Cuando las personas de ciencia se reflejan en su caminar con Jesús

Sociedad de Científicos Ordenados

Sociedad de Científicos Ordenados

(CDSP News 25/I/16) Cuando los miembros de la Sociedad de Científicos Ordenados se reunieron en la Church Divinity School of the Pacific (Escuela Teológica de la Iglesia del Pacífico CDSP) a principios de este mes, fue para compartir lo que atraviesan los mundos de la fe y la ciencia, cómo esos viajes forman sus ministerios y cómo pueden influir sus ministerios en sus comunidades.

“Todos en la sociedad, de alguna manera, ha tenido dos carreras, han tenido la autoridad de la ciencia y la iglesia” dijo el Revdo. Dr. Lucas Mix, que es guardián de la Provincia de América del Norte. Mix es miembro adjunto de la Facultad de CDSP, recibió su grado de Maestría en Teología en 2007 y se doctoró en biología orgánica y evolutiva por Harvard en 2004. Este año es investigador invitado en el Centro de Investigación Teológica en Princeton, Nueva Jersey, donde está investigando cuestiones de Astrobiología y Sociedad.

“Todos nosotros tenemos esta lengua que hemos aprendido a ser frikis de Iglesia (feligreses excéntricos) y geeks (fanáticos) de la ciencia”, dijo Mix “y es algo maravilloso estar con personas que hablan tu idioma. La capacidad de hablar nos permite poner las cosas de nuevas maneras”.

Además de Mix, los asistentes incluyeron al Presidente y Deán de la CDSP, Mark Richardson y la Revda. Dra. Marilyn M. Cornwell (Maestría en Teología 06), Rectora de la Iglesia de la Ascensión, en Seattle. Ambos fueron los presentadores, como el Revdo. Dr. Ted Peters, profesor emérito de teología sistemática y ética en el Seminario Teológico Luterano del Pacífico y del Centro para la Teología y las Ciencias Naturales en la Graduate Theological Union (Unión Teológica de Graduados). Ambos, Cornwell y Peters (quien acreditó el curso del seminario de religión y ciencia) fueron aceptados como nuevos miembros durante el retiro.

También asistieron la Revda. Diácona Josephine “Phina” Borgeson (MT 74), el Revdo. Robyn Arnold (MT 08), la Revda. Bárbara Smith-Moran (Doctora en Teología 09) y el Revdo. Dr. Robert Russell, Director del Centro para la Teología y las Ciencias Naturales y profesor de teología y ciencias en la Unión Teológica de Graduados.

Fundada en 1987, la Sociedad de Científicos Ordenados tiene más de 100 miembros y lleva a cabo un retiro anual en el Reino Unido, donde fue fundada. Además, se reúne cada dos años en los Estados Unidos. La reunión de este año fue la primera que se celebrará en la CDSP.

La mayoría de los miembros de la sociedad sirven en parroquias y según su página web, “[i] ntegrar ciencia y teología, razón y fe no es sólo un trabajo para expertos; es algo que todos nosotros tenemos que hacer todos los días, tal como Dios nos llama a cada uno en nuestro propio tiempo y lugar”.

Mix explica que como “Mi trabajo es en gran parte con la etiqueta de la ciencia y la religión” dice. “También hay esta cuestión de síntesis; ¿Cómo llevo mi fe y mi conocimiento juntos? Se trata de fe y entendimiento. Creo que es cuestión de hablar de Jesús y hablar de ciencia en lo vernáculo”.

La presentadora Episcopal Marilyn Cornwell, dijo que “las lecciones profundas de mi formación científica me prepararon bien para la peregrinación de la fe como un científico ordenado”.

Cornwell cuenta con un doctorado en Bioquímica por la Facultad del Centro de Investigación del Cáncer y lleva a cabo investigaciones sobre cómo las células del tumor se vuelven resistentes a la quimioterapia. Ella también es requerida por su iglesia para ser un enlace entre la atención espiritual y la salud para pacientes con cáncer que conoce a través de la Iglesia.

“Comencé a ser un recurso para pacientes Episcopales/Anglicanos que vienen a Seattle para trasplantes de médula ósea”, dijo Cornwell. “Al principio me pareció bastante extraño, es decir, aunque era una persona de fe, era solo una simple laboratorista geek, una nerd de la verdadera ciencia; pero sólo seguí recibiendo estas invitaciones para ser un puente de pacientes y familias que salieron de su vida cotidiana y entraron en el mundo desconcertante de la salud de alta tecnología”.

A través de aquellas personas que acumulan experiencias, sintió el llamado. Cornwell fue al seminario, completó su Maestría en Teología en el CDSP en 2006 y fue ordenada en 2007. Ahora, es Rectora de la Iglesia de la Ascensión en Seattle, un testimonio de primera mano a cerca del valor de la Sociedad de Científicos Ordenados.

5º año del Vía Crucis fronterizo: Llamado al muro

El Vía Crucis 2016 destacará la difícil situación de los migrantes en la frontera entre México y Estados Unidos

Muro fronterizo entre México y EEUU

Aspecto del muro fronterizo entre México y EEUU

(28/I/16) El servicio, que se celebrará el 19 de marzo de 2016, convoca a un grupo de personas que participará en las Playas de Tijuana, así como de Los Ángeles, Orange, San Diego, Imperial, Riverside, Santa Bárbara y los condados de Yuma y Arizona, para congregarse en el Parque de la Amistad.

Con la probable participación del Revdmo. Lino Rodríguez, Obispo de la Diócesis del Occidente de México, de la Iglesia Anglicana de México (IAM); se reunirán los convocantes Revdmo. James R. Mathes, Obispo de la Diócesis Episcopal de San Diego y la Revdma. Diane Jardine Bruce, Obispa Sufragánea de la Diócesis Episcopal de Los Ángeles, para llamar la atención sobre la difícil situación de los inmigrantes en su Vía Crucis.

Los peregrinos se detendrán en el camino a la frontera para orar las estaciones del Vía Crucis, que terminará en la frontera con la última estación. Allí recordarán que Jesucristo también fue recibido como un inmigrante inoportuno.

El impulso para el servicio surgió hace cinco años por el deseo de abordar las cuestiones fronterizas y de migración entre las diócesis.

Una imagen de madera de seis pies de Jesucristo ha acompañado a la peregrinación desde el corazón de Los Ángeles hasta la frontera con México y este año no será la excepción. En cada parada se orará la estación coorespondiente y al llegar a la frontera, alrededor de 3PM, será la última estación y la celebración de la Eucaristía. Se viajará en caravana de autos con la estatua de seis pies de Jesucristo Salvador en la vanguardia del Vía Crucis.

Que este hecho sea en la semana más sagrada del cristianismo no es casual. Durante esta importante época del año, se busca explorar las implicaciones de vivir cerca de una frontera, y de ser llamados a encarnar sin miedo el amor, la paz y la justicia social.

En la frontera se dará testimonio de la difícil situación de las personas afectadas por la migración con la celebración de la Eucaristía, recordando que Jesucristo era un migrante.

La feligresía y el clero de la IAM que ha participado incluye al Revdo. Padre Adelí Candelario García de la Misión Anglicana de Cristo Rey, en Tijuana y el Colegio La Esperanza, entre otros.

“En la Pascua, celebramos que Jesucristo cruzó la frontera de la muerte”, dijo en su momento la Revda. Kelly, una de las primeras organizadoras del evento y agregó que “En este evento de oración que se celebra en nuestra frontera nacional, reconozco que nuestra frontera es un inmenso símbolo de los lados oscuros de nuestra expresión de la inmigración. También reconozco que Jesús emigró desde el cielo a la tierra mientras buscaba una vida mejor para todos”.

“Ven ora de pie y medita sobre lo que significa que Jesucristo nos reúna en la frontera”, dijo la Revda. Kelly y agregó: “Al menos haz una pausa, reconociendo que todo el mensaje de Pascua es acerca de cómo Dios hizo bella la frontera entre el cielo y la tierra”.

Intercambio en la frontera (Foto: Diócesis Episcopal de San Diego).

Intercambio en la frontera (Foto: Diócesis Episcopal de San Diego).

Balance y desafíos del contexto actual en México y AL

Aspecto del encuentro en la Casa de la Solidaridad (Foto: OE)

Aspecto del encuentro en la Casa de la Solidaridad (Foto: OE)

(21/I/15) Con la convocatoria del Observatorio Eclesial de México y el grupo de Curas en la Opción por los Pobres de Argentina, se realizó el encuentro y mesa de análisis Miradas de Norte a Sur, balance y desafíos del contexto actual en México y AL, en la Casa de la Solidaridad Sergio Méndez Arceo, de la ciudad de México.

José Guadalupe Sánchez, candidato a doctor en ciencias sociales por la UNAM, explicó los hechos de violencia en México con énfasis en la óptica de género, que afecta tanto a mujeres como a hombres en consecuencia del rol estereotipado, con casos específicos en las fronteras de México y los estados de México, Tamaulipas, Veracruz y Guerrero, este último con testimonio de un vecino de la comunidad de Arcelia.

A su vez, los clérigos visitantes Eduardo de la Serna; Jorge Eliseo Marenco y Roberto Murall, presentaron sus impresiones a cerca de las Madres de la plaza de mayo y la relación que este colectivo ha mantenido con Francisco de Roma, así como las contraposiciones públicas entre miembros del episcopado de su país.

Se evidenció cierto paralelismo del quehacer de los medios de comunicación en ambos países, además de que los visitantes brindaron un generoso análisis ante la inminente visita de Francisco de Roma a México, comentarios fundamentados con elementos de primera mano; el intercambio de experiencias y miradas sobre el contexto pasado y presente, fue moderado por José Guadalupe Sánchez y Gabriela Juárez del convocante Observatorio Eclesial.

Reconociendo que el ecumenismo no es propiamente un tema de interés en la iglesia Católico Romana de la Argentina, los visitantes del grupo de Curas en la opción por los pobres, señalaron sin embargo un par de momentos notables gestionados por instancias gubernamentales del kichnerismo, con lo que daban respuesta a pregunta expresa.

La sesión concluyó con la expresión del anhelo de cada uno de los presentes, mismo que fue plasmado en un caracol con énfasis significante del sureste mexicano, una espiral en desarrollo abierto.

Arzobispo de Cantórbery habla en Davos en respuesta al extremismo

Revdmo. Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery, en el Fotro Económico Mundial 2016

Revdmo. Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery, en el Fotro Económico Mundial 2016

(Lambeth Palace 22/I/16) El Arzobispo de Cantórbery, Justin Welby, asistió al Foro Económico Mundial de Davos para unirse a las discusiones sobre la lucha contra el extremismo violento y cómo las comunidades de fe se están adaptando al siglo 21.

El Arzobispo participó en un panel sobre cómo todas las principales religiones del mundo pueden adoptar una postura común contra el extremismo.

Los otros panelistas en la discusión, que fue presidida por Christiane Amanpour, fueron el Gran Muftí de Egipto, Shawki Ibrahim Abdel-Karim Allam, y el presidente y director ejecutivo del Centro para el Estudio del Islam y Oriente Medio, Ahmad Iravani.

El Arzobispo dijo que Occidente no podrá afrontar el extremismo hasta que aborde sus elementos ideológicos y teológicos. Dijo que actualmente las narrativas que son “parásitas en nuestras tradiciones en lugar de ser una parte” es el aplastante materialismo occidental.

Preguntado por cómo las sociedades occidentales pueden evitar una crisis interreligiosa entre el Cristianismo y el Islam, el Arzobispo dijo que se están haciendo progresos, pero que Europa necesita recuperar la capacidad de utilizar el lenguaje teológico para contrarrestar el extremismo.

“Creo que estamos progresando. Hay mucha más honestidad en nuestras conversaciones que en el pasado, en el que el debate fue muy a menudo en el nivel más banal de ‘¿No sería agradable si todos fuéramos agradables?’.

“Lo que hemos perdido es la capacidad de hacer – y los musulmanes y los cristianos estamos juntos en esto- en Europa hemos perdido la capacidad de utilizar los valores teológicos para discutir nuestras diferencias en la sociedad en general. Se ha confinado al mundo religioso, lo que significa que ya no tenemos una manera de responder al desafío de los extremistas. Ya no tenemos el vocabulario.

“Decimos mejor materialismo nos ayudará: (pero) nadie va a Siria porque piensan que van a tener un coche mejor el año que viene. Simplemente no es la manera en que es su pensamiento. Es un problema teológico e ideológico, y hasta que recuperemos la capacidad de utilizar el vocabulario teológico e ideológico, no vamos a ser capaces de contrarrestar el extremismo con eficacia”.

El Arzobispo Justin se unió a un panel de discusión sobre cómo las sociedades abiertas pueden responder a la propagación de ideologías extremistas y el terrorismo. Los otros panelistas fueron el autor, politólogo y activista Elif Shafak; el CEO de la empresa lechera danesa kuwaití, Sir Mohammad Jaafar; el Director Ejecutivo de la Dirección Ejecutiva del Comité contra el Terrorismo de la ONU, Jean-Paul Laborde; y el Primer Ministro de Irak, Rowsch N. Shaways. El panel fue presidido por L. Markus Karlsson, editor de negocios en el canal de noticias francés France 24, que transmitió el evento.

Durante el debate, el Arzobispo dijo que el fenómeno de ISIL y otros grupos extremistas fue retratado como un conflicto primordialmente religioso “porque es un gancho fácil en el cual colgar cosas”.

“Simplifica las cosas. Esto significa que puede identificar quién es malo y quién es bueno muy rápidamente. Usted tiene un enemigo declarado. Y las personas que hacen la mayoría de (este tipo de) identificación de los conflictos religiosos son los que quieren manipular a aquellos dentro de las comunidades religiosas.

Continuó señalando que “Por supuesto que tiene aspectos religiosos muy claros, y esa es una de las cosas que nos olvidamos por completo, muy a menudo, en nuestra forma de analizar el problema. Se oye mucho acerca de la sociología y la economía, y muchas cosas por el estilo -que son absolutamente cruciales, no quiero subestimar en absoluto-. Pero lo que no se oye, es lo que estoy escuchando en este panel, que es una narrativa muy sorprendente, y en particular la narrativa cultural, ideológica y teológica, y cómo se presenta algo que es mucho más atractivo que el extremismo.

“Tenemos que recordar que no es sólo Daesh. En todas las grandes tradiciones religiosas del mundo, incluyendo el cristianismo, hay un grupo que no puede tolerar la diversidad, no puede tolerar la diferencia. Lo tenemos en el cristianismo, se encontrará en cada gran fe del mundo. ¿Qué es lo que está llevando a cabo la violencia restaurada de una manera que puede argumentar que no hemos visto, y desde luego que no hemos visto en el cristianismo, desde el final de las guerras de Reforma?”.

La narrativa teológica, añadió, está “llenando el vacío dejado por una narrativa alternativa”.

El Arzobispo también dijo que la respuesta a la mala religión “no es ninguna religión, sino una buena religión” (…) “Como cristiano, yo diría que nuestro papel es el de presentar la fe de Cristo de una manera que sea tan claramente llena del amor y la gracia de Dios que sea una contra-narrativa eficaz en sí misma”.

El Arzobispo participó en un debate sobre cómo las comunidades de fe están respondiendo a los desafíos del siglo 21 -incluyendo la revolución tecnológica, la desigualdad y la forma de inspirar la fe a los jóvenes.

Al llegar a Davos, el Arzobispo dijo: “Es un privilegio ser invitado a participar en el Foro Económico Mundial de este año, y estoy proyectando hablar con líderes políticos, empresariales y religiosos acerca de cómo podemos unirnos para hacer frente al extremismo violento -cómo las comunidades y la fe se están adaptando a las interrupciones y las innovaciones del siglo 21.

“Por favor, oren por todos los participantes -que este será un tiempo de nuevas e innovadoras respuestas a los complejos problemas mundiales que tan desesperadamente necesitan soluciones bien pensadas y justas-. Ahora, tal vez más que nunca, tenemos que trabajar en colaboración y desinteresadamente por el bien común”.

Bendición inesperada

Por el Arzobispo David Moxon.

El Arzobispo Gennadios, del Patriarcado Ecuménico; Francisco de Roma y el Arzobispo David Moxon, director del Centro Anglicano en Roma, al impartir la bendición. (Foto Rome Reporter).

El Arzobispo Gennadios, del Patriarcado Ecuménico; Francisco de Roma y el Arzobispo David Moxon, director del Centro Anglicano en Roma, al impartir la bendición. (Foto Rome Reports).

(26/I/16) El Arzobispo David Moxon, director del Centro Anglicano en Roma, fue invitado a compartir la bendición con Francisco de Roma y el Arzobispo Gennadios del Patriarcado Ecuménico durante un servicio con motivo de la celebración de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Aquí, el Arzobispo David reflexiona sobre el momento sin precedentes.

Anoche el Arzobispo Gennadios y yo fuimos invitados por Francisco para participar de la entrega de la Bendición Pontificia.

Esto se llevó a cabo frente a una congregación de 3 mil o más personas en la Basílica de San Pablo Extramuros, el lugar de celebración de la última jornada de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos en Roma. Nos llamaron a un lado del trono papal y dijo “vamos a compartir esto juntos”. Recibió su báculo papal, comenzó la oración y levantó la mano. El Arzobispo Gennadios (el representante del Patriarca Ecuménico) y yo levantamos las manos también. Fue increíblemente conmovedor ser parte de lo que (creo) era una invitación sin precedentes, que dijo mucho más incluso que las palabras que se recitaban en realidad.

Esta invitación sugirió que la bendición de Dios y la gracia de Dios fluyen a través de nuestra diversidad en este momento de unidad. Sería un error leer demasiado en lo que pasó, pero en los minutos que siguieron a la conclusión del servicio, fue la comidilla de la noche. A mí me parece un signo muy conmovedor e inolvidable, y evocador de nuestra unidad esencial en el bautismo y de nuestro deseo de compartir las bendiciones de Dios cada vez que hay oportunidad; para bendecir y ser bendecido porque pertenecemos a la Iglesia del Dios Uno y Trino, que es Una, Santa, Católica y Apostólica.

El poder de esta acción fue precedida por una homilía directa del-corazón, en la que Francisco dijo:

“Como Obispo de Roma y Pastor de la Iglesia Católica, quiero pedir misericordia y perdón por la conducta de los católicos hacia los cristianos de otras Iglesias que no ha reflejado los valores del Evangelio. Al mismo tiempo, invito a todos los hermanos y hermanas católicos a perdonar si, en la actualidad o en el pasado, han sido ofendidos por otros cristianos. No podemos anular lo que ha sucedido, pero no queremos dejar que el peso de las culpas pasadas continúen contaminando nuestras relaciones. La misericordia de Dios renovará nuestras relaciones”.

Esto desafía inmediatamente a los cristianos que no son católicos romanos para responder de la misma manera, pidiendo perdón por los errores que hemos hecho y las heridas que hemos infligido en el cuerpo de Cristo. Esta confesión mutua automáticamente trae a luz un sentido del perdón, gracia y esperanza y podemos estar más cerca de lo que estábamos antes debido a esto. Tal movimiento de la gracia es en verdad una bendición que todos podemos compartir.

Sanciona mayoría de Primados a la Iglesia Episcopal

Curry dice que declaración de los Primados será dolorosa para muchos episcopales

(Matthew Davies/ENS)

Oración Vespertina en la Reunión de Primados de la Comunión Anglicana, Cantórbery 2016

Oración Vespertina en la Reunión de Primados de la Comunión Anglicana, Cantórbery 2016

(14/I/16) La mayoría de los Primados Anglicanos pidió este 14 de enero que la Iglesia Episcopal, durante un período de tres años, “ya no represente en cuerpos ecuménicos e interreligiosos, no debe ser designada o elegida para un comité interno y que durante su participación en los órganos internos de la Comunión Anglicana, no participe en la toma de decisiones sobre cualquier cuestión referente a doctrina o política”.

Expresando el deseo unánime de caminar juntos, los Primados dijeron que su llamado viene en respuesta a la decisión de la Convención General de la Iglesia Episcopal en junio pasado de cambiar el lenguaje canónico que define el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer y por autorizar dos nuevos ritos de matrimonio con lenguaje que les permite ser utilizado por parejas del mismo sexo o del sexo opuesto.

Un anuncio en el sitio web de la Reunión de Primados 2016 dice que “los Primados están de acuerdo en caminar juntos en la gracia y el amor de Cristo”.

“Este acuerdo reconoce la significativa distancia que confirma su compromiso unánime para caminar juntos”, dice el comunicado. También dice que el acuerdo “demuestra el compromiso de todos los Primados para continuar la vida de la Comunión sin vencedor ni vencido”.

Antes de la votación del 14 de enero, Michael B. Curry, Obispo Presidente de la Iglesia Episcopal, dijo a la Reunión de Primados que sesiona del 11 al 15 de enero en Cantórbery, Inglaterra, que la declaración de las sanciones sería dolorosa para muchos en la Iglesia Episcopal.

“Muchos de nosotros nos hemos dispuesto a nosotros mismos y a nuestra iglesia para ser ‘una casa de oración para todas las personas’, como dice la Biblia, cuando todos son verdaderamente agradables”, dijo Curry en declaraciones posteriores al Episcopal News Service.

“Nuestro compromiso de ser una iglesia inclusiva no se basa en una teoría social o capitulación de las formas de la cultura, sino en nuestra creencia de que los brazos extendidos de Jesús en la Cruz son un signo del mismo amor de Dios a todos nosotros. Mientras comprendo que muchos discrepan con nosotros, nuestra decisión sobre matrimonio se basa en la creencia de que las palabras del apóstol Pablo a los Gálatas son verdaderas para la iglesia hoy: Ya no hay judío o gentil, esclavo o libre, hombre o mujer, porque todos son uno en Cristo.

“Para muchos que se comprometen a seguir a Jesús en el camino del amor y ser una iglesia que vive y que ama, esta decisión traerá dolor real”, dijo. “A los condiscípulos de Jesús en nuestra iglesia que son gays o lesbianas, esto traerá más dolor. Para muchos que han sentido el rechazo de la iglesia debido a lo que son, para muchos que han sentido el rechazo de sus familias y comunidades, nuestra iglesia abriéndose en el amor era un signo de esperanza. Y esto será añadir dolor sobre dolor”.

Curry dijo a los Primados que no tenía ningún sentido comparar su propio dolor al suyo, pero “me presento ante ustedes como su hermano. Me presento ante ustedes como un descendiente de esclavos africanos, robado de su tierra natal, esclavizado en una esclavitud amarga y luego incluso después de la emancipación, segregados y excluidos en la iglesia y la sociedad. Y evocarlo una vez más trae dolor.

“El dolor de muchos es real. Pero Dios es más grande que cualquier cosa. Amo a Jesús y me encanta la Iglesia. Soy un cristiano en la forma Anglicana. Y como tú, como ya hemos dicho en esta reunión, me comprometo a ‘caminar junto’ con ustedes como compañeros Primados de la familia Anglicana”.

La declaración de los primados también pide a Justin Welby, Arzobispo de Cantórbery, que designe a un grupo de tarea “para mantener la conversación entre nosotros con la intención de restauración de la relación, la reconstrucción de la confianza mutua, sanando el legado del daño, reconociendo el alcance de nuestra comunidad y explorar nuestras profundas diferencias, asegurando que se lleven a cabo entre nosotros con el amor y la gracia de Cristo”.

Los dos primeros días de la reunión fueron exclusivamente para establecer la agenda de la semana y centrarse en si los Primados podrían alcanzar un acuerdo sobre cómo seguir adelante a pesar de sus diferencias de opinión acerca de cuestiones de sexualidad humana y de interpretación teológica.

Un éxodo ampliamente anticipado de algunos arzobispos africanos conservadores no ha sucedido y todos permanecen en la mesa, comprometidos con diálogo y discerniendo varias opciones hacia la reconciliación. Sólo Ntagali Stanley, Arzobispo de la Iglesia Anglicana de Uganda, dejó tranquilamente la sesión celebrada el 12 de enero. Había dicho en una declaración previa que él dejaría la reunión a menos que la “disciplina y el orden piadoso” fueran restaurados en la Comunión Anglicana. En una carta del 13 de enero dirigida a su iglesia, Ntagali dice que porque la asamblea provincial de Uganda había resuelto no participar en las reuniones de Comunión oficial hasta que ese orden fuera restaurado.

El miércoles por la mañana los Primados votaron para pedir a la Iglesia Episcopal retirarse voluntariamente de la Comunión Anglicana por un período de tres años. El voto fue aprobado por 15 a 20, aunque dicho retiro no es acorde con los procesos de pertenencia provincial como se indica en la Constitución del Consejo Consultivo Anglicano (ACC), órgano de rector principal de la Comunión. El ACC tiene previsto reunirse del 8 al 20 de abril en Lusaka, Zambia.

El Arzobispo Foley Beach, líder de la Iglesia Anglicana en Norteamérica (ACNA), ha sido recibido por los Primados para conversación durante toda la semana pero no participa en ninguna votación. Beach fue invitado por Welby en un esfuerzo para evitar un boicot de arzobispos africanos conservadores como el que ocurrió en la última reunión de Primados en 2011. La ACNA se compone en gran parte por ex episcopales que decidieron romper con la Iglesia Episcopal. Algunos Primados africanos han declarado su afiliación a la ACNA.

Por la tarde del miércoles, la agenda cambió a otros problemas que afectan a la Comunión Anglicana, como socorro y trabajo de desarrollo y su respuesta a la guerra y los conflictos.

Curry, que fue instalado como obispo presidente y primado de la Iglesia Episcopal en noviembre pasado, asiste a su primera reunión de Primados.

Tras su elección en junio de 2015, Curry dijo que la Comunión Anglicana tiene mucho sobre relaciones y asociaciones como estructura y organización. “Tenemos algún trabajo por hacer; hemos conseguido algunos trabajos de Jesús para hacerlos”, dijo. “Este mundo está pidiendo a gritos de nosotros y nos necesita, y la Comunión Anglicana es una manera en la que Dios nos usa juntos para realmente hacer de este un mundo mejor”.

Los Primados son los arzobispos y obispos presidentes elegidos o designados para conducir cada una de las 38 provincias autónomas de la Comunión Anglicana. Se les invita a las reuniones de Primados por el Arzobispo de Cantórbery para consultas sobre cuestiones teológicas, sociales e internacionales.

La Reunión de Primados de la Comunión Anglicana es uno de los tres instrumentos de comunión, los otros dos son la Conferencia de Lambeth, que reúne a todos los Obispos y el Consejo Consultivo Anglicano, órgano rector principal de la Comunión. El Arzobispo de Cantórbery, como Primus inter pares, o “Primero entre iguales”, es reconocido como el foco de la unidad de la Comunión Anglicana.

Cada provincia se relaciona con otras provincias dentro de la Comunión Anglicana por estar en plena comunión con el Arzobispo de Cantórbery. El Arzobispo de Cantórbery convoca a la Conferencia de Lambeth, preside la reunión de Primados y es Presidente del ACC.

En algunas provincias Anglicanas se llama al primado Arzobispo o Metropolitano, mientras que en otras el término es Obispo Presidente –en Escocia, se utiliza primus–.

El Arzobispo de Cantórbery también convoca a las reuniones de Primados a los moderadores que llevan las Iglesias Ecuménicas Unidas del norte de la India, sur de la India y Pakistán.

En 1978 el Arzobispo Donald Coggan, el 101º Arzobispo de Cantórbery, estableció la reunión de Primados como una oportunidad para el “pensamiento pausado, la oración y la consulta profunda”.

Los Primados se han reunido en Ely, Inglaterra, en 1979; Washington, D.C., en 1981; Limuru, Kenia, en 1983; Toronto, Canadá, en 1986; Chipre en 1989; Newcastle, Irlanda del norte, en 1991; Ciudad del cabo, Sudáfrica, en 1993; Windsor, Inglaterra, en 1995; Jerusalén en 1997; Oporto, Portugal, en el año 2000; Centro de conferencias Kanuga, Hendersonville, Carolina del norte, en 2001; Cantórbery, Inglaterra, en 2002; Gramodo, Brasil, en mayo de 2003; Londres, Inglaterra, en octubre de 2003; Newry, Irlanda del norte, en febrero de 2005; Dar es Salaam, Tanzania, en febrero de 2007; Alejandría, Egipto, en febrero de 2009; y Dublín, Irlanda, en enero de 2011.

Envía Consejo Mundial de Iglesias “saludos” y “oraciones sinceras” a Primados Anglicanos

Oración Vespertina durante la Reunión de Primados de la Comunión Anglicana, Cantórbery 2016

Oración Vespertina durante la Reunión de Primados de la Comunión Anglicana, Cantórbery 2016

(ACNS 14/I/16) El Secretario General del Consejo Mundial de Iglesias, Reverendo Dr. Olav Fykse Tveit, ha enviado un mensaje esta semana a la reunión de Primados Anglicanos en Cantórbery, ofreciendo sus “Saludos cordiales” y asegurando sus “oraciones sinceras”.

En su carta, el Dr. Tveit dice que “con motivo de su reunión de Primados de las iglesias de la Comunión Anglicana, les transmito mis saludos y les aseguro las oraciones sinceras del Consejo Mundial de Iglesias, a la que pertenecen la mayoría de sus provincias.

“La Comunión Anglicana ha ofrecido tanto a la vocación de las iglesias de esforzarse por la justicia y la paz y por la unidad visible. El movimiento ecuménico continúa buscando su liderazgo e inspiración. Como saben, miramos lugares de quebrantamiento y dolor en nuestro mundo, y confiamos que a través de su testimonio y compromiso de una fe común en Cristo encontrarán maneras para motivar a los cristianos a ir más allá de su propia Comunión hacia nuevas expresiones de la misión y diaconía.

“La esperanza es fundamental en nuestra fe cristiana y en nuestras relaciones y acciones como gente e iglesias. La esperanza de que compartir es mucho más que simple optimismo; la verdadera prueba está en las acciones que tomamos según el contenido de nuestra esperanza, revelación y los valores que desean realizarse.

“La unidad es un don y un llamado. La voluntad de Dios para toda la creación es la reconciliación a través del amor de Cristo, y que podamos vivir juntos en unidad, guiada por el poder del Espíritu Santo. Este aspecto de nuestra fe, este contenido de nuestra esperanza, no es opcional, sino es más bien un reflejo del ser de Dios.

“La experiencia del CMI de permanecer juntos y pasar juntos como iglesias ha ayudado a muchas iglesias a ver que el compromiso de la relación de uno con el otro es una acción transformadora, enriquecedora en esperanza”.

El Dr. Tveit concluyó su carta con la cita de Romanos 5:5 “Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha llenado con su amor nuestro corazón por medio del Espíritu Santo que nos ha dado”.