes y quienes se conducen con farisaico desamor.

Dios está mirando nuestro corazón, y no las aparentes investiduras humanas, sabe perfectamente de tu fragilidad, de tu humanísimo y auténtico temor, pero también ve tu capacidad de bondad y de amor, a pesar del enorme desafío; confía en que saldrás adelante con amor al prójimo, para que en ti se muestre lo que Dios puede hacer, para que tu vida sea un testimonio de su gracia ante el mundo.

Recuperemos la vista que se nos ha dado desde nuestro propio bautismo, donde tú y yo hemos sido ungidos y lavados, para ser enviados; esa es la recomendación del apóstol de Tarso “traten a todos con amor” (Efesios 5:1-2).

Tus retos personales y los retos comunitarios, son la oportunidad para que el mundo vea lo que Dios puede hacer en y con tu propia vida, busquémoslo con esperanza.

Que Dios abra nuestros ojos, para ver su mano misericordiosa, para ver su mano bondadosa, para mostrar y ver su mano en el diverso mundo que nos rodea. Busquemos el consuelo de Dios en nuestra mortificación, y también la fortaleza, para superar y vencer la adversidad; busquemos el perdón por nuestro desatino y nuestro farisaico desamor para con el prójimo; busquemos la renovación, para que amorosamente habitemos el mundo en su nombre.

———————

Homilía del IV Domingo en Cuaresma, en la Parroquia Anglicana de la Sagrada Familia, CDMX, Revdo. P. Arturo Carrasco-Gómez, Rector.

COVID-19, difundir las disposiciones federales: Primado Anglicano de México

(22/III/20) El Revdmo. Francisco Moreno, Obispo Primado de la Iglesia Anglicana de México, ha instruido que la información oficial del gobierno de la república, encabezado por el Lic. Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, se difundan lo más ampliamente posible, para fomentar la participación de la sociedad en su conjunto, siguiendo las recomendaciones que Susana Distancia propone para derrotar “al malvado coronavirus”.

Problemáticas de la niñez en el México contemporáneo

(21/III/20) En el marco de la sesión inaugural del segundo seminario sobre la niñez y las violencias estructurales, coordinado por la Mtra. Gabriela Ruiz Serrano, de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM, acompañando a la Licda. Yamilet García Vázquez, del eje de Iglesias y Comunidades de Fe, de la Brigada Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, y con los buenos oficios del Pastor Samuel Murillo, de la Iglesia Metodista; el Revdo. P. Arturo Carrasco Gómez, clérigo de la Iglesia Anglicana de México, participó en la mesa sobre desaparición forzada.

Aquí el video testimonial:

La próxima sesión del seminario está programada para el 22 de abril de 2020 en la misma sede, a partir de las 10AM.

Suspender actividades durante dos semanas: Primado de México

Revdmo. Francisco Moreno, Primado de la Iglesia Anglicana de México.

(17/III/20) El Revdmo. Francisco Moreno, Obispo Primado de la Iglesia Anglicana de México (IAM), exhorta a que “los obispos y los clérigos, sean responsables en sus acciones de prevención para no exponer a sus feligreses a un posible contagio” del COVID19.

En un comunicado dirigido a los obispos y el pueblo de la IAM, solicita que durante dos semanas se eviten celebraciones religiosas en los templos, así como cualquier otro encuentro comunitario, “como lo ha indicado la Secretaría de Salud”, agregando que se desconoce oficialmente la duración de la emergencia.

Recomienda que se exhorte a la feligresía a emplear el Libro de Oración Común para orar por las personas finadas a causa del coronavirus, el personal médico, y quienes han resultado con diagnóstico positivo, sin omitir los demás retos que enfrentamos en México y el mundo.

El comunicado concluye exhortando a la calma, la responsabilidad y la solidaridad correspondiente, teniendo como colofón la cita del Salmo 91:1-4, con la rúbrica del Revdo. P. Efrén Velázquez, Secretario Provincial.